80°F
weather icon Cloudy

Correos electrónicos: Telles culpó al consultor de la oficina contratado para gestionar la agitación, advirtió de fraude

Nuevos registros del condado muestran que el día después de las primarias de junio, el exadministrador público del Condado Clark, Robert Telles, culpó al consultor Michael Murphy de hacer “un poco de desastre” en la oficina, y advirtió de la posible ineptitud y robo mientras lamentaba perder su candidatura a la reelección.

Murphy, exforense, fue contratado por el subdirector del condado, Jeff Wells, para gestionar el desorden de la oficina a raíz de un reportaje de investigación publicado el 15 de mayo por el reportero de Las Vegas Review-Journal Jeff German, que reveló dos años de quejas de los empleados por acoso y represalias.

En un correo electrónico a Wells, Telles escribió: “La oficina es una pequeña caja negra en la que es fácil que el administrador público y el personal abusen de ella. Esto incluye la posibilidad de ineptitud, robo y sobornos de los proveedores”.

El sorprendente correo electrónico parece presagiar las acciones de Telles. La Policía Metropolitana está investigando las acusaciones de que Telles orquestó una trama de compraventa de viviendas con propiedades que administraba, según las fuentes, y el Tribunal Supremo de Nevada suspendió la licencia de abogado de Telles mientras investiga si se apropió indebidamente de fondos de clientes como abogado privado. German fue apuñalado hasta la muerte y un gran jurado acusó a Telles del asesinato de German en lo que la policía dice que fue una represalia por los reportajes.

El correo electrónico del 15 de junio, con una gran parte redactada por el condado, también muestra que Wells aparentemente había apoyado a Telles a pesar de que varios trabajadores habían presentado graves acusaciones. “Agradezco el voto de confianza de anoche. Pensé que quizá tenía razón. Pensé que la tenía”, escribió Telles. Unos días más tarde, la historia de German señaló, que Telles estaba perdiendo su candidatura a la reelección y había publicado una carta de enojo en su sitio web de la campaña.

El último lote de comunicaciones internas del condado entre Wells, Telles y Murphy muestra que Telles constantemente criticaba a sus compañeros de trabajo y defendió enérgicamente las acusaciones hechas contra él en sus esfuerzos por mantener el control de la pequeña oficina del condado. Y algunos correos electrónicos indican que el funcionario electo estaba preocupado de que German estuviera preparando más reportajes.

El gerente del condado alega asuntos políticos

Los correos electrónicos muestran que los altos directivos veían los problemas de la oficina en términos políticos.

En uno de ellos, Wells, que no ha supervisado adecuadamente los departamentos bajo su responsabilidad, incluido el administrador público, cuestionaba el momento en que salió el primer reportaje de German en mayo.

“Sé que puedo ser un cínico cuando se trata de política, pero ¿no es interesante que este reportaje se publique justo antes de que empiece la votación anticipada y que Rita (Reid) se presente a las primarias contra Telles?”, escribió Wells el 16 de mayo por la mañana a sus colegas. Un correo electrónico de marzo de Wells a la entonces gerente del condado, Yolanda King, muestra sus reacciones a la decisión de Reid de desafiar a Telles.

“No estoy segura de si te has dado cuenta, pero Rita Reed (sic), que trabaja en la oficina de Administradores Públicos, presentó una candidatura a las primarias contra Robert Telles”, escribió Wells a King. “¡Eso hará un lugar de trabajo interesante los próximos tres meses!”.

respondió King: “Sí, me di cuenta de que presentó su candidatura y pensé que el ambiente en la oficina sería interesante”.

Murphy, que en su día recibió una bienvenida pública por Telles, siguió siendo el foco de la ira de Telles a finales de junio. Acusó a Murphy de tomar partido, según muestran los registros.

Envió correos electrónicos a Wells afirmando que Murphy no sabía lo que hacía y le pedía que interviniera para evitar que Murphy se pusiera del lado de los empleados que se quejaban.

“Estoy francamente sorprendido por la forma en la que (Murphy) ha actuado hasta ahora”, escribió Telles el 24 de junio. “Si su contrato establece que debe respaldar a las personas del reportaje independientemente de lo que vea en la oficina, está haciendo bien su trabajo. Te agradecería que tuvieras una charla con Mike para que no crea inmediatamente cada cosa que dicen”. No se incluyó con los documentos ningún correo electrónico de Wells respondiendo.

