85°F
weather icon Windy

Cuatro mitos sobre el fitness en los que debes dejar de creer

En esta era digital y de redes sociales, es común buscar la perfección física, falsos parámetros de belleza y figuras que muestran su cuerpo definido en su estructura muscular en nuestra consulta. Pero, ojo: con tantos expertos digitales, podemos desorientarnos y afectar nuestra salud. Así que voy a hablarte sobre los cuatro mitos en los que debes dejar de creer para lograr la tu mejor versión saludable y feliz:

1-Solamente los hombres pueden levantar pesas: Te cuento que levantar pesas no tiene género. Es importante que sea prescripto por un médico deportivo o por un nutricionista certificado.

2-Debes levantar pesas diariamente para ver resultados: Más que hacerlo todos los días, debe ser una constancia progresiva en tus rutinas, luego de conseguir la fatiga muscular. ¿Cómo te das cuenta? Cuando inicias con un peso determinado, logras hacer dos repeticiones sin cansarte. Ahí estás logrando la fatiga. Si de manera inicial es imposible hacer el ejercicio correcto con alto peso, es importante descartar esa falsa idea, porque podemos provocar una lesión muscular.

3-Debes cargar pesos pesados y entrenar hasta tu máximo esfuerzo: Jamás. Además, un brusco impacto en las fibras musculares puede provocar lesiones en los meniscos y en los tendones. Lo recomendable es ir con pesos más ligeros, aumentando la cantidad de repeticiones.

4-Mientras más repeticiones hago, más grasa quemo. Y, mientras más peso, más músculo gano: Es un mito total. El impacto estará dado en tres tipos para el volumen del músculo: fuerza, resistencia y peso moderado con más repeticiones, para lograr la hipertrofia muscular.

La clave no es hacer más ejercicios, sino tener un sueño reparador. En todos mis escritos siempre hago la salvedad de que debemos dormir entre siete y ocho horas, mantener una hidratación correcta, una nutrición balanceada y no omitir ninguna de las comidas. No olvides sentirte feliz.

LO ÚLTIMO
Crecen las estafas con falsos “abogados” de inmigración. ¿Qué hacer para evitarlas?

El caso de Wendy López sirve para explicar lo que está ocurriendo actualmente con miles de personas que buscan legalizar su situación migratoria en Estados Unidos. Ella llegó en 2021 y salió liberada de un centro de detención; pensó que había contratado a un abogado para tramitar su solicitud de asilo, pero al asistir a corte se dio cuenta de que había sido engañada y estuvo a punto de ser deportada.

Padres, políticos y educación sexual: ¿Puede alguien dar lo que no tiene?

Por más que quiero hablar de otra cosa, los políticos no me dejan. La ONU no deja de meter la pata (ahora pretenden aceptar el sexo entre un adulto y un menor que lo consienta); el famoso DeSantis, gobernador de Florida, quiere, quizás de buena fe, parar el adoctrinamiento de nuestros niños en las escuelas. Mientras tanto, los sexólogos no dan la cara para defender a niños y adolescentes que están, junto a gran parte de la sociedad, más perdidos que el hijo de Lindbergh.

Las personas adictas al amor vienen de familias disfuncionales, que no satisfacen sus necesidades afectivas básicas

Según estadísticas e investigaciones, las personas adictas al amor vienen de familias disfuncionales, que no satisfacen sus necesidades afectivas básicas. Familias donde hay muchos secretos, roles rígidos, no hay libertad para expresar deseos o sentimientos; donde no se pueden ejercer las cinco libertades de Virginia Satir:

¿Qué debo hacer al sufrir un accidente?

Cuando hay días de lluvia en algunas áreas de Las Vegas, surge la pregunta: ¿Qué debo hacer después de un accidente?

Sexualidad: Todo lo que hacemos afecta a terceros

Diana Montoya me invitó a un programa de radio. Se trataba de un debate sobre el sexo en grupo, donde participó gente muy inteligente, pero muy atrasada sobre conocimientos actuales de sexo y familia. Mi mayor asombro lo provocó una investigadora de Barcelona, que proclamaba que el sexo era una decisión de dos y que, si estaban de acuerdo en hacer orgías, ese era su problema.

Todos podemos caer en las garras del adulterio

Sábado en la noche. Llego a un centro nocturno. Lo veo, no puedo mirar hacia otro lado. Me gusta ese hombre. Me mira, lo observo. Salgo a bailar con un amigo y él me sigue mirando. Finalmente, me saca a bailar. Baila como los ángeles. Empieza a hablar. Piensa igual que yo. Nos transformamos de dos extraños en dos personas que tienen la impresión de haberse conocido por años. Me siento deseada, viva.

Los hijos reciclan nuestra conducta, pero hay que parar la bola de nieve

Siempre recuerdo un caso de mi programa “Quién tiene la razón”, que demuestra cómo los hijos reciclan nuestra conducta. La madre no paraba de llorar porque su hija estaba enamorada de un hombre “igualito a su papá”. Me rogaba que la “convenza” de dejar ese novio, que es un delincuente, según su percepción. Es el retrato de su ex marido, quien también estuvo preso y fue finalmente deportado del país.