65°F
weather icon Partly Cloudy

¿Qué están ocultando? Los legisladores se autoexcluyen de las leyes de registros públicos

ActualizadoJune 7, 2023 - 1:46 pm

Cuando los legisladores estatales investigan a sus colegas, los contribuyentes pagan la cuenta. Pero no esperes ver nunca los resultados de estas importantes investigaciones.

La ley de Nevada bloquea el acceso del público a estos reportes, haciendo explícitamente confidencial cualquier reunión sobre el carácter de un legislador estatal, su supuesta mala conducta o su salud física y mental.

Se trata de 63 funcionarios electos que no están sujetos al mismo escrutinio público que sus homólogos en el gobierno de la ciudad y del condado, lo que plantea la pregunta: ¿Qué ocultan?

El mes pasado, Las Vegas Review-Journal pidió una copia del reporte del estado sobre la senadora Dina Neal, demócrata por North Las Vegas, acusada de presionar a un profesor universitario para que le diera a su amigo 20 mil dólares en subvenciones federales destinadas a empresas locales.

Los abogados de la Oficina de Asesoramiento Legislativo (LCB) respondieron con una carta de denegación de 26 páginas con muchas anotaciones.

Cita un sinfín de razones: La Legislatura y su personal no se consideran una “entidad gubernamental”; los registros solicitados eran “confidenciales y privilegiados”; la publicación del reporte entra en conflicto con el “poder absoluto y supremo” de la Legislatura para llevar a cabo reuniones a puerta cerrada.

Hacer públicas esas investigaciones detrás de escenas podría “enfriar el discurso y el debate en el piso” e impedir a los funcionarios mantener “discusiones francas”, afirma la carta.

Glenn Cook, editor ejecutivo del Review-Journal, afirma que la Legislatura debe ser más transparente para los contribuyentes.

“‘Transparencia’ no es parte del vocabulario en Carson City”, dijo. “Los legisladores electos con más poder en el estado son los que menos rinden cuentas al público. No es de extrañar que los gobiernos locales de todo el mundo se sientan con derecho a los mismos escudos de confidencialidad. Los votantes deberían exigir cambios que sirvan a sus intereses”.

El presupuesto anual de la Oficina de Asesoría Legislativa a lo largo de los años es de más de 37 millones de dólares, con fondos adicionales reservados para cada sesión legislativa.

El gobierno retiene registros

Aunque la ley estatal sobre registros públicos es más estricta en lo que respecta a las administraciones locales, éstas no suelen entregar sin luchar las investigaciones sobre presuntas irregularidades cometidas por empleados de alto rango y cargos electos.

El Condado Clark se ha negado a entregar ningún documento relacionado con su investigación sobre Jeff Wells, subdirector del condado recientemente retirado, que no abordó los problemas de los departamentos bajo su supervisión.

A nivel estatal, los legisladores han sido expulsados de sus cargos por investigaciones que nunca se han hecho públicas.

La oficina del abogado se negó a publicar un reporte de 2017 que detallaba las denuncias de acoso sexual que forzaron la renuncia del senador demócrata Mark Manendo, quien era de Las Vegas.

El reporte de 2013 que llevó a la expulsión del exasambleísta Steven Brooks, un demócrata de Las Vegas cuyo comportamiento errático y roces con la policía llevaron a su despido, también fue considerado confidencial.

Las organizaciones de noticias a menudo deben confiar en fuentes confidenciales y registros públicos de otras entidades gubernamentales para vigilar a los legisladores estatales, dijo Cook.

“Cuando los legisladores interactúan con otras entidades públicas, a través de correo electrónico, mensajes de texto u otras comunicaciones, esos registros no pueden ser sellados por la LCB”, dijo Cook.

El personal legislativo no hará comentarios

Kevin Powers, asesor general de la Oficina de Asesoramiento Legislativo, se negó a hacer comentarios más allá de la carta oficial de la agencia. En respuesta a otra solicitud de registros, la oficina dio a conocer algunos de los registros financieros de Neal.

Pero Brian Allfrey, director ejecutivo de la Asociación de Prensa de Nevada, dijo que las investigaciones sobre cualquier legislador estatal deben ser de dominio público.

“Son elegidos para los asuntos de la gente”, dijo en un correo electrónico al Review-Journal. “Y la gente tiene derecho a saber si sus representantes electos han sido investigados o sancionados por sus acciones”.

La denegación más reciente de la oficina del abogado hacía referencia a un proyecto de ley de 2015 que convertía a una Legislatura ya de por sí blindada en prácticamente impenetrable para el escrutinio público.

El proyecto de ley, presentado en los últimos días frenéticos de la Legislatura bienal a petición de la oficina y aprobado unas 24 horas más tarde, consolidó el hecho de que los legisladores eran inmunes a la liberación de todos los correos electrónicos, calendarios y otras comunicaciones – elementos considerados públicos para casi todos los demás funcionarios electos en Nevada.

El entonces senador estatal Tick Segerblom, un demócrata por Las Vegas que ahora es comisionado del condado, pidió que se redactara un proyecto de ley para la sesión de 2017 que revirtiera esas restricciones, pero la LCB rechazó el plan.

Patrick File, profesor de derecho de los medios de comunicación en la Universidad de Nevada, Reno, dijo que las leyes de registros públicos con respecto a las legislaturas varían ampliamente en todo el país, y cuando parte de sus procesos están exentos, puede ser problemático.

“El público tiene la expectativa de que los legisladores que son elegidos están haciendo ese trabajo en el ojo público”, dijo File, que sirve en la junta de la Coalición de Gobierno Abierto de Nevada. “Y cuanto más transparentes sean, mejor para todos”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Un reporte alega que una empleada de la UNLV creó un ambiente de trabajo hostil

La exjefa de personal de la Facultad de Medicina de la UNLV Maureen Schafer y su adjunta crearon un ambiente de trabajo hostil que incluía discriminación, “miedo y represalias” y la contratación de amigos y familiares, según alega un memorando secreto obtenido por el Las Vegas Review-Journal.