54°F
weather icon Clear

Asesinato de reportero reveló una década de comportamiento tóxico de Robert Telles

ActualizadoDecember 2, 2022 - 4:26 pm

Durante más de una década, Robert Telles anheló ascender en la escala social y política de Las Vegas.

El técnico de calefacción, ventilación y aire acondicionado se inscribió de medio tiempo en la facultad de derecho Boyd de la UNLV y llegó a ser presidente del colegio de abogados. Abrió un bufete de abogados y tres años después fue elegido para un cargo de bajo nivel en el condado como administrador público. Para algunos, este hombre de 46 años era un respetado padre de familia que se consideraba una estrella en ascenso en el Partido Demócrata y que aspiraba a convertirse en gobernador. Frecuentaba los eventos del Rotary Club con su esposa, Mae Ismael, y fue coronado como abogado pro bono del año de una organización sin fines de lucro en 2014.

Pero para muchos de sus compañeros y empleados, Telles usaba su autoridad para aterrorizar, controlar y aprovecharse de las mujeres.

Ellas hacen una serie de acusaciones: manoseó a otra estudiante mientras estaba en la UNLV; besó la oreja de su exasistente legal y la tocó de forma inapropiada; castigó a los empleados por almorzar en sus escritorios y decorar la oficina para el cumpleaños de un colega; y gritó órdenes y amenazó con degradar a quienes consideraba que lo habían perjudicado.

El comportamiento tóxico de Telles nunca hizo saltar las alarmas en las instituciones que podrían haberle exigido responsabilidades.

Los funcionarios del Condado Clark dijeron a los ansiosos trabajadores, quienes se quejaron repetidamente, que no había nada que pudieran hacer. Su posición elegida lo protegía, incluso cuando algunas acciones eran supuestamente ilegales. Los registros muestran que los altos directivos del condado sabían que Telles fue arrestado en 2020 y acusado de golpear a su esposa mientras estaba borracho, pero sus empleados dicen que nunca fueron alertados.

Su conducta descarada y a veces extraña pasó casi desapercibida hasta mayo, cuando el reportero de investigación de Review-Journal, Jeff German, expuso las acusaciones sobre Telles en la Oficina del Administrador Público del Condado Clark.

La fachada cuidadosamente mantenida de Telles se rompió y se volvió más hostil con German y los empleados del condado, a quienes culpó de su perdición.

“El tipo tenía la capacidad de ser encantador y engañó a un montón de gente”, dice el exadministrador público John Cahill, quien apoyó a Telles en 2018 y más tarde se convirtió en el blanco de su ira en Facebook. “Nunca habrías sospechado que había algo raro por las cosas de antes de que empezara a ser el jefe”.

Telles, quien perdió la reelección en las primarias, se enteró de que German seguía buscando registros en torno a sus comunicaciones laborales a finales de julio. Telles le envió un mensaje de texto a un empleado el 28 de agosto: “Tendrás que vivir con todo lo que se hizo aquí”.

Un abogado del condado le comunicó a Telles a principios de septiembre que se entregarían copias de sus correos electrónicos a German, de acuerdo con lo que revelaron nuevos documentos esta semana. Horas más tarde, el reportero de 69 años murió apuñalado en la puerta de su casa.

Telles, acusado del espeluznante asesinato, fue despojado de su cargo en octubre y se le denegó la fianza. Se negó a hacer comentarios y los mensajes a su abogado no fueron devueltos.

“Finalmente, este tipo fue atrapado”, dice una exempleada de su bufete de abogados, que proporcionó una carta de 2016 que dice que su abogado le envió a Telles exigiendo que cesara el comportamiento considerado “acosador” y “de naturaleza sexual”.

Esta historia revela gran parte de lo que Germán había empezado a investigar antes de su asesinato.

Las entrevistas con 18 excolegas y compañeros de Telles, junto con los documentos obtenidos por Review-Journal, caracterizan a un hombre desesperado por proteger su imagen pública. Su reputación no se vio afectada por acusaciones de mala conducta que nunca parecieron bien recibidas, o que algunos dicen que tenían mucho miedo para sacarlas a la luz.

Algunas fuentes dicen que siguen petrificadas una década después, incluso con Telles entre rejas. Review-Journal les concedió el anonimato por su temor a las represalias.

