70°F
weather icon Clear

Piden a dos que abandonen reunión del CCSD por comentarios sobre educación sexual

La policía le pidió a dos personas que abandonaran una reunión de la Junta Escolar del Condado Clark el jueves después de gritarles a los miembros de la junta mientras consideraban un punto de la agenda sobre un Comité Asesor de Educación Sexual.

La junta votó 6-1 para nombrar a siete miembros por un término de dos años para un comité requerido bajo la ley estatal. La miembro de la junta Katie Williams se opuso a la petición.

Después de los comentarios del público, la miembro de la junta Lola Brooks dijo que la diversidad sexual es un hecho de la vida y está respaldada por la ciencia.

Una mujer del público gritó: “No se debe sexualizar a los niños”. Siguió gritando y comparó a la junta con el KGB.

“¿En qué momento dejarán hablar a los padres? No lo hacen”, dijo la mujer.

Un hombre también gritaba. La policía les pidió a ambos que se marcharan.

La presidenta de la Junta Evelyn García Morales dijo que hay un tiempo para comentarios del público y que gritar durante una reunión no se tolera.

Un portavoz del distrito dijo que no se emitieron sanciones.

Durante un periodo de comentarios públicos, un puñado de personas expresaron su oposición a la existencia del Comité Asesor de Educación Sexual y una persona específica que estaba siendo nombrada, así como llamó a la derogación de la política de género diverso del distrito.

Stephanie Kinsley dijo que el comité no debería existir porque el distrito ya está fallando en lo que está haciendo. García Morales preguntó varias veces qué tenían que ver sus comentarios con el punto de la agenda.

Más tarde en la reunión, Kinsley dio otro comentario. Su micrófono fue apagado después de que ella hizo comentarios acerca de cómo los niños están siendo arruinados y sobre los efectos futuros en sus vidas sexuales.

Algunos expresaron su apoyo a Moms for Liberty, una organización nacional que se ha expandido a la zona de Las Vegas. El Southern Poverty Law Center ha clasificado a la organización como grupo extremista.

Ninguna manifestación sindical

A diferencia de dos reuniones de la junta escolar en agosto, donde miles de educadores protestaron fuera, la Asociación de Educación del Condado Clark (CCEA) no organizó una manifestación el jueves. Y había un montón de asientos vacíos dentro de la sala de reuniones.

El sindicato de maestros - que representa a unos 18 mil empleados con licencia - ha llevado a cabo protestas en medio de polémicas negociaciones contractuales que comenzaron a finales de marzo.

El distrito declaró el martes un punto muerto tras 11 sesiones de negociación.

El miércoles, un juez de distrito emitió una orden preliminar para detener las huelgas de maestros que han cerrado ocho escuelas durante un día cada una desde el 1° de septiembre, diciendo que considera que se produjo una huelga.

El sindicato presentó un recurso de apelación y una petición de suspensión de emergencia ante el Tribunal Supremo de Nevada. Los funcionarios del sindicato han negado cualquier implicación en las huelgas.

Los miembros de la junta escolar no discutieron ni el estancamiento o requerimiento judicial preliminar jueves, y los temas no estaban en la agenda de la reunión.

El superintendente Jesús Jara no estaba en la reunión.

Durante la primera reunión de la Junta Escolar el mes pasado, los miembros del sindicato llenaron la sala y estaban cantando y gritando. Los administradores abandonaron la sala tres veces antes de considerar solo algunos puntos del orden del día y levantar la sesión.

Ese mismo mes, tres sindicalistas fueron expulsados por la policía -al menos uno esposado- tras negarse a abandonar la reunión. Dos de ellos fueron sancionados por perturbar el orden público.

Durante el periodo de comentarios del público, varios oradores se pronunciaron sobre el salario y las condiciones de trabajo de los maestros.

Evelynn McGuffin, una estudiante magnet en un programa de ingeniería aeroespacial que tiene maestros en su familia, le pidió a la junta apoyar a los maestros.

La mayoría de los maestros no ganan más de 65 mil dólares al año y eso no alcanza para rentar, dijo McGuffin. “Es importante para sus alumnos”.

La maestra Tiffanie Bemoll dio a los fideicomisarios una sinopsis de lo que tiene que hacer durante un día contratado. Los maestros trabajan fuera de su día contratado por necesidad, dijo.

Calculó que tarda 32 horas en calificar una tarea preparatoria para 120 alumnos inscritos en una asignatura. Ella imparte tres asignaturas.

“Por eso los maestros están cansados”, dijo, y añadió que es la parte que nadie ve y por la que nadie lo entiende.

Vicki Kreidel, presidenta de la Asociación Nacional de Educación del Sur de Nevada, dijo que el comienzo de este curso escolar ha sido uno de los más duros en sus 21 años de docencia.

La moral en el distrito es “angustiosamente baja” y el punto muerto en la negociación colectiva fue otro golpe duro, dijo.

Los maestros no deberían recibir información importante por correo electrónico a las 5 p.m. de un viernes, y deberían recibir directamente las actualizaciones críticas en lugar de escucharlas en las noticias”.

Disciplina estudiantil

Los administradores escucharon el jueves una presentación sobre la disciplina de los alumnos. La junta recibe actualizaciones periódicas sobre temas del plan estratégico quinquenal del distrito.

El año pasado, hubo 29,791 suspensiones - alrededor de 12 mil más que el objetivo del plan estratégico.

El distrito tuvo 1,434 expulsiones discrecionales, unas 900 más que su objetivo.

También hay delitos que dan lugar a expulsiones obligatorias, pero las cifras no se incluyeron en la presentación.

Para las suspensiones, el distrito se está acercando a los niveles altos anteriores del año escolar 2018-19 y lo superó para las expulsiones discrecionales, dijo el superintendente Adjunto Kevin McPartlin.

El distrito no alcanzó sus objetivos para ningún grupo de estudiantes ni para suspensiones ni para expulsiones discrecionales.

Se establecieron objetivos ambiciosos antes de la pandemia del COVID-19, dijo McPartlin.

LO ÚLTIMO