82°F
weather icon Clear

Decenas de familias preocupadas podrían ser desalojadas al concluir un programa de vivienda

Esta casa lo cambió todo para Ursulia Christmas.

“Fue increíble”, dijo esta madre soltera de 48 años con seis hijos, recordando cuando se mudó por primera vez. “Ahorré dinero. Pude dar a mis hijos las cosas que querían. Verlos jugar básquetbol y béisbol”.

Christmas ha rentado la casa de cuatro habitaciones de Lone Mountain a la ciudad de Las Vegas desde 2011. Sus paredes están cubiertas de fotos familiares, certificados de honor y otros recuerdos. Ha puesto un set de columpios en el patio trasero. Es solo una de los cientos de propiedades que la ciudad compró durante la Gran Recesión como parte de un programa federal destinado a llenar las casas abandonadas.

“¿Quién renunciaría a esto?” dijo Christmas.

Entonces, la carta llegó.

Un aviso enviado por correo a mediados de mayo informaba a Christmas de que el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por su sigla en inglés) había autorizado a la ciudad a vender su casa. No se trataba de un aviso de desalojo, pero la carta sugería firmemente que finalmente tendría que mudarse.

Ahora, Christmas y sus hijos se encuentran entre las docenas de familias que temen la inseguridad de la vivienda y el posible desplazamiento a medida que Las Vegas cierra el programa de vivienda financiado por el gobierno federal. El programa, que antes supervisaba cientos de propiedades, está en proceso de vender sus últimas 61 viviendas.

La reubicación requeriría que la familia navegara por un mercado de viviendas y rentas volátil: Aunque los tipos de las hipotecas han bajado ligeramente en las últimas semanas, los precios siguen siendo altos y el inventario bajo.

Pero no se trata solo del costo. Los hijos de Christmas tienen edades entre los cuatro y los 27 años. Los tres más jóvenes fueron adoptados en 2021, dijo, y algunos de ellos tienen necesidades especiales. Mudarse significaría alejar a sus hijos de la escuela, de la guardería y de sus servicios terapéuticos. Tendría que mudarse más lejos de su madre de 73 años, que tiene problemas de salud y a la que Christmas visita regularmente para cuidarla.

“Ha sido estresante. He estado enferma, sin poder dormir”, dijo Christmas. “Simplemente no sé qué va a hacer esta gente”.

Respuesta a la crisis de la vivienda

El “Neighborhood Stabilization Program” (NSP) comenzó en 2008, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y las consecuencias financieras. En tres plazos, el programa ha asignado casi siete mil millones de dólares en total a ciudades y organizaciones sin ánimo de lucro de todo el país.

Los fondos podían usarse para actividades como la rehabilitación de viviendas abandonadas o embargadas, la demolición de propiedades deterioradas, la reurbanización de vecindarios o la concesión de ayudas para el pago inicial. Pero las ciudades podían decidir cómo invertir el dinero.

Las Vegas recibió más de 25 millones de dólares en fondos del NSP. Una parte de esos fondos se destinó a ayudar a las familias a comprar viviendas abandonadas o embargadas, según los artículos del Review-Journal. Pero aproximadamente el 55 por ciento de la subvención se usó para comprar unidades para rentar a largo plazo para las familias con menos ingresos.

En el momento álgido del programa, entre 2010 y 2012, Las Vegas poseía más de cien propiedades de renta. La mayoría estaban ubicadas entre Tule Springs y Summerlin South, códigos postales con el mayor índice de ejecuciones hipotecarias en ese momento.

Las viviendas se rentaban a personas que ganaban el 50 por ciento de los ingresos promedio de la zona o menos, según los documentos. Una casa de cinco dormitorios podía rentarse por solo 845 dólares al mes, según el sitio web de la Autoridad Regional de la Vivienda del Sur de Nevada, a la que el ayuntamiento pagaba por administrar las propiedades.

Otros municipios usaron también la estrategia de las rentas a largo plazo: Henderson, por ejemplo, dio fondos a organizaciones locales sin ánimo de lucro para que compraran y rehabilitaran viviendas para su renta. Kathleen Richards, portavoz de Henderson, dijo que hay 23 viviendas del NSP en Henderson que siguen operando como viviendas asequibles.

Los residentes de Las Vegas dijeron que el NSP les dio la oportunidad de elevarse económicamente a la vez que mejoraban su calidad de vida. Y antes de este año, las viviendas solo se vendían después de que los inquilinos se mudaran voluntariamente, dijo Kathi Thomas-Gibson, directora de Servicios Comunitarios de la ciudad.

Luego, en 2019, dijo Thomas-Gibson, la ciudad recibió instrucciones del HUD para cerrar el programa “rápidamente”.

“Siempre se diseñó para que fuera un programa temporal”, dijo.