Describen a Telles como un hombre que cambiaba de comportamiento en un momento dado, pasando de ser antagonista y desagradable a tener una voz suave y cariñosa. Los empleados del condado le llamaban “tripolar”, ya que sus gestos amables daban paso a odiosos estallidos de ira en cuestión de minutos.

“Todos estábamos solos en nuestra propia tortura personal”, dice una empleada de la administración pública, Jessica Coleman. “Ahora somos cascarones destrozados de personas”.

UNLV: Una fiesta de bienvenida y denuncias de acoso sexual y hostigamiento

Mientras los estudiantes de la UNLV se preparaban para el semestre de otoño de 2012, una de las fraternidades de la facultad de Derecho de la universidad organizó su fiesta anual de bienvenida.

Telles, entonces presidente de la asociación de estudiantes de derecho y estudiante de la escuela nocturna de 35 años, asistió. Padre de tres hijos en su segundo matrimonio, seguía trabajando de tiempo completo como técnico de aire acondicionado en el College of Southern Nevada.

De pequeña estatura, Telles era conocido por sus compañeros de clase como un superdotado bien hablado e interesado en la política progresista. En un discurso a los estudiantes, se refirió a sí mismo como “Mr. Clean”, un guiño a su brillante cabeza calva.

Procede de una dinastía política de su ciudad natal, El Paso: su tío abuelo Raymond fue el primer alcalde mexicano-estadounidense de la ciudad y, más tarde, el presidente John F. Kennedy lo nombró embajador en Costa Rica. Su abuelo fue comisionado del condado durante casi 20 años y su padre formó parte del Concejo de la Ciudad antes de declararse culpable en 2008, por su participación en una conspiración para sobornar a funcionarios locales a cambio de votos.

Convertirse en presidente del colegio de abogados de la UNLV fue un motivo de orgullo para Robert Telles, recuerdan sus compañeros.

“El cargo de la asociación de abogados de estudiantes no es nada”, dice su antiguo compañero Carlos Morales. “Pero él se paseaba como si fuera el gobernador del estado, esperaba que lo saludaran cada vez que entraba en la sala”.

La noche de la fiesta de Phi Alpha Delta, había múltiples barriles, alcohol fuerte, un DJ y una cabina de fotografías, de acuerdo con Morales y otro exalumno que estuvo en la fiesta. Telles parecía estar en un estado de ánimo festivo y, a medida que avanzaba la noche, se emborrachó notablemente y arrastraba las palabras, recuerda Morales.

Dice que varias personas vieron lo que ocurrió a continuación: Telles puso su mano en el muslo interior de una estudiante de primer año de Derecho.

“Lo tomé, lo llevé a un rincón y lo confronté”, dice Morales, un hombre corpulento que pesa unas 120 libras más que Telles.

Ninguna víctima lo denunció públicamente, pero Morales dice que la mujer le confió que se sentía incómoda por cómo Telles la había tocado.

Menos de una semana después de la fiesta, los miembros del colegio de abogados se reunieron en un aula del primer piso del campus.

Morales y otros miembros de la junta directiva le dijeron a Telles que debía renunciar a su cargo de presidente y que su comportamiento podía calificarse de acoso sexual, de acuerdo con el acta de la reunión del 5 de septiembre de 2012 obtenida por Review-Journal.

Telles dijo que estaba demasiado borracho como para recordar gran parte de los acontecimientos de la noche, según las actas. Exigió el nombre de su acusadora.

Morales le dijo al grupo que la mujer tenía miedo de reportar, porque no quería hacer un escándalo en “una pequeña comunidad legal”, dice el acta.

Una mujer dijo que, por mucho que le doliera decirlo, había visto a Telles tocando a la estudiante de forma inapropiada, de acuerdo con el documento; otra testificó que también fue testigo de lo ocurrido.

Otros dos miembros de la junta directiva presentes en la reunión dijeron que Telles también había amenazado con “un altercado físico” a un miembro de la junta de la fraternidad que trató de evitar que condujera bajo los efectos del alcohol la noche de la fiesta. Telles respondió que él y el miembro de la junta habían hablado y “estaban tranquilos”, según el acta.

