87°F
weather icon Clear

Los médicos explican cómo se siente un coágulo sanguíneo

Todo el mundo sangra y, en la mayoría de los casos, la coagulación de la sangre es algo bueno.

“Un coágulo de sangre (también conocido como trombo) es un material gelatinoso que el cuerpo crea para detener la hemorragia cuando se sufre un corte, un rasguño u otra lesión”, explica el doctor Angelo Marino, radiólogo intervencionista de Yale Medicine y profesor adjunto de radiología clínica e imagen biomédica de la Facultad de Medicina de Yale.

El coágulo, una mezcla de varios componentes presentes en la sangre, como plaquetas, factores de coagulación proteicos especializados y glóbulos rojos, suele disolverse una vez completado o incorporarse a su entorno en forma de tejido cicatricial (colágeno).

Sin embargo, en algunos casos, los coágulos sanguíneos se forman cuando no deberían, y eso puede restringir o impedir el flujo sanguíneo a órganos vitales. En estos casos, los coágulos sanguíneos pueden ser una afección potencialmente mortal.

¿Qué es un coágulo sanguíneo?

Marino explica que los coágulos pueden formarse en las arterias, “una red de vías que transportan sangre rica en oxígeno y nutrientes desde el corazón a nuestros órganos y partes del cuerpo”, y en las venas, “vías que devuelven la sangre usada de los órganos al corazón”.

Cuando se forma un coágulo en una vena principal (más comúnmente en la pierna) se llama trombosis venosa profunda. “En algunos casos, el coágulo puede desprenderse de su punto de origen y desplazarse a los pulmones, lo que se llama embolia pulmonar”. Un coágulo en las arterias del corazón provoca un infarto, mientras que en el cerebro da lugar a una embolia”, explica.

¿Hasta qué punto son frecuentes los coágulos sanguíneos?

El doctor Darren Mareiniss, presidente del Departamento de Medicina de Urgencias de Trinitas Regional Medical Center, explica que el tromboembolismo venoso (TEV), definido como trombosis venosa profunda (TVP), embolia pulmonar (EP) o ambas, afecta cada año a unas 600 mil personas en Estados Unidos. “Los coágulos sanguíneos son extremadamente peligrosos si no se tratan, y hasta 100 mil personas mueren cada año de TEV”, afirma.

Añade que la EP es la principal causa de muerte en pacientes con cáncer, después del propio cáncer, y también es una de las principales causas de muerte en el embarazo y el posparto.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Según Mareiniss, existen varios factores de riesgo de tromboembolia venosa bien conocidos. Entre ellos figuran el diagnóstico de cáncer, la inmovilidad, la cirugía reciente, el embarazo, la terapia estrogénica, la edad avanzada, los traumatismos recientes y la obesidad.

“Además, algunos individuos tienen predisposición genética a formar trombos”, dice.

¿Qué se siente cuando se forma un coágulo?

Marino explica que los síntomas de un coágulo sanguíneo dependen de la parte del cuerpo en la que se encuentre y de si está en una arteria o en una vena. “En general, un coágulo en una vena provoca síntomas relacionados con el reflujo de la sangre, igual que una tubería de desagüe obstruida en casa provoca el reflujo del agua”, dice.

El síntoma más frecuente de la TVP es la hinchazón de la pierna afectada, generalmente la pantorrilla, explica el doctor Hamid Mojibian, director de imágenes por TC/RM cardíaca de Yale Medicine. “Esta hinchazón puede ir acompañada de enrojecimiento y calor en la zona”, afirma.

Una persona con TVP puede experimentar dolor o sensibilidad en la pierna afectada, sobre todo al ponerse de pie o caminar. “Este dolor puede sentirse como un calambre o una molestia en la pantorrilla o el muslo”, explica Mojibian. “En algunos casos, la piel de la zona afectada puede decolorarse y aparecer azul o roja”.

La pierna afectada puede sentirse caliente al tacto, lo que indica un aumento del flujo sanguíneo en la zona, dice. “Las personas con TVP pueden describir una sensación de pesadez o dolor en la pierna afectada, como si hubieran realizado un esfuerzo excesivo”.

La EP se produce cuando un trombo del sistema venoso se desprende y circula a través del corazón derecho hacia las arterias pulmonares, ocluyendo eficazmente el flujo sanguíneo e impidiendo la oxigenación de la sangre venosa, afirma Mareiniss. Los síntomas de la embolia pulmonar son dolor torácico y dificultad respiratoria.

“El paciente suele quejarse del clásico dolor torácico pleurítico, que aumenta con la respiración profunda”, explica. “Por desgracia, la muerte súbita es el primer síntoma en el 25 por ciento de las personas que desarrollan una EP”.

Una embolia se produce cuando un coágulo detiene el flujo sanguíneo a las arterias del cerebro, lo que puede causar debilidad en un lado del cuerpo, dificultad para hablar, problemas visuales o desorientación. “Un coágulo que detiene el flujo sanguíneo al corazón (infarto) puede causar opresión/dolor en el pecho, dificultad para respirar, sudoración y molestias en brazos u hombros”, dice Marino.

Si sospechas que tienes un coágulo

Si crees que tienes un coágulo de sangre, debes ser evaluado inmediatamente por un médico o proveedor de práctica avanzada, dice Mareiniss. “Los individuos con síntomas de dolor en el pecho o dificultad para respirar deben ser evaluados de forma inmediata en el servicio de urgencias”.

Un diagnóstico puede requerir imágenes de diagnóstico u otras pruebas. Una vez diagnosticado, el tratamiento dependerá de lo ubicado que esté el coágulo y de la gravedad y duración de los síntomas.

“El tratamiento de referencia para los coágulos de sangre es la anticoagulación, que son medicamentos conocidos comúnmente como anticoagulantes”, explica Marino. “Actúan impidiendo la formación de coágulos y también pueden descomponer los coágulos existentes”. Entre ellos están Coumadin, Heparina, Lovenox, Eliquis (apixaban) o Xarelto (rivaroxaban), dice Mareiniss.

Si los síntomas son graves, pueden administrarse por vía intravenosa unos fármacos llamados trombolíticos. “Actúan rápidamente para disolver el coágulo, pero solo funcionan cuando el coágulo está recién formado”, dice Marino.

También hay tratamientos mínimamente invasivos que pueden usarse para eliminar el coágulo. Uno de ellos, la trombólisis dirigida por catéter, consiste en usar un pequeño tubo (catéter) que se introduce, guiado por imágenes, directamente en el coágulo para administrar el medicamento que lo disuelve. “Este tratamiento también funciona mejor cuando el coágulo está fresco”, afirma. Sin embargo, dado el riesgo de hemorragia cuando se administran estos fármacos, un subgrupo de pacientes no será candidato a estos tratamientos.

“Otro tratamiento mínimamente invasivo, que es más reciente, consiste en usar un catéter para extraer físicamente los coágulos. Este procedimiento, conocido como trombectomía dirigida por catéter, ha revolucionado el tratamiento de pacientes con grandes embolias”, prosigue Marino.

Algunos coágulos, sobre todo los crónicos, pueden requerir una extirpación quirúrgica más invasiva.

LO ÚLTIMO