87°F
weather icon Clear

‘Nunca fue por dinero’: hombre golpeado por la policía de Henderson recibe 450 mil dólares

Actualizado April 2, 2024 - 11:45 am

Un jurado concedió 450 mil dólares a un hombre golpeado por agentes de policía de Henderson, al que también le dispararon con una pistola eléctrica y golpearon en la cabeza con un rifle, cuando intentaba detener a un sospechoso de robo en una tienda.

“Nunca fue por dinero. Se trataba de rendir cuentas”, dijo James Herndon, quien en 2018 fue tacleado por agentes mientras se enfrentaba a un ladrón armado en la tienda de artículos deportivos donde era gerente. “Solo espero que lo que hizo el jurado haya sido suficiente para que la ciudad de Henderson cambie su forma de hacer las cosas”.

El jurado emitió su veredicto el miércoles, tras un juicio de dos semanas en el que Herndon pedía inicialmente cuatro millones de dólares por daños y perjuicios, según su abogada Marjorie Hauf.

En una declaración escrita, la portavoz municipal Madeleine Skains señaló que todas las reclamaciones federales de la demanda fueron desestimadas, y que el veredicto del jurado solo se refería a las reclamaciones de derecho estatal.

“Aunque no estamos de acuerdo con el veredicto, el caso ha pasado por el proceso judicial”, escribió. “En este momento, el Concejo de la Ciudad está evaluando todas sus opciones legales”.

El caso es el primero de este tipo que se juzga en un tribunal estatal desde que el Tribunal Supremo de Nevada reglamentó en 2022 que los funcionarios públicos pueden ser demandados por los ciudadanos que alegan violaciones de los derechos civiles en virtud de la Constitución del Estado. Según Hauf, las futuras sentencias -como si debe haber un límite en la cantidad concedida a Herndon o si puede solicitar daños punitivos- podrían tener implicaciones duraderas en futuros casos juzgados bajo esta ley.

“Este caso podría ser el precedente para cualquier caso de derechos constitucionales que se juzgue en el estado de Nevada en el futuro”, dijo el abogado.

Herndon fue tacleado por los agentes de policía de Henderson junto con el sospechoso que huía, y recibió puñetazos, patadas y golpes en la parte baja de la espalda y en la cabeza. Le sangró la nariz, sufrió contusiones en la cara y el cuerpo, fractura de los huesos orbitales, conmoción cerebral y visión borrosa. Todavía sufre lesiones nerviosas permanentes, dolores de cabeza y dificultades cognitivas.

“No soy el que era antes”, dijo Herndon.

Los abogados de la ciudad escribieron en los archivos judiciales que Herndon resultó herido porque se metió en una situación peligrosa, y los abogados argumentaron que la policía no hizo nada malo.

En el centro de la riña estaba el sargento Michael Gillis, quien golpeó a Herndon con la culata de un rifle M4 y usó su Taser, según los registros judiciales y el video de vigilancia de la confrontación de enero de 2018.

Una investigación de Las Vegas Review-Journal encontró que Gillis tenía más de 30 acusaciones de asuntos internos vinculadas a una docena de incidentes personales y profesionales, incluida una conclusión en 2015 de que usó inapropiadamente su rifle para someter a un sospechoso, similar a la forma en que golpeó a Herndon.

Cuatro días después del enfrentamiento, Herndon presentó una queja de asuntos internos contra Gillis y los demás agentes. Afirmó que los investigadores le dijeron que la fuerza usada fue la adecuada e indicaron que Gillis no tenía problemas previos significativos. Herndon dijo que presentó su demanda a principios de 2019 con la esperanza de mejorar el proceso disciplinario y eliminar a policías como Gillis.

Los intentos de Hauf de obtener los historiales de fuerza excesiva de Gillis a través del descubrimiento fueron rechazados por los funcionarios de la ciudad, que argumentaron en los registros judiciales que la información es confidencial. Herndon y Hauf dijeron que solo se enteraron de algunas de las acusaciones contra Gillis cuando el Review-Journal llamó a Herndon para entrevistarlo en 2021.

Ni Gillis, ahora retirado, ni su abogado respondieron a las solicitudes de comentarios. Los registros muestran que, en 2020, recibió más de 117 mil dólares de su pensión policial.

Hauf dijo que el caso no era por dinero.

“Nuestro objetivo es siempre conseguir un veredicto lo suficientemente fuerte que envíe un mensaje a la ciudad de Henderson y a estos agentes de que nuestra comunidad no va a aceptar lo que hicieron”, dijo el abogado.

LO ÚLTIMO