El secretario propuso celebrar una audiencia de destitución, pero le ofreció a Telles la opción de renunciar. Él dijo que lo pensaría, pero más tarde se opuso y negó haber tocado a alguien.

El alumnado de la Facultad de Derecho de ese semestre estaba formado por quienes apoyaban a Telles —o al menos argumentaban que no se le estaba dando el debido proceso— y quienes le creían al acusador anónimo y querían destituir a Telles. Muchos otros simplemente querían dejar de escuchar el tema.

“Rápidamente se convirtió en parte de la conciencia de todos los estudiantes de Boyd”, dice Andrew Coates, un abogado de Henderson y defensor público del Condado Nye, quien fue vicepresidente del colegio de abogados y se convirtió en presidente interino después de Telles.

Un estudiante dijo en un correo electrónico que Telles se había acercado a los testigos, mientras que otro comparó el escándalo con una insignificante pelea de niños y un tercero describió que estuvo a punto de recibir un puñetazo durante una disputa en torno a Telles.

Mientras la batalla se desarrollaba públicamente, Telles condenó al ostracismo y amedrentó a los estudiantes que lo acusaron de mala conducta, de acuerdo con antiguos alumnos. Hizo campaña para averiguar la identidad de su supuesta víctima. Amenazó con demandar a toda la junta por difamar su carácter, lo que los estudiantes habrían tenido que reportar al colegio de abogados de Nevada. Al menos tres miembros de la junta dimitieron, entre ellos Morales, que le facilitó a Review-Journal una carta en la que Telles se refería a una posible demanda.

Las personas que se encuentran en el centro de la división dicen que la UNLV adoptó un enfoque de no intervención, dejando que los estudiantes se enfrentaran.

“Solo nos aconsejaron que fuéramos muy cautelosos con cualquier procedimiento disciplinario, para no exponer a la escuela ni exponernos a nosotros mismos a ningún litigio”, dice Coates.

En lugar de una audiencia de destitución, suficientes estudiantes firmaron una petición para que el concejo instituyera un voto de censura contra Telles. Antes de la votación, Telles entregó volantes de campaña a los estudiantes fuera de la escuela. Coates y otra fuente proporcionaron de forma independiente lo que dicen que es un correo electrónico que Telles envió a todo el alumnado de la facultad de Derecho, en el que afirmaba que su “abrazo de oso” había sido malinterpretado como un contacto inapropiado.

Telles fue destituido después de una votación en internet en octubre. Coates le entregó a Review-Journal lo que, de acuerdo con él, era otro correo electrónico en el que Telles relataba su descontento con el proceso a sus compañeros.

“Las cosas que muchos de ustedes escucharon eran absolutamente falsas y fueron fabricadas en un esfuerzo por jugar algún juego político”, escribió Telles. “No se tuvo en cuenta en absoluto el impacto que todo esto tendría en mí y en nuestra comunidad”.

Morales proporcionó una carta que dice que vino del director de la Oficina de Conducta Estudiantil de Boyd, Phillip Burns. La carta de marzo de 2013 indica que la oficina exoneró a Telles después de una investigación que no produjo “ninguna evidencia creíble” de acoso sexual.

“Le pido a cada individuo involucrado parar el rumor y las acusaciones innecesarias, negativas y dañinas que continúan”, dice la carta.

Un portavoz de la UNLV emitió un comunicado esta semana, diciendo que la escuela no puede comentar acerca de los registros educativos confidenciales de cualquier estudiante. Burns no devolvió las llamadas y correos electrónicos de un reportero.

Telles compartió las conclusiones de la investigación en un correo electrónico de dos páginas dirigido a sus compañeros.

“No soy el tirano o el imbécil que parece que se ha afirmado en rumores y alegaciones”, escribió.

De acuerdo con la ley de Nevada, los registros de disciplina de los estudiantes están sujetos a la examinación por el colegio de abogados del estado. No está claro si los funcionarios del colegio de abogados revisaron el expediente de Telles, porque esos asuntos están celosamente guardados.

Se graduó en la primavera de 2014 y se convirtió en un abogado con licencia el siguiente enero.

Accolade Law: Empezando un pequeño bufete pero aspirando a una carrera política

Ocupar un cargo seguía en la mente de Telles cuando abrió Accolade Law en Las Vegas en 2015.

Le encargó a uno de sus primeros empleados, John Conger, que recopilara una lista de cargos electos locales sin un titular que se presentara. Era una petición inusual, ya que Accolade se centraba en derecho familiar, sucesiones y planificación patrimonial.

“Seguro que tenía ambiciones políticas”, dice Conger, quien entonces era pasante de asistente jurídico. “Era un abogado joven, prometedor, y tenía mucho que hacer”.

Los dos hombres eran de la misma edad y Conger apreciaba cuando su bien vestido jefe lo llevaba a comer y le daba consejos. Nunca lo vio enojado.

“Es posible que, como no soy mujer, viera un lado diferente de él”, dice Conger.

Dos mujeres que trabajaron en Accolade dicen que ellas sí vieron ese lado suyo.

El bufete compartía una pequeña y modesta oficina en Sahara Avenue con una asociación de propietarios local. Las mujeres —una asistente y una paralegal— trabajaron allí durante menos de un año. Review-Journal les concedió el anonimato por temor a que compartir sus experiencias afectara a sus carreras y familias.

El carácter controlador de su antiguo jefe se manifestaba en pequeños detalles, dicen, como cuando se paraba sobre sus cubículos y les exigía que no almorzaran en sus escritorios, a pesar de que la oficina no tenía una sala para comer. La asistente dice que renunció el día en el que Telles le pasó la mano por la espalda cuando estaban solos en la oficina.

“Me quedé helada”, dice.

La exasistente, quien empezó a trabajar allí en julio de 2015, dice que las insinuaciones sexuales de Telles eran constantes. A las pocas semanas de entrar en el bufete, dice, la llamó a su despacho y le preguntó sin rodeos: “¿Te gustaría tener una relación conmigo?”.

La mujer —siete años mayor que Telles y en una relación— rechazaba sus insinuaciones y le recordaba que estaba casado, hecho que él solía obviar, de acuerdo con ella, diciendo que tenía el permiso de Ismael.

Cuenta que casi a diario soportaba tocamientos inoportunos: Telles se acercaba a ella por detrás y le golpeaba el trasero, le besaba la oreja o le deslizaba la mano por el muslo.

Un día, él especuló que ella tenía TDAH. Le dijo que él también lo tenía y le exigió que se tomara un frasco de vitaminas para ayudarla a concentrarse, de acuerdo con ella. Más tarde, dijo que ella cometía errores que pondrían en peligro la empresa y la criticó por no buscar tratamiento para la enfermedad, cosa que ella dice que nunca se le ha diagnosticado. Si no fuera tan hermosa, él ya la habría despedido, dice que le escribió en un mensaje.

“Estaba muy estresada, porque si besas mi oreja y agarras mi trasero en el trabajo, no estoy concentrada”, dice.

La mujer le mostró a Review-Journal lo que dice que fueron mensajes que Telles le envió por Skype, la aplicación de comunicaciones que usaba para hablar con los empleados.

“Sabes lo que siento por ti”, dice un mensaje. “Realmente no quiero que sientas que tu trabajo depende de tener la relación que tenemos fuera del trabajo”.

Cuenta que una mañana de diciembre de 2015, alrededor de las 2:30 a.m., su teléfono se iluminó con un mensaje de Telles en el que le decía que se dirigía a su casa. Ella cerró las puertas, asustada; él nunca llegó.

La última vez que Telles la tocó, dice, se estaba agachando para darle un abrazo cuando ella le dio una bofetada que le puso la cabeza roja. Él se detuvo y sus ojos se agitaron por la conmoción.

Entonces le quedó claro que ella no estaba interesada, dice ella. Le descontó el sueldo y se enfadó cuando ella canceló un viaje de trabajo que, según él, ayudaría a su relación. Ella fingió estar enferma y, en lugar de volver al trabajo, contrató a un abogado, quien dice que le envió a Telles una carta de cese y desistimiento en marzo de 2016 por su comportamiento. Ella le proporcionó una copia de la carta a Review-Journal.

Una clienta de Accolade, Brandy Hall, dice que Telles también actuó de forma inapropiada con ella. Los dos se conocieron en 2017 mientras ella era la directora de la funeraria La Paloma Funeral Services. Ella solía remitir a las familias a su despacho.

Al poco tiempo, Telles comenzó a invitar a Hall a comer. Le envió regalos, incluyendo un árbol de Navidad y una cesta de regalo de 500 dólares para su cumpleaños.

Cuando Hall se divorció, Telles se ofreció a representarla gratuitamente. Ella aceptó por falta de dinero y porque estaba luchando por la custodia de sus dos hijos.

Dice que Telles se le insinuó de forma no deseada. Una vez, dice, la tomó por la cintura e intentó besarla, lo que ella impidió con una mano en el pecho.

Dice que le envió una foto de su pene y un video de él masturbándose en un baño, en donde ella vio el reflejo de los cepillos de dientes de sus hijos en el espejo sucio. Él ya era candidato a un cargo público.

“Era una madre soltera y una presa fácil”, dice de Telles. “Él tenía autoridad, tenía dinero y una sonrisa encantadora”.

Hall dice que Telles estaba más centrado en coquetear que en representarla en la sala. Durante una audiencia por la custodia en enero de 2019, cuenta, no se opuso a la petición de su esposo de una custodia compartida de sus hijos. Un juez se la concedió.

Angustiada hasta las náuseas, Hall huyó al baño del juzgado.

Kerry Faughnan, el abogado que contrató después de que Telles dejara el caso para irse al condado, dice que Hall le habló de los mensajes gráficos cuando tomó su caso.

Ninguna de las mujeres reportó las acusaciones de acoso sexual ante el colegio de abogados del estado.

“Me habría destruido en cuanto a mi carrera”, dice la exasistente legal.

A principios de 2019, Telles asumió el cargo de administrador público.

Condado Clark: peligro en la oficina del administrador público

Cuando se trataba de su carrera, Telles no respondía ante nadie.

El nuevo jefe tomó el control de la oscura oficina del condado con severidad y rapidez, de acuerdo con algunos de sus empleados.

Se encargaba de gestionar las herencias no reclamadas de los fallecidos de Las Vegas, pero profesaba su ambición de llegar a algo más grande, tal vez a comisionado del Condado Clark o a gobernador de Nevada, de acuerdo con lo que les dijo a los trabajadores.

La mayoría de los miembros del pequeño equipo de Telles recibieron a su nuevo jefe con los brazos abiertos. Su experiencia en derecho sucesorio era tranquilizadora y contaba con los apoyos de Cahill, su antiguo jefe. Muchos habían votado por él.

Pero su actitud se deterioró rápidamente.

En pocas semanas, golpeó con las dos manos sobre el escritorio, dijo que estaba “arrancando la venda” y despojó de sus funciones de supervisión a la principal adjunta de su oficina, Rita Reid.

Ella y otros tres empleados dicen que llegaban al trabajo cada día con el estómago hecho un nudo, una sensación generalizada que mermaba su capacidad para ayudar a las familias en duelo.

Reid dijo que reportó sus preocupaciones ante los funcionarios del condado, quienes le preguntaron qué tan cerca estaba de su retiro. La tensión en la oficina se hizo tan insoportable que se presentó para competir con Telles en las primarias demócratas de 2022.

German describió la agitación en su primera nota en mayo: seis empleados le dijeron que Telles alimentó el ambiente hostil y dividió la oficina, mientras que otros tres trabajadores permanecieron leales a Telles.

La coordinadora de patrimonio Aleisha Goodwin informó del trato que recibía en una denuncia presentada en 2020 ante la Oficina de Diversidad del condado, una medida que solo atrajo más represalias, de acuerdo con una reclamación posterior que presentó en mayo de 2022.

Se sintió señalada por su religión. Telles dijo a otros que formaba parte de una “mafia mormona” políticamente poderosa, la eliminó de los correos electrónicos del equipo y la apartó de los casos en los que estaba trabajando, de acuerdo con las quejas de Goodwin.

Telles le dijo a German que las afirmaciones de sus empleados eran falsas y sin fundamento. También cuestionó el momento en el que se produjeron las acusaciones, ya que él buscaba un segundo mandato en el cargo y Reid se presentaba contra él.