Christmas y otros residentes juran que un representante de la Autoridad de Vivienda les dijo que nunca se verían obligados a reubicarse cuando se mudaron hace más de una década. Otros dicen que siempre supieron que en algún momento tendrían que marcharse. Ninguno de los residentes entrevistados para este reportaje tiene documentos que detallen las promesas de permanecer en la propiedad.

En cualquier caso, el NSP llega a su fin en un momento en que el valor de las viviendas está inflado y las viviendas asequibles son escasas, lo que pone a los residentes al límite. Se están dando cuenta de que el valor de sus propias casas se ha disparado desde que se mudaron.

La ciudad compró la casa de Christmas por 140,109 dólares en diciembre de 2009, por ejemplo. Pero hoy, la casa probablemente valga al menos el doble: En 2019, la casa de al lado se vendió por 307,500 dólares. Zillow calcula que el valor de mercado de la casa de Christmas podría ser de unos 471 mil dólares.

Los beneficios de las ventas de las casas se destinarán a otros programas de viviendas asequibles, incluidas futuras promociones, dijo Thomas-Gibson. Pero eso es poco consuelo para los residentes del NSP que quieren permanecer en sus casas.

La situación forma parte de una crisis más amplia de unidades de renta asequibles, dicen los expertos. Los residentes han llegado a depender de una solución improvisada para un “problema enconado”. El sur de Nevada se enfrenta a una escasez de viviendas estimada en más de 80 mil unidades.

“En realidad, es un problema mayor con el que se enfrenta la gente de todo el país en estos momentos”, dijo Tammy Leonard, economista y profesora de la Universidad de Dallas que estudió las actividades del NSP en su ciudad. “Es un fracaso en todos los frentes, que todavía tenemos problemas de vivienda asequible en todo Estados Unidos”.

Retrasos en la información

Durante más de un mes después de recibir las cartas, los residentes dijeron que les costó conocer cualquier detalle mientras llamaban a múltiples organismos locales.

La falta de información hizo que varios residentes se temieran lo peor. Muchos empezaron a buscar frenéticamente nuevos lugares para vivir, e inmediatamente se vieron intimidados por los elevados precios de las rentas y las tasas de solicitudes.

“Nadie tiene mucha información que dar”, dijo la residente Timesha McCullah a principios de junio. Tiene tres hijos y vive en su casa del NSP desde hace cuatro años. “Uno pensaría que tendrían más información que proporcionarnos antes de enviar las cartas”.

Clifton Mims, jubilado de 62 años que vive en su NSP con su hijo adolescente, dijo que había empezado a considerar mudarse fuera del estado.

“Ahora estoy batallando”, dijo Mims en junio. “No me dan la información que necesito para hacer nada más”.

Los residentes llamaron a la Autoridad de Vivienda, su punto de contacto para todo, desde la renta hasta el mantenimiento, hasta ahora. Algunos se presentaron en las reuniones de la junta directiva para implorar información a los funcionarios.

Lewis Jordan, director ejecutivo de la agencia, dijo en junio que la Autoridad de la Vivienda estaba “en contacto” con la ciudad y conocía los posibles planes de venta de las viviendas del NSP. Pero los dirigentes de la agencia seguían sin poder orientar a los inquilinos.

“Definitivamente, no era algo que supiéramos, antes de que empezara a suceder, antes de que empezáramos a escuchar a los inquilinos”, dijo el comisionado del condado William McCurdy II, que ejerce de vicepresidente en la junta de la Autoridad de Vivienda.

La información parecía esquiva hasta finales de junio. Fue entonces cuando, en una tórrida noche de jueves, unas 60 personas se reunieron en un centro comunitario de Centennial Hills para celebrar una reunión.

Las luces estaban apagadas para mantener la sala fresca. El ambiente era tenso, aprensivo.

Dirigía la reunión Del Richardson & Associates (DRA), una empresa de asuntos públicos y servicios comunitarios a la que la ciudad está pagando hasta 400 mil dólares para coordinar el traslado de las familias. El contrato de la empresa comenzó en enero, según los registros, pero esta era su primera reunión con los residentes.

Apenas había comenzado la presentación cuando la multitud interrumpió, impaciente por obtener respuestas.

“¿Para qué sirve todo esto?”, llamó un hombre cerca del frente. “Pagamos nuestra renta. ¿No creen que ya hemos sufrido bastante?”.

Durante más de dos horas, los residentes mostraron su frustración por el confuso proceso y se preguntaron qué vendría después. Varios señalaron que la mayoría de los desplazados eran personas de color.

El personal de DRA aseguró a los residentes que la empresa podría ayudarles con los gastos de mudanza, la renta o la ayuda para el pago inicial. La empresa se encargaría de la búsqueda de vivienda, dijo un miembro del personal, e incluso podría ayudarles a mudarse fuera del estado.

