74°F
weather icon Clear

Los salones de cannabis de Nevada avivan el temor de casos por DUI al aumentar los accidentes mortales

A medida que el sur de Nevada amplía los lugares donde la gente puede fumar legalmente marihuana, la policía de Las Vegas se está preparando para detener a los conductores drogados.

Para atraparlos, deben presentarse a tres pruebas de sobriedad adicionales. Están tomando sus notas: ¿Tiene los ojos cruzados el individuo? ¿Puede mantener el equilibrio?

Durante un reciente curso de capacitación, un agente de patrulla se balanceó sobre una pierna y contó hasta 30. Otro observó a su compañero mientras hacía bizcos. Otro observó cómo los ojos de su compañero se cruzaban al seguir su dedo. Un tercero echó la cabeza hacia atrás, cerró los ojos y se tocó la nariz.

“Tienen una oportunidad real de estar a la altura del juramento que hicieron cuando empezaron, de salvar de verdad la vida de la gente”, dijo el teniente Daryl Rhodes a los alumnos. “Estoy hablando de verdaderas víctimas en la carretera”.

Los agentes novatos están aprendiendo a detectar la presencia de drogas en la academia de policía, pero aún quedan cientos de agentes veteranos a los que poner al día. Los cursos mensuales continuarán a medida que Las Vegas y el Condado Clark comiencen a conceder licencias para los salones de marihuana.

Los accidentes mortales relacionados con la marihuana están aumentando en Nevada. En 2021, se registraron 38 en las carreteras del estado, casi el doble que en el 2016, que fue el año anterior a la legalización del cannabis recreativo.

Y el THC, la sustancia química del cannabis que droga a la gente, estuvo presente en otros 70 accidentes mortales en los que los conductores también usaron alcohol u otras drogas, según los datos más recientes del estado.

Los expertos en tránsito temen que ocurra un nuevo repunte tras la apertura de los salones de marihuana en los próximos meses. Los agentes de la Policía Metropolitana afirman que la aplicación de la ley es primordial.

“Los salones que comienzan por internet coinciden con un cambio que está ocurriendo no solo dentro de nuestro departamento, sino en todo el estado”, dijo el teniente Bret Ficklin, que supervisa la oficina de tránsito de la Policía Metropolitana con Rhodes.

La competencia de un agente puede hacer o deshacer un caso de conducción bajo la influencia de sustancias (DUI) porque el enjuiciamiento de los casos de marihuana en Nevada está lejos de ser un hecho.

El exgobernador Steve Sisolak firmó una ley en 2021 que cambió fundamentalmente la forma en que el estado procesó los casos de delitos menores. Los análisis de sangre pueden mostrar la presencia de la droga en el sistema de un conductor, pero eso no es suficiente para probar la intoxicación porque el conductor pudo haber ingerido THC días antes. Una condena requiere otras pruebas, como la forma en que una persona condujo e interactuó con la policía en el lugar de los hechos.

El año pasado, la Policía Metropolitana practicó unos 5,800 arrestos por conducir bajo la influencia de sustancias, incluyendo el alcohol o las drogas. Pero algunos casos se vinieron abajo en el juzgado, según explicó el agente de intervención en materia de tránsito Mike Thiele durante la capacitación de febrero.

“También les entregamos algunos casos muy pobres por nuestra parte”, dijo. “Somos humanos, pero tenemos que entregar mejor el caso”.

Planes para los salones

Este año será la primera vez que los ciudadanos de Nevada puedan fumar en público.

Tanto el Condado Clark como la ciudad de Las Vegas dieron luz verde a los salones de marihuana, negocios que servirán esencialmente como bares para el consumo de cannabis. Las Vegas aprobó su normativa esta semana.

La coordinadora de la Coalición para la Seguridad del Tránsito de la UNLV, Erin Breen, teme que los salones provoquen más muertes.

“Conducir un auto mientras estás incapacitado es tan peligroso como tener un arma en la mano”, dijo. “Estamos permitiendo un paso más en la historia de la marihuana sin cambiar las leyes en el estado de Nevada”.

Para ayudar a prevenir la conducción bajo la influencia de las drogas, las regulaciones del Condado Clark requieren que los salones creen planes de prevención de la conducción bajo la influencia y adopten una política mínima de 24 horas sin remolcar a los clientes que quieran dejar sus autos y regresar cuando estén sobrios. Los establecimientos también deben dejar de vender productos derivados de la marihuana dos horas antes de cerrar.

Aun así, se trata de un terreno desconocido para las autoridades, según el director de seguridad del tránsito del condado, Andrew Bennett.

“A diferencia del alcohol y los bares, todavía no hay un plan de estudios centralizado reconocido cuando se trata de personas que distribuyen cannabis”, dijo.

La hierba recreativa es legal en 21 estados, 10 de los cuales aprobaron normativas que permiten los salones de marihuana. Pero solo unos pocos de esos estados abrieron establecimientos.

Si ocurren más accidentes en las carreteras y se atribuyen a los nuevos negocios, el comisionado del Condado Clark, Michael Naft, que encabezó la creación de la oficina de seguridad del tránsito, dijo que observaría la posibilidad de volver a plantear la política ante la comisión. No dijo exactamente qué cambios propondría, pero también está observando la posibilidad de ampliar algunas de las normas de los salones para incluirlas a bares y tabernas.

Los líderes de la industria de la marihuana quieren “igualdad de condiciones” con los bares, dijo Brandon Wiegand, presidente de Nevada Cannabis Association y director de operaciones de Thrive Cannabis Marketplace.

En diciembre, le dijo al Comité Asesor de Nevada sobre Seguridad del Tránsito que estaba estudiando productos que “detienen el estado drogado” revirtiendo los efectos del THC con la expectativa de que los clientes sigan sin conducir cuando se vayan.

“No hay mucho de lo que aprender, y creo que tenemos por delante un panorama muy amplio”, declaró en una entrevista reciente.

Un desafío a las leyes sobre DUI

El desafío más notable a las leyes de Nevada sobre la conducción bajo los efectos de la marihuana comenzó hace más de dos décadas.

En el 2000, Jessica Williams conducía una van que cruzó un camellón en la Interestatal 15 al norte de Las Vegas. Atropelló a seis adolescentes, matándolos a todos. Dijo a la policía que había fumado marihuana unas dos horas antes del accidente y que había ingerido éxtasis la noche anterior.

Un jurado determinó posteriormente que Williams no se encontraba incapacitada para conducir, pero la condenó en virtud de un aspecto de la ley que prohíbe conducir con una sustancia prohibida en la sangre. Estuvo 19 años en prisión.

Un juez federal anuló las condenas de Williams en junio de 2020, reglamentando que se basaban en parte en que Williams tenía un metabolito de marihuana en su sistema que no estaba específicamente prohibido.

Su abogado, John Watkins, dijo que fue procesada bajo una ley defectuosa. Dijo que sigue siendo defectuosa a día de hoy, a pesar de algunos cambios recientes.

“No ignoré la tragedia que había ocurrido”, dijo Watkins. “Pero Jessica no estaba incapacitada. El jurado la declaró inocente. Solo fue a la cárcel por los números”.

Las cifras a las que se refiere Watkins son el límite legal que, según la ley, indica una deficiencia. Hoy en día, son dos o más nanogramos por mililitro de THC, o cinco o más nanogramos por mililitro de otra sustancia química psicoactiva de la marihuana.

Pero los niveles de marihuana que se consideran ilegales no están relacionados con el hecho de que una persona esté o no incapacitada, afirma Watkins.

Los efectos de la marihuana pueden variar dependiendo del consumidor. La sangre de un consumidor habitual puede contener niveles elevados días o incluso semanas después de fumar.

Los reportes toxicológicos pueden ser usados en la corte, pero no son suficientes para probar la incapacidad en casos de DUI por marihuana, o casos de DUI que involucren medicamentos recetados.

Los fiscales también deben probar la incapacidad por otros medios, tales como el comportamiento de conducción y pruebas de sobriedad de campo. Pero en los casos de delitos graves que causan lesiones o la muerte, la ley estatal todavía permite únicamente los niveles de marihuana en la sangre para demostrar la incapacidad.

“Para mí es una pequeña ironía, una pequeña contradicción”, dijo Watkins. “La línea de fondo es que un verdadero buen agente va a ser capaz de detectar lo que necesita detectar”.

Los resultados de laboratorio para DUIs por drogas también toman más tiempo que los casos de alcohol, según las estadísticas proporcionadas por la directora del laboratorio de la Policía Metropolitana, Kimberly Murga.

De mayo a octubre del año pasado, el laboratorio tardó un promedio de 73 días en procesar los casos de drogas, más del doble que los casos de alcohol. Los casos de delitos graves son más rápidos y pueden tardar menos de una semana.

Cumplimiento de la ley

Todos estos factores hacen que la capacitación para la Aplicación Avanzada de la Ley sobre Conducción Bajo la influencia de sustancias en la Carretera (ARIDE) sea fundamental.

Durante el curso impartido en febrero en la oficina de tránsito de la Policía Metropolitana, en Cameron Street, los agentes fueron interrogados e instruidos sobre las categorías de drogas y cómo afectan al cuerpo humano.

“Si no pasa la prueba del sentido común, si se le erizan los pelos de la nuca, empieza a hacer más preguntas”, le dijo el agente Rob Thiele a sus alumnos.

Él y su hermano, Mike, instruyeron a los agentes sobre las señales e indicios del uso de marihuana: temblores corporales, habla rápida, pérdida de memoria a corto plazo, respuestas y reacciones inapropiadas a la luz, como ojos palpitantes. Los agentes también tomaron nota de las afecciones médicas que podían imitar esos síntomas.

Para algunos de los participantes, los casos de DUI son algo personal. Un agente de patrulla, Tom Rybacki, dijo que el padre de su compañero había muerto por culpa de un conductor ebrio.

“Podría haber sido mi padre”, dijo.

Rob Thiele, que sirvió 20 años en el ejército, dijo que se unió a la aplicación de la ley de tránsito, en parte, porque él personalmente se ha visto afectado por la conducción bajo la influencia de sustancias.

“No perdí soldados en Afganistán, pero perdí a cinco por conducir bajo la influencia de sustancias cuando regresaron”, dijo.

En cuestión de días, la clase de capacitación saldría a las calles para poner en práctica lo que los estudiantes habían aprendido como parte de un “bombardeo por DUI.” Durante el fin de semana del Super Bowl, el organismo reportó que había hecho cientos de controles de tránsito y había arrestado a docenas de personas acusadas por DUI.

“Al fin y al cabo, estar incapacitado es estar incapacitado”, les dijo Rob Thiele a los agentes en clase. “Esto les da más herramientas”.

LO ÚLTIMO