60°F
weather icon Clear

Otros detectives lo acusaron de racismo; nueva jefa de policía de Henderson lo absuelve

Actualizado December 14, 2023 - 3:40 pm

La jefa de la Policía de Henderson, Hollie Chadwick, limpió el expediente disciplinario de un detective de la policía acusado de lanzar un insulto racial e instar a matar a mexicanos y manifestantes de Black Lives Matter, según una investigación de Las Vegas Review-Journal.

El detective Kevin LaPeer infringió las políticas del departamento una docena de veces, incluidas las que prohíben el acoso o la discriminación en el lugar de trabajo, la falta de veracidad y los prejuicios, según un reporte de diciembre de 2022 del subjefe de policía Itzhak Henn.

Pero Henn revocó algunas de sus decisiones después de que Chadwick decidiera que los agentes no enfrentarían castigos por múltiples infracciones de las políticas derivadas del mismo incidente.

Chadwick desestimó posteriormente las tres infracciones restantes y menos graves de LaPeer –dos relativas a la profesionalidad en el lugar de trabajo y otra por actitud y comportamiento– a principios de este año, según muestran los registros de la ciudad. LaPeer estuvo suspendido durante 17 meses mientras la ciudad investigaba las acusaciones y cobró más de 135 mil dólares de salario durante ese tiempo.

Chadwick, una veterana oficial de Henderson que fue nombrada jefa en mayo, ha dicho públicamente que su departamento no tiene racistas entre sus filas, pero se negó a responder a las repetidas peticiones del Review-Journal para hablar de la disciplina de LaPeer. Huyó cuando un periodista intentó interrogarla en un acto público el mes pasado.

Compañeros detectives de LaPeer lo acusaron de usar la palabra con “N” y de llamar despectivamente a afroamericanos, latinos y personas LGBTQ, como “salvajes” y “basura”, según un informe de investigación de 123 páginas obtenido por el Review-Journal.

Un detective de propiedad dijo que LaPeer también expresó su apoyo a la violencia política.

En noviembre de 2020, “habló muy bien” del complot frustrado de una milicia de Michigan para secuestrar a la gobernadora Gretchen Whitmer, dijo el detective, según el informe. El detective también escuchó a LaPeer decir que mataría a manifestantes de Black Lives Matter si no tuviera familia, señala el informe.

El detective de propiedad, cuyo nombre está tachado en el informe, dijo que las quejas sobre la conducta de LaPeer cayeron en oídos sordos dentro del departamento.

“Aunque sacaba el tema, parecía que nunca terminaba”, dijo el detective al investigador, según el informe.

LaPeer, que es blanco, negó vehementemente las acusaciones, según el informe. LaPeer declaró al Review-Journal que el informe omitía información clave, pero que su abogado le aconsejó que no participara en una entrevista. El miércoles presentó una demanda por difamación contra la ciudad, alegando que la investigación se llevó a cabo de mala fe y dio lugar a un “asesinato completo” de su persona.

Sin embargo, la investigación de Henderson sobre su conducta concluyó que “muy probablemente ha utilizado un lenguaje ofensivo y peyorativo para describir a miembros de minorías raciales y miembros de la comunidad LGBTQ mientras trabajaba”.

LaPeer también fue acusado de usar lenguaje racista en 2004, tres años antes de convertirse en agente de Henderson, según otro expediente policial.

Un cambio de disciplina

La ciudad pagó al despacho de abogados externo Lewis Brisbois Bisgaard & Smith más de 58 mil dólares para investigar la conducta de LaPeer. El abogado de Las Vegas Robert Freeman, autor del informe, no devolvió las solicitudes de comentarios para este artículo.

Esta foto del Review-Journal de 2017 muestra al detective Kevin LaPeer en un desfile del Día d ...
Esta foto del Review-Journal de 2017 muestra al detective Kevin LaPeer en un desfile del Día de San Patricio en Henderson.

Después de revisar el caso a finales del año pasado, Henn descubrió que LaPeer infringió las políticas del departamento una docena de veces durante 2020 y 2021. LaPeer, de 46 años, regresó al trabajo este marzo. Funcionarios de la ciudad no dijeron porqué fue reincorporado.

En mayo, dos meses después de su regreso, Chadwick asumió el cargo de jefa y decidió que los agentes no serían castigados por infringir múltiples políticas durante un incidente específico.

Días después, Henn dio marcha atrás en nueve de sus conclusiones anteriores, según consta en los registros. Recomendó que LaPeer recibiera una amonestación por escrito por el resto de la mala conducta. En cambio, Chadwick anuló las tres últimas infracciones de LaPeer.

A pesar de limpiar al detective ella misma, Chadwick no discutirá la disciplina, ya que se deriva de una investigación previa a su toma de la dirección del departamento, dijo un portavoz. Henn tampoco quiso hacer comentarios.

Poco después de que Chadwick fuera ascendida a jefa, un reportero de la televisión local le preguntó sobre la demanda por discriminación racial de la ex jefa de policía LaTesha Watson. Chadwick insistió en que no hay racismo en el departamento.

“Eso nunca ha existido en nuestro entorno”, dijo.

Watson no devolvió una llamada en busca de comentarios.

Henderson tiene un historial de oficiales con repetidas denuncias de mala conducta que permanecen en la fuerza.

Una investigación realizada por el Review-Journal en 2021 reveló que seguían trabajando agentes de policía que llevaban años recibiendo quejas de los ciudadanos, acusaciones de conducta sexual indebida o detenciones por delitos. Algunos incluso habían sido ascendidos.

La profesora adjunta de la Universidad de Georgetown Andrea Headley, experta en política de justicia penal y relaciones entre la policía y la comunidad, dijo que la falta de estadísticas fiables sobre mala conducta y disciplina a nivel nacional –o incluso de datos sobre cuántos agentes no tenían quejas– hace difícil medir si algún departamento específico tiene problemas para corregir el mal comportamiento.

Cuando se le presentaron las conclusiones de la investigación del Review-Journal sobre LaPeer, Headley dijo que los jefes de policía deben equilibrar las exigencias contrapuestas de apaciguar a sus empleados frente a la comunidad.

No es racista

El director ejecutivo de la Asociación de Oficiales de Seguridad Pública de Nevada, Andrew Regenbaum, afirmó que LaPeer goza de buena reputación y que las acusaciones contra él no son más que rumores.

El líder sindical abogó por el detective durante una audiencia pre-disciplinaria que Chadwick llevó a cabo en junio. Dijo al Review-Journal que la investigación externa era una “farsa” orquestada por la última administración policial para despedir al detective, pero no aportó ninguna prueba en apoyo de su afirmación.

“Es obstinado”, dijo. “Puede que sea ruidoso. Pero no es racista”.

Regenbaum añadió que el caso de LaPeer es solo una de las varias investigaciones sobre la conducta de los agentes que Chadwick ha cambiado en la fase de audiencia predisciplinaria.

“Hizo lo correcto y tomó una decisión valiente”, dijo.

El ex jefe interino Michael Blow y el exjefe Thedrick Andres, que se jubiló en febrero tras un voto de censura del sindicato policial, no respondieron a las múltiples solicitudes de entrevista.

Matthew Hickman, profesor de justicia penal de la Universidad de Seattle, afirma que es poco habitual, aunque no inaudito, que los nuevos jefes de policía den marcha atrás en casos disciplinarios, y que la falta de una norma sectorial ha dado lugar a que los agentes problemáticos causen más problemas posteriormente.

“Es una responsabilidad enorme”, dijo. “Es un gran riesgo”.

Escena de un tiroteo en Henderson en junio de 2021, donde el detective Kevin LaPeer respondió ...
Escena de un tiroteo en Henderson en junio de 2021, donde el detective Kevin LaPeer respondió mientras estaba fuera de servicio y supuestamente usó un insulto racial mientras hablaba de sus vecinos afroamericanos, según muestran los registros. (Rachel Aston/Las Vegas Review-Journal)

La reincorporación provoca desavenencias

La reincorporación de LaPeer al trabajo el pasado mes de marzo provocó desavenencias entre las filas de su departamento, según muestran correos electrónicos policiales obtenidos por el Review-Journal.