Entrevistas y documentos muestran que, a partir de mediados de 2020, el subgerente del Condado Clark, Jeff Wells, su antigua jefa, Yolanda King, y otros funcionarios estaban al tanto de las quejas verbales y escritas que se hacían contra Telles, incluidos los empleados que decían no sentirse seguros en su entorno de trabajo. Wells no abordó rápidamente la hostilidad que se estaba gestando.

En una declaración esta semana, el portavoz del condado, Erik Pappa, escribió que “El Condado Clark ha tomado las medidas apropiadas cuando se recibieron quejas a través de nuestros canales formales de reporte”.

Recursos humanos recibieron quejas —ninguna de las cuales incluía acusaciones de violencia en el lugar de trabajo— y fueron investigadas y abordadas, de acuerdo con Pappa. Una de las investigaciones sigue en curso y las otras se cerraron una vez que Telles fue destituido.

Diez días después de que el reportaje de German sacara a la luz el conflicto de la oficina, Wells contrató al exforense del condado Michael Murphy como consultor para abordar las fricciones.

El condado emitió un comunicado en septiembre, después del asesinato de German, afirmando que, una vez que los funcionarios se dieron cuenta de los problemas de personal, “se tomó la decisión de que el personal de la oficina del administrador público ya no le reportara al señor Telles”.

Pero los correos electrónicos del condado obtenidos por Review-Journal muestran que Telles dijo en junio a Murphy y Reid que mantendría la supervisión sobre tres empleados. El condado se ha negado a hacer que los funcionarios estén disponibles para entrevistas.

Janie Osuzik se retiró después de más de 30 años en el condado, porque dice que Telles la echó. En una queja de febrero, escribió que Telles tomó represalias contra ella y la acusó falsamente de robar joyas de la bóveda de la propiedad.

La denuncia se cerró luego de los infructuosos intentos de contactar con la empleada, que se retiró poco después de reportar, de acuerdo con un comunicado del condado.

Los empleados recuerdan que Telles estaba obsesionado con su aspecto y que a menudo hablaba de que de niño lo acosaban por su peso. Compartía con ellos detalles no deseados sobre su cirugía estética debajo de los ojos y les mostraba una foto de su abdomen marcado.

Telles empezó a favorecer a una de las coordinadoras de patrimonio, Roberta Lee-Kennett, dijeron los empleados. Varios trabajadores se atrevieron a grabarlos en secreto mientras se reunían en el asiento trasero del auto de ella en las sombras de un estacionamiento. Afirmaron que era la prueba de una “relación inapropiada”.

Tanto Telles como Lee-Kennett negaron tener una aventura. Telles dijo que ella era simplemente alguien en quien podía “apoyarse” mientras intentaba cambiar el ambiente de la oficina. Dijo que sorprendió a Reid espiándolo en el pasado, una acusación que ella negó.

Lee-Kennett, quien está casada y dijo que ella y Telles son solo amigos, no respondió a las solicitudes de comentarios. En mayo, le dijo a German: “No he tenido una relación inapropiada con él. No sería amiga de un hombre que cree que va a tener una relación inapropiada conmigo”.

Ariana Payne y Nichole Lofton, dos empleadas que le dijeron a German que apoyaban a Telles, tampoco respondieron a las solicitudes de comentarios. Lofton, quien trabajaba como coordinadora de patrimonio, le dijo a German en mayo que su jefe hizo todo lo posible para ayudarla a tener éxito, mientras que sus críticos querían que fracasara.

“Me dijeron desde el principio que eligiera un bando”, dijo. Las tres mujeres fueron trasladadas desde entonces fuera del departamento.

Como funcionario electo, Telles infringió las leyes estatales para poder cerrar los casos más rápidamente, escribió Goodwin en documentos privados que luego le mostró a Review-Journal.

Documentó que guardaba restos incinerados en su oficina y que una vez envió una urna a la familia equivocada. Cuando se le preguntaba por decisiones cuestionables, Telles solía mostrarse indiferente, escribió. “Si me demandan, me representaré a mí mismo”, dijo supuestamente.

Telles y el condado fueron demandados en 2019, después de que Telles rescindiera una oferta de trabajo a la empleada entrante Brandy Carman debido a su servicio de gran jurado, una violación de la ley federal, de acuerdo con los registros judiciales.