Describieron las subvenciones del gobierno federal y de las organizaciones sin ánimo de lucro, así como los servicios que ofrece DRA en materia de estrategia financiera, creación de créditos y desarrollo de la mano de obra. Los inquilinos recibirían otro aviso por correo para determinar su elegibilidad para los servicios.

“Todo es caso por caso”, dijo Taurean Gordon, director ejecutivo de DRA, que describió el calendario de la transición como “más o menos a finales de año”.

“Por persona, puede durar más”, dijo.

Al final de la velada, muchos de los asistentes se sintieron aliviados al conocer las opciones disponibles, pero varios se mostraron escépticos ante la empresa. Muchos seguían conmocionados por haberles pedido que abandonaran sus casas.

“Nos sentíamos como si hubiéramos ganado la lotería”, dijo una mujer de la multitud. “Y ahora nos la quitan”.

“Paralización” para los residentes

Con el fin del programa federal, los funcionarios municipales dicen que la situación está en gran medida fuera de sus manos. Cualquier fondo de subvención no usado podría ser “recapturado” por el HUD.

“En realidad, la ciudad no tiene elección en esto”, dijo el portavoz de la ciudad de Las Vegas, Jace Radke.

Thomas-Gibson dijo que su prioridad es aminorar el golpe a los residentes, razón por la que se contrató a DRA.

“Le dijimos a DRA que cada inquilino debe tener un resultado positivo”, dijo. “Cada familia recibe un plan individual adaptado a su hogar en particular”.

Desde aquella reunión en el centro comunitario, el personal de DRA se reunió con los residentes individualmente, donde completaron cuestionarios para describir los ingresos y las necesidades de vivienda. Pero aún no hay un calendario sobre cuándo o si los inquilinos tendrán que mudarse. Radke dijo que el DRA proporcionará una actualización por escrito sobre sus progresos en diciembre.

Pero mientras tanto, los residentes se sienten inquietos. McCullah dijo que parece que todo está “paralizado”.

La prolongada incertidumbre solo está agravando los temores de los residentes. Mims dijo que tenía la sensación de que se había traído a DRA solo para “apaciguar” a la multitud. Mientras tanto, está intentando recuperar su antiguo trabajo, saliendo del retiro para trabajar como redactor de multas y supervisor de William Hill. Sigue considerando la posibilidad de mudarse fuera del estado.

“Todavía estoy en el limbo”, dijo. “No sé qué va a pasar”.

Christmas dijo que ha visitado un hospital en dos ocasiones tras sufrir ataques de pánico.

“No sabemos qué está pasando”, dijo. “Pensamos que nos van a apagar. … A veces simplemente me canso. Algunos días intento ni siquiera preocuparme por ello, pero sabemos que esa fecha se acerca”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Hallazgos de RJ hacen que Nevada revise las reducciones de multas de tránsito

Las autoridades estatales están creando un grupo de trabajo para estudiar la frecuencia con la que las multas de tránsito se reducen a infracciones de estacionamiento en la corte, después de una investigación de Review-Journal que muestra que cientos de miles fueron reducidas, incluso infracciones graves.

El trabajo de investigación de Jeff German relacionado con Robert Telles

El periodista de investigación asesinado Jeff German había reportado ampliamente sobre la agitación y las acusaciones de los empleados sobre el acoso y el favoritismo en la oficina del administrador público del Condado Clark que involucra a Robert Telles. Telles ha supervisado la oficina desde principios de 2019.

FBI investiga al capitán del alguacil de Nye por presunta mala conducta

El FBI está investigando a un capitán del alguacil del Condado Nye por mala conducta después de que una serie de reportajes del Review-Journal plantearan dudas sobre la ética y el abuso de poder como ayudante, según fuentes familiarizadas con el caso.

Fiscal pide que se investigue a los agentes que no detuvieron a un conductor ebrio

El fiscal del distrito del Condado Nye pidió al estado que investigue si los agentes implicados en un accidente mortal de alto perfil deberían enfrentarse a cargos penales por no haber detenido al conductor y si el departamento del alguacil ocultó pruebas a los fiscales, según se enteró el Review-Journal.

Estos funcionarios abusaron de la prima de estacionamiento del aeropuerto

Algunos funcionarios del Condado Clark seguían obteniendo estacionamiento gratuito el año pasado en el Aeropuerto Internacional Harry Reid para uso personal, a pesar de que los funcionarios del aeropuerto estaban enterados de que ya se habían suscitado abusos anteriormente, según muestran nuevos datos.

Oficiales de LVMPD serán capacitados para salvar vidas

La Universidad Touro presentó una asociación con el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD, por sus siglas en inglés), la cual consiste en la implementación del “Programa de Capacitación Médica de Respuesta a Crisis en Las Vegas” para darles a los oficiales las herramientas necesarias para salvar a personas en situaciones que ponen en riesgo sus vidas.