Escribiendo desde su correo electrónico oficial de trabajo a un servidor de listas de correo electrónico del sindicato, el teniente Jeb Bozarth elogió a LaPeer por soportar un “castigo increíblemente cruel e inusual”. Luego arremetió contra los agentes que participaron en la investigación.

“Sus carreras egoístas, injustas e imbéciles se desvanecerán en el pozo negro del fracaso”, escribió Bozarth, que declinó hacer comentarios para este artículo.

El correo electrónico de Bozarth se leía como una amenaza al detective Héctor Villa, miembro de la unidad de asuntos internos del departamento, según muestran los registros. Villa presentó una denuncia contra LaPeer en septiembre de 2021, alegando que el detective había proferido declaraciones racistas durante años.

Villa, un mexicano-estadounidense, afirmó que LaPeer describió las naciones hispanas como “países de mierda”, según el informe de investigación. En septiembre de 2021, después de que la policía de Henderson matara a un hombre hispano, Villa escuchó a LaPeer decir a otro oficial que “tenemos que deshacernos de todos los (improperios) mexicanos”, una acusación que LaPeer negó más tarde, según muestran los registros.

Basura que se acusa al detective Kevin LaPeer haber tirado enfadado cuando se presentó fuera d ...
Basura que se acusa al detective Kevin LaPeer haber tirado enfadado cuando se presentó fuera de servicio en la escena del crimen en su barrio, según muestran los registros. (Ciudad de Henderson)

“Cuando dice eso de un mexicano, está hablando de mi hijo, de mis padres, de mis hermanos y hermanas. Por supuesto que me afecta”, dijo Villa según se le cita. “¿Cómo va a salir ese tipo a realizar una investigación imparcial?”

Cuando Villa y otros detectives respondieron a un tiroteo en junio de 2021 en el barrio de LaPeer, LaPeer se presentó fuera de servicio y con rabia tiró la basura de sus vecinos afroamericanos, maldijo y usó la palabra con “N”, según el relato de Villa en el informe.

No fue posible contactar con la familia que vivía en la casa para que hiciera comentarios. La policía detuvo a un habitante en el lugar de los hechos después de que disparara dos veces contra su novia y su hijo de ocho años, según consta en los registros policiales.

Villa dijo al investigador que LaPeer estaba “enfadado porque esta gente afroamericana trajera esto a su barrio” y que estaba tirando la basura para “darles una lección”, señala el informe.

LaPeer estuvo en el lugar casi tres horas antes de que el detective principal del caso le pidiera que se marchara para evitar un enfrentamiento con los habitantes de la casa, según la investigación.

LaPeer insistió en que no había usado el insulto racial y que solo había tirado la basura para buscar armas. Otros agentes presentes en el lugar dijeron que parecía “emocionado” o “alterado”, pero que no le oyeron decir nada racista.

Sin embargo, un oficial de alto rango dijo que no tenía motivos para dudar de la acusación de Villa.

“No pongo en duda en absoluto su veracidad”, dijo el subjefe Jonathan Boucher al investigador.

Denuncias de represalias

Después de que Villa respondiera criticando a Bozarth a través del servidor de listas de correo electrónico, los funcionarios de policía lo usaron para justificar su reasignación a la oficina de relaciones comunitarias del departamento, donde ya no tiene derecho a lucrativas horas extraordinarias, según muestran los registros.

En una queja al departamento de recursos humanos de la ciudad, Villa escribió que la dirección de la policía le tachaba de incapaz de ser imparcial mientras investigaba a sus compañeros. Consideraba que se estaba aplicando un doble rasero a LaPeer, que había mantenido su asignación como investigador a pesar de las acusaciones de racismo.

“La disparidad disciplinaria entre el agente blanco y el agente de la minoría (yo) es muy desconcertante”, escribió Villa.