Telles le explicó a Wells que creía que los miembros del personal estaban intentando obligarlo a renunciar y se ofreció a trabajar desde casa, añadiendo: “Lo último que necesito es otro reportaje de Jeff German sobre mi renuncia y cómo supuestamente justificaba sus afirmaciones. Estoy seguro de que persistirán en estos tontos jueguecitos porque eso es lo que realmente quieren, otro reportaje”.

Murphy declinó hacer comentarios para este artículo.

Reid, que se había quejado al condado sobre el comportamiento de Telles y posteriormente lo derrotó en las elecciones de este año, dijo que los correos electrónicos de Wells son “desdeñosos” de los problemas que los empleados de la administración pública trajeron a la gestión del condado.

“Muestran un desprecio total por las preocupaciones que yo había expresado”, dijo después de que Review-Journal le leyera los correos electrónicos obtenidos a través de la ley de registros públicos de Nevada. “Supongo que no me sorprende, pero estoy terriblemente, terriblemente decepcionada”.

En los tres meses transcurridos desde el asesinato de German y el arresto de Telles, los dirigentes del condado se han negado repetidamente a conceder entrevistas. Esto incluye a Wells y Kevin Schiller, que fue nombrado gerente del condado tras el retiro de King en noviembre.

El comisionado del Condado Clark, Tick Segerblom, dijo que el condado ha decidido no abordar públicamente el asunto.

“No tengo la facultad para hacer comentarios al respecto”, dijo, añadiendo que no ha visto los correos electrónicos. “Hemos acordado no hablar de esto porque es un asunto penal”.

Otros comisionados no respondieron a las peticiones de comentarios la semana pasada y, en septiembre, huyeron de una reunión del condado para evitar las preguntas de Review-Journal.

El abogado de Telles, K. Ryan Helmick, declinó hacer comentarios.

Los trabajadores no fueron notificados del arresto

Los correos electrónicos también contienen detalles del arresto por violencia doméstica de Telles en 2020 y cómo se notificó a los líderes del condado.

El 1° de marzo de 2020, el alguacil Joe Lombardo, ahora gobernador electo de Nevada, reenvió un correo electrónico a King de su personal sobre el arresto de Telles. La policía dice que estaba borracho, tomó del cuello a su esposa, la golpeó en el brazo y más tarde se resistió a los agentes mientras le ponían las esposas. Su esposa, Mae Ismael, declaró a la policía que Telles gritó “¡Mátame!”. Ella y sus dos hijos se escondieron en una habitación.

King remitió el reporte a Wells, pero no hubo correos electrónicos que detallaran si tomó medidas. De hecho, de más de 400 páginas de registros, el condado solo proporcionó un puñado de correos electrónicos de Wells sobre Telles y la oficina como parte de múltiples solicitudes de registros.

Los empleados del condado dicen que nunca se les informó del arresto, a pesar de que algunos habían documentado a los gerentes que no se sentían seguros en el trabajo.

El portavoz del condado, Erik Pappa, emitió un comunicado en el que afirmaba que el condado no creía que un arresto por violencia doméstica fuera motivo para destituir a Telles y que no afectaba sus obligaciones laborales.

El 27 de julio, Telles le escribe a Wells un largo correo electrónico titulado “Estado actual de las cosas” en el que vuelve a quejarse del personal de la oficina y de Murphy. “Parece que esta gente está intentando conseguir más material para que Jeff German escriba otro reportaje”, escribió Telles. “Parece que Mike y su esposa pueden estar en esto hasta cierto punto”.

Telles acusa a Murphy de no entender la oficina y toma a Murphy y a un empleado, cuyo nombre fue tachado, a la tarea por supuestamente reprender a un trabajador de medio tiempo no identificado. “Mike y (tachado) te dirán que era un mal empleado, pero ningún empleado responde bien a condiciones abusivas”.

“Todos los artículos parecen intentar soltar la misma acusación de que yo estaba siendo inapropiado con una empleada solo para hacerlo más interesante”, escribió. “Solo necesitan estar seguros de que por todas partes parezco un monstruo”.

LO ÚLTIMO