88°F
weather icon Mostly Clear

¿Tendrá Death Valley una ‘superfloración’ esta primavera?

Puede que los aguaceros de abril traigan las flores de mayo, pero ni siquiera los fuertes monzones del año pasado trajeron superflores a la mayor parte del suroeste desértico.

El Parque Nacional Death Valley puede albergar algunas de las superflores más espectaculares, que cubren los valles con un manto de pétalos de un amarillo vibrante. Pero los responsables del parque afirman que un otoño y un invierno más secos de lo normal han frenado las expectativas de una gran floración este año.

“El Parque Nacional Death Valley no prevé una superfloración”, escribió en un correo electrónico Abby Wines, analista de administración del parque.

El parque fue testigo de un torrente de lluvias el verano pasado, suficiente para causar intensas inundaciones en el paisaje habitualmente árido. Pero las lluvias que siguen a la estación de los monzones suelen ser más importantes para provocar las grandes floraciones. Las superflores que cubrieron los suelos de Death Valley en 1998, 2005 y, más recientemente, en 2016, fueron precedidas por totales de lluvia de octubre a diciembre que oscilaron entre tres y ocho veces las 0.4 pulgadas de lluvia que caen normalmente en esos tres meses en el parque. Este año, el parque solo ha visto 0.3 pulgadas en ese periodo.

Ya hay fuertes indicios de que este año no se repetirán las superflores del pasado. En aquellos años, las flores habían empezado a florecer a finales de enero en Death Valley, y a partir de la primera semana de febrero “aún no hemos visto gran cosa”, dijo Wines.

“Si tenemos suerte, este será un año de floración promedio”, añadió.

Ese parece ser el caso de gran parte de la región, según Jim André, que rastrea la flora del desierto como director del Granite Mountains Desert Research Center, en California.

“Lo que puedes esperar es que la mayor parte del Mojave no va a tener una superfloración”, dijo André.

Al igual que Death Valley, el Suroeste experimentó el año pasado una importante cantidad de humedad procedente de los monzones de verano y principios de otoño. Esas precipitaciones ayudaron a enfriar las temperaturas del suelo, lo que puede mejorar las condiciones de germinación.

Pero los aguaceros de finales de otoño y de invierno han sido irregulares este año, dijo André, lo que significa que la mayor parte de Mojave, incluidos Barstow, California, los alrededores del valle de Las Vegas y gran parte del Parque Nacional Joshua Tree, se parecerá mucho a Death Valley, con floraciones medias o inferiores a la media.

Hay al menos unos pocos lugares donde se espera que las flores silvestres ofrezcan un espectáculo este año, gracias a una serie de ríos atmosféricos que barrieron la zona durante gran parte de enero y dejaron caer abundantes cantidades de lluvia por el camino.

Según André, la Sierra Nevada oriental, cerca de Bishop, California, debería ser especialmente espectacular esta primavera, y los lugares del extremo occidental del desierto de Mojave, como Palmdale, California, también deberían ser fuertes.

Las flores deberían estar en plena floración en abril y, en algunas zonas del norte, más cerca de principios de mayo. Si el final del invierno es fresco y húmedo, podría alargar la época de floración unas semanas, mientras que un final de estación más cálido y seco podría adelantar y acortar también ese tiempo de floración.

Algunos lugares han decidido no esperar hasta la primavera, con las flores silvestres del Parque Estatal del Desierto de Anza-Borrego, en el sur de California, ya en pleno apogeo, y un acontecimiento similar cerca de Parker, Arizona, dijo André.

Aún hay tiempo para que las cosas cambien, y hay algunos indicios de que lloverá más en la región en una o dos semanas. Pero las perspectivas generales no son buenas.

“No tiene buena pinta, porque ahora mismo estamos en una situación de sequía prolongada”, dijo André. “El tiempo corre realmente en contra de una superfloración en estas regiones”.

LO ÚLTIMO
Cómo financió Steve Wynn el primer megaresort de Las Vegas

El Mirage, que cerrará sus puertas el 17 de julio, reajustó los estándares de la industria en cuanto a la forma de hacer realidad los conceptos de casinos de ensueño.