La ciudad se negó a investigar la denuncia de Villa por represalias, alegando falta de pruebas, según un correo electrónico obtenido por el Review-Journal. Los funcionarios municipales no quisieron explicar su razonamiento al periódico.

Villa, que ha estado en el departamento desde 2009, confirmó que presentó una queja contra LaPeer. Se negó a hacer más comentarios, diciendo que teme represalias.

La demanda de LaPeer alega que Villa hizo acusaciones falsas contra él y que continúa atacándolo en el trabajo.

El acuerdo cuesta a los contribuyentes

El testimonio de LaPeer también ha sido objeto de escrutinio en los tribunales y contribuyó a que Henderson pagara el año pasado un acuerdo de 575 mil dólares a un delincuente convicto.

En la demanda de derechos civiles que condujo al acuerdo, el juez de distrito federal James Mahan determinó que el detective dio un testimonio inconsistente sobre porqué los oficiales necesitaban abordar a Daniel Andrews durante un arresto cuando salía del tribunal de la ciudad en 2017. El derribo rompió la cadera de Andrews, requiriendo dos cirugías, muestran los registros. LaPeer ayudó a vigilar el arresto y aparece en un video golpeando a otra sospechosa y llevándosela bajo custodia.

Los oficiales se movieron después de que Andrews saliera de la corte porque sabían que él y el otro sospechoso estarían desarmados, según un informe policial citado en documentos judiciales. Sin embargo, LaPeer testificó más tarde que nunca vio a los dos sospechosos en el juzgado y supuso que estaban armados, muestran los registros.

El abogado civil de Andrews, Peter Goldstein, dijo que se trataba de una contradicción significativa.

“Fue útil para el caso”, dijo. “Esa era la cuestión clave: ¿Era un riesgo?”

Andrews, que ahora tiene 37 años, fue sentenciado a al menos 12 años en una prisión del estado de Nevada por robo con arma de fuego y dos cargos de robo a mano armada.

La deshonestidad en los tribunales puede ser una “sentencia de muerte para los agentes de la ley”, que permite a los abogados defensores desacreditar su testimonio en otros casos, dijo Hickman.

Las fiscalías son conocidas por recopilar las llamadas “Listas Brady” de agentes que no han dicho la verdad para evitar llamarlos a declarar en casos penales. La Fiscalía de Distrito del Condado de Clark no lleva tal lista, según el fiscal adjunto de Distrito Christopher Lalli. En su lugar, los fiscales piden a los departamentos de policía que ofrezcan voluntariamente dicha información. El Departamento de Policía de Henderson dice que tampoco mantiene una lista.

“Eso suena problemático porque hay un patrón de retención de información por parte de la policía”, dijo Tia Smith, abogada de la Unión Americana de Libertades Civiles de Nevada. “No sé si confiaría en que entregaran esa información”.

Foto policial de Kevin LaPeer en 2001 tras ser arrestado por conducir bajo los efectos del alco ...
Foto policial de Kevin LaPeer en 2001 tras ser arrestado por conducir bajo los efectos del alcohol. Se declaró culpable y fue sentenciado a libertad condicional, según los registros. (Ciudad de Plymouth, Michigan)

Antes de que LaPeer se convirtiera en agente, fue acusado de gritar insultos racistas a su vecino en Michigan. Los agentes le citaron por un delito menor de alteración del orden público, según un informe policial de 2004 de Farmington Hills, Michigan. No se dispone de información sobre si fue condenado.

Según expertos, el incidente plantea dudas sobre si debería haber sido contratado por el departamento.

Headley dijo que el tipo de acusaciones que LaPeer ha enfrentado daña la confianza con la comunidad, especialmente cuando un agente es contratado con un comportamiento impropio en su historial.

“Cuando pensamos en la seguridad en esta comunidad, ¿la seguridad de quién es prioritaria?”, preguntó Headley. “¿Es la seguridad de todos los residentes o es la seguridad de ciertos residentes?”

LO ÚLTIMO