Carman dice que trató de arreglar las cosas con Telles antes de presentar su demanda. Ella ya trabajaba para el condado y se le pagaba por los martes que trabajaba.

Telles le envió un correo electrónico en el que le decía que tenía cinco días para librarse de la obligación de ser jurado, algo que, de acuerdo con los registros judiciales, era legalmente imposible.

Se le llenaron los ojos de lágrimas cuando le dio el ultimátum. Ya le había avisado a su jefe en su actual puesto y lo había celebrado con su familia y amigos. Podía ganar mucho más dinero como coordinadora de patrimonio.

Por favor, le dijo a Telles por teléfono, quería este trabajo, lo necesitaba.

“No me llores”, gruñó él, según el recuerdo de Carman. “No sé quién te crees que eres y no sé quién te crees que soy yo, pero no estoy aquí para tenerte compasión”.

Carman, quien es dos años mayor que Telles, dice que la llamó “jovencita” y le dijo que conocía la ley.

Cuando se dirigió a recursos humanos, ellos reconocieron que lo que Telles hacía era ilegal, pero dijeron que no tenían jurisdicción sobre un funcionario electo, alegó Carman en los registros judiciales. Cuando ella amenazó con demandar, un funcionario del condado le dijo: “Tal vez eso es lo que tiene que pasar para llamar su atención”, según los registros.

Los funcionarios del condado le ofrecieron el puesto a cambio de que retirara la demanda, lo que Carman rechazó porque temía que Telles la despidiera de todos modos, según los documentos.

El condado y Telles negaron haber violado la ley en los tribunales y resolvieron el caso el año pasado por 35 mil dólares.

“Se suponía que mi empleador debía protegerme de esto”, dice Carman, quien ya no trabaja para el condado. “No lo hicieron”.

Telles: tenía una respuesta para cada acusación

Telles tenía respuestas para cada acusación en su contra.

Sobre el asunto: solo se abrazaron.

Sobre la agitación del condado: fue causado por “un puñado de veteranos” que “básicamente trataban de perjudicarme”.

Sobre el primer reportaje de German: “Era tan feo que casi tenías que creer que era verdad. Puedo entender por qué podrías haberlo hecho, con la habilidad de escritor para presionar botones”.

Cuando Telles fue arrestado en marzo de 2020, acusado de agresión a su esposa y de resistirse a la policía, les dijo: “Ustedes solo quieren acabar conmigo porque soy un funcionario público”. El caso fue posteriormente rechazado y Telles pudo evitar reportar el caso al colegio de abogados del estado debido a la naturaleza de su acuerdo de culpabilidad.

Independientemente de las circunstancias, Telles sostuvo que era la víctima.

En entrevistas en la cárcel con múltiples medios de comunicación este mes de septiembre, afirmó lo mismo: es una buena persona que ha cometido errores.

Se negó a responder a las preguntas en torno a las acusaciones de asesinato y le dijo a un reportero de televisión: “No tengo nada contra los medios de comunicación en general”.

Este verano, Telles atacó a Review-Journal en el sitio web de su campaña, afirmando que las acusaciones del reportaje de German eran falsas. Lo que los empleados alegan es una amenaza de represalias contra ellos por denunciar.

La noche en la que se publicó la primera nota de German, Telles le escribió a Wells y al departamento de recursos humanos del condado un mordaz correo electrónico de dos páginas, e acuerdo con los registros. Afirmaba que estaba siendo constantemente vigilado por empleados descontentos porque había “recortado sus cuentas y los había hecho trabajar”.

“Ha sido devastador para mi equipo escuchar que estas personas que nos están torturando día tras día ahora decían ser víctimas”, escribió.

Un arresto impactante: algunos dicen que no lo vieron venir

Desde su arresto por asesinato, un juez ha destituido a Telles como administrador público y Reid se impuso en las elecciones generales.

El colegio de abogados del estado suspendió su licencia de abogado —mientras investiga si se apropió indebidamente de los fondos de sus clientes— y la policía de Las Vegas está investigando las acusaciones de que Telles orquestó una trama de compraventa de casas para beneficiarse personalmente de la venta de propiedades mientras estaba en el cargo.

