53°F
weather icon Cloudy

El “pandemónium” al estilo de Miami Beach es improbable en Las Vegas, aquí la razón

Durante el fin de semana llegaron multitudes de turistas, cuyo tamaño no se había visto en más de un año.

En Las Vegas, su llegada fue celebrada por los expertos, los empresarios y los visitantes como el comienzo del tan esperado renacimiento de la ciudad.

En Miami Beach, la llegada fue recibida con toques de queda y la policía disparando bolas de pimienta para dispersar a los asistentes.

¿A qué se debe la diferencia en esta historia de dos ciudades?

“Creo que la gente está acostumbrada a que Las Vegas, especialmente el Strip y el centro, sean entornos mucho más controlados”, afirma David Schwartz, historiador de juegos y experto en turismo de la UNLV. “Creo que todo el mundo acepta que cuando entras en un casino hay ciertas cosas que no puedes hacer, y creo que eso hace que sea mucho más fácil hacer cumplir muchas de estas cosas”.

Pese al apodo de “Ciudad del Pecado” y de la idea de que todo está permitido, es importante recordar que la mayoría de los establecimientos del Strip son propiedad de unas pocas empresas que no quieren entrar en conflicto con la Nevada Gaming Commission. Hay demasiado en juego para estas empresas como para dejar que las multitudes, o incluso los individuos, se pongan demasiado nerviosos.

Obviamente, “lo que pasa aquí, se queda aquí”, dice Schwartz, “pero los titulares de las licencias siempre se han tomado la regulación en serio, y no toleran que la gente infrinja las normas, por una buena razón”.

Planteamientos de los gobernadores

Mientras que el gobernador Steve Sisolak acaba de aumentar los límites de capacidad al 50 por ciento y las máscaras siguen siendo obligatorias en Nevada, el gobernador Ron DeSantis lleva tiempo buscando el crédito por las relativamente pocas restricciones de seguridad de Florida a lo largo de la pandemia.

“La percepción actual del público es que Florida es muy abierta”, dice Amanda Belarmino, profesora adjunta en el William F. Harrah College of Hospitality de la UNLV, “así que creo que eso puede estar atrayendo a la gente… que es menos probable que sea diligente, no solo en cuanto a las restricciones de COVID, sino a las restricciones en general”.

Muchos en la escena de los restaurantes del valle adoptaron la llegada de los turistas y la vuelta a la normalidad que presentó el fin de semana. En Miami Beach, sin embargo, los restaurantes están siendo clausurados por las mismas multitudes que necesitan para sobrevivir. Las fiestas callejeras que han azotado la zona de ocio de la ciudad han dado lugar a un toque de queda a las 8 p.m. que está en vigor de jueves a domingo hasta el 12 de abril. Durante esas horas, los restaurantes solo pueden abrir para el reparto.

Los disturbios de Miami Beach ponen de manifiesto las diferencias fundamentales entre los destinos de fiesta, dice Belarmino, que pasó 15 años en el sector de la hostelería, seis de ellos en el Strip, antes de entrar en el mundo académico. Aunque Miami Beach tiene su espacio de bares y discotecas, uno de sus mayores atractivos es la propia playa, que puede ser difícil de regular y patrullar.

“Las cosas divertidas y emocionantes que se pueden hacer en Las Vegas están en las propiedades, así que van a estar controladas”, señala. “Van a estar bajo vigilancia. Van a estar bajo seguridad”.

Eso no quiere decir que las cosas no se salgan de control aquí. Pero cuando el otoño pasado salieron a la luz informes sobre un aumento de los delitos violentos en el Strip, la policía de Las Vegas puso en marcha una operación de tres meses que se saldó con más de 1,200 detenciones. Después de todo, lo último que quiere una ciudad es que su mayor motor económico sea considerado inseguro.

Estar preparado

“Creo que la lección que hay que aprender de (Miami Beach) para Las Vegas, sin embargo, es estar preparados”, sugiere Belarmino. “A medida que avanzamos, tenemos que seguir haciendo lo que hacemos bien”.

Los informes y las imágenes de visitantes que regresan a Las Vegas en masa, sin incidentes, podrían crear un efecto de bola de nieve, dice Schwartz, con gente que vea esas multitudes y quiera formar parte de ellas. Sin embargo, aún es demasiado pronto para decir que la ciudad ha dejado atrás el año pasado.

“Creo que si sobrevivimos las próximas dos semanas, que creo serán críticas, y no hay picos de infecciones, y los viajes en avión son seguros, entonces diríamos que hemos pasado lo peor”, dice Schwartz. “Pero creo que nos queda un poco más antes de poder hacer esa afirmación”.

Es solo una cuestión de cuándo, añade, no de si.

“Creo que Las Vegas, como marca, sigue siendo definitivamente muy vibrante”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO