48°F
weather icon Clear

El brote de viruela del mono podría estar llegando a su fin en Nevada

ActualizadoDecember 21, 2022 - 7:46 pm

Con los casos de viruela del mono -o mpox, como se le llama ahora- reduciéndose, ¿ha terminado el brote?

“No puedo decir que esté erradicado”, dijo Cassius Lockett, del Distrito de Salud del sur de Nevada, en relación con el virus, una vez raro, que ha provocado brotes en todo el mundo este año.

“Parece que está bajo control”, dijo Lockett, director de vigilancia y control de enfermedades del distrito.

Solo se reportó un nuevo caso en el Condado Clark en la primera quincena de diciembre, según los datos más recientes del Distrito de Salud. Por el contrario, durante la segunda quincena de agosto, que es cuando el distrito comenzó a publicar los datos semanales de mpox, hubo 66 nuevos casos.

Se han reportado 288 casos en el condado desde junio, cuando se identificó el primer caso local. En octubre, se reportó la muerte de un residente con mpox, aunque la causa de la muerte del hombre inmunocomprometido se atribuyó a otros factores.

Este año se han identificado cerca de 83 mil casos de mpox en docenas de países, incluidos casi 30 mil casos y 20 muertes en Estados Unidos.

Eventos de vacunación acreditados

El virus se ha estado propagando principalmente en las redes de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, a través del contacto estrecho piel con piel, especialmente en las relaciones sexuales. Sin embargo, cualquiera puede infectarse con el mpox, que el mes pasado fue rebautizado, antes llamado monkeypox (viruela del mono), por la Organización Mundial de la Salud, mencionando la preocupación de que el nombre original pudiera interpretarse como discriminatorio y racista.

El enfermero Rob Phoenix, fundador y dueño de The Huntridge Clinic, confía en que los brotes en Estados Unidos se estén resolviendo. En su opinión, las campañas de vacunación dirigidas a las personas de mayor riesgo han contribuido a frenar la enfermedad.

“Sacaron la atención médica pública literalmente a la calle”, afirma, desplegando unidades móviles en lugares donde se reunían las personas de mayor riesgo, como desfiles y actos del orgullo gay.

Sigue hablando con los pacientes sobre las formas de minimizar el riesgo de contraer la enfermedad, conversaciones que le gustaría que se normalizaran.

“No creo que podamos tachar esto de nuestra lista de preguntas y cosas en las que pensar”, afirmó Phoenix, cuya clínica atiende a la comunidad LGBTQ.

Uno de los pacientes de la clínica fue diagnosticado con mpox el lunes. El paciente había recibido las dos dosis de la vacuna Jynneos, lo que podría explicar por qué tenía solo una lesión y un caso ligero, dijo Phoenix. El paciente no experimentó fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y el agotamiento que suelen preceder al desarrollo de una erupción y lesiones.

Las lesiones pueden ser muy dolorosas y dejar cicatrices. Para tratar la viruela se usan medicamentos antivirales desarrollados para tratar la viruela, una enfermedad más grave de la misma familia de virus, y fármacos para tratar el SIDA.

Amenaza continua

A principios de este mes, el secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra, dijo que el departamento no espera extender la declaración de emergencia de salud pública cuando expire en enero.

“Pero no quitaremos el pie del acelerador: seguiremos monitoreando de cerca las tendencias de los casos y alentaremos a todas las personas en riesgo a vacunarse gratuitamente”, dijo en un comunicado.

En el Condado Clark, el Distrito de Salud está centrado en conseguir que las segundas dosis de la vacuna lleguen a los brazos, dijo Lockett. Se han administrado más de 7,800 dosis de vacuna en el condado.

Las autoridades médicas de Estados Unidos han afirmado que puede ser imposible eliminar la enfermedad, advirtiendo de que podría ser una amenaza continua principalmente para los hombres homosexuales y bisexuales durante los próximos años.

En el Condado Clark, el 96 por ciento de los casos de mpox se han dado en hombres. El 89 por ciento de los casos se han dado en personas que se identifican como LGBTQ+ y el ocho por ciento en heterosexuales, desconociéndose la orientación sexual del tres por ciento, según datos del Distrito de Salud.

Antes de mayo, no se sabía que el mpox, una enfermedad que se cree que se origina en los animales, desencadenara grandes brotes más allá de África central y occidental.

Fuera de África, casi todos los casos se han dado en homosexuales, bisexuales u otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. Los científicos creen que el mpox desencadenó brotes en países occidentales tras propagarse a través del sexo en dos raves en Bélgica y España.

Los esfuerzos de vacunación en los países más ricos, junto con intervenciones específicas, han reducido drásticamente el número de casos después de que alcanzaran su punto máximo en verano.

En África, la enfermedad afecta principalmente a personas en contacto con animales infectados, como roedores y ardillas. La mayoría de las muertes relacionadas con el mpox se han producido en África, donde casi no ha habido vacunas disponibles.

El último brote de mpox en Estados Unidos fue en 2003, cuando se reportaron 47 casos confirmados y probables, todos ellos por contacto con perros de la pradera. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las mascotas se infectaron tras alojarse cerca de pequeños mamíferos importados de Ghana.

Era la primera vez que se reportaba un caso humano fuera de África.

La viruela del mono se descubrió por primera vez en 1958, cuando ocurrieron dos brotes de una enfermedad similar a la viruela en colonias de monos destinados a la investigación, de ahí su nombre. El primer caso en un ser humano se registró en 1970 en la República Democrática del Congo.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
 
Los exámenes oftalmológicos regulares son clave para la detección temprana del glaucoma

La forma más común de glaucoma no presenta signos de advertencia. Es posible que notes puntos ciegos irregulares en la visión lateral o central. Pero la pérdida de visión suele ser tan gradual que es posible que no notes ningún cambio hasta que la enfermedad esté en una fase avanzada.