Quienes conocieron a Telles en otros aspectos de su vida dicen que nunca se imaginaron que esto pasaría.

La exesposa de Telles, Tonia Burton, dice que le sorprendieron las acusaciones. Dice que Telles es un buen padre y que se separaron porque él quería ser la “superestrella al frente y al centro” mientras que ella se considera una tramoyista.

“Tuvimos muchos buenos momentos, fuimos felices. Me hacía reír la mayor parte del tiempo”, dice. “Esto es muy poco característico del Robert Telles que conozco”.

Mae Ismael, su esposa desde 2010, no respondió a una solicitud de comentarios. Apareció para apoyar a su esposo en el tribunal, en donde su abogado afirmó durante una reciente audiencia de fianza que Ismael “no ha expresado nada más que apoyo incondicional” para el acusado asesino.

Telles, con un traje azul, mantuvo la cabeza agachada y los ojos cerrados. Parecía llorar, con las muñecas encadenadas firmemente colocadas sobre el pecho.

Se le denegó la libertad bajo fianza. Se fijó un juicio para abril.

◆◆◆

El hombre acusado de matar a German siempre quiso ser un líder.

Telles tenía una forma de ganarse la confianza de la gente, sembrar la división y luego condenar e intimidar a los que se oponían a él, de acuerdo con muchos de los que le conocían.

Después de la publicación de los reportajes de German, arremetió contra él en Twitter, etiquetando al reportero en un post del 25 de junio, uno que, de acuerdo con algunos exempleados, ilustra quién era y en qué se convirtió.

“Típico bravucón. No aguanta una libra de crítica después de soltar 100 libras de mier**”, escribió. “Hasta el reportaje número cuatro ahora. Pensarías que tendría mejores cosas que hacer”.

Esas palabras reflejaban mejor a su autor que a su objetivo, dicen los empleados.

Más personas se pusieron en contacto con German para contarle cómo Telles había alterado sus vidas. Una exalumna de la UNLV dijo que le llamó la atención la investigación del periódico y que experimentó el mismo comportamiento hace una década, cuando Telles era presidente del colegio de abogados de estudiantes.

“El patrón es el mismo”.

Los redactores de Review-Journal, Arthur Kane y Colton Lochhead, contribuyeron a este artículo. Las notas y registros del fallecido reportero Jeff German también contribuyeron a reportar esta historia.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Cientos de niños son atropellados cerca de escuelas; muchos incidentes no son registrados

Cientos de niños han sido atropellados por vehículos mientras andaban en bicicleta o caminaban cerca de las escuelas públicas del valle de Las Vegas, pero los educadores y los padres no están al tanto de la gran mayoría de los choques, según muestran los registros y las entrevistas, lo que reduce la capacidad de enfocar las zonas de peligro.

Hallazgos de RJ hacen que Nevada revise las reducciones de multas de tránsito

Las autoridades estatales están creando un grupo de trabajo para estudiar la frecuencia con la que las multas de tránsito se reducen a infracciones de estacionamiento en la corte, después de una investigación de Review-Journal que muestra que cientos de miles fueron reducidas, incluso infracciones graves.

El trabajo de investigación de Jeff German relacionado con Robert Telles

El periodista de investigación asesinado Jeff German había reportado ampliamente sobre la agitación y las acusaciones de los empleados sobre el acoso y el favoritismo en la oficina del administrador público del Condado Clark que involucra a Robert Telles. Telles ha supervisado la oficina desde principios de 2019.

FBI investiga al capitán del alguacil de Nye por presunta mala conducta

El FBI está investigando a un capitán del alguacil del Condado Nye por mala conducta después de que una serie de reportajes del Review-Journal plantearan dudas sobre la ética y el abuso de poder como ayudante, según fuentes familiarizadas con el caso.

Fiscal pide que se investigue a los agentes que no detuvieron a un conductor ebrio

El fiscal del distrito del Condado Nye pidió al estado que investigue si los agentes implicados en un accidente mortal de alto perfil deberían enfrentarse a cargos penales por no haber detenido al conductor y si el departamento del alguacil ocultó pruebas a los fiscales, según se enteró el Review-Journal.