93°F
weather icon Cloudy

Programa educativo ofrece una segunda oportunidad a jóvenes

Actualizado June 28, 2024 - 4:47 pm

Familias llegaron a la biblioteca del este de Las Vegas radiantes de orgullo el viernes 21 de junio, listas para darle la bienvenida al séptimo grupo del programa YouthBuild de Chicanos Por La Causa (CPLC).

Los dieciséis graduados son parte de YouthBuild Las Vegas, un programa integral de desarrollo comunitario y juvenil de 6 meses que ayuda a estudiantes de bajos ingresos a recibir su diploma GED o HiSET y les abre una puerta para desarrollar carreras profesionales de su elección como la soldadura, construcción, enfermería y cosmetología.

El programa “aborda de manera única la situación de los hombres y mujeres jóvenes desempleados que han abandonado la escuela y no tienen un camino aparente hacia un futuro productivo”, según el sitio web de CPLC.

Según Serafín Calvo, Director de Desarrollo de Empleos y Desarrollo de la Comunidad de CPLC, los educadores y líderes del programa quieren que todos los estudiantes se sientan bienvenidos a participar, incluso si se sienten perdidos en la vida.

“Si tienen un hijo o a ustedes que tienen de entre 18 a 24 años y no saben que hacer con su vida, no recibieron su diploma por alguna razón o no saben que quieren hacer como una profesión, este programa es especialmente para ti”, dijo Calvo.

Las solicitudes están actualmente abiertas para el próximo grupo de estudiantes, que comenzará el 22 de julio y se centrará en desarrollar carreras en la construcción. Además de recibir capacitación práctica por parte de personal experto, el programa de pago también incluye un sueldo de $15 por hora mientras aprenden y una beca final de $1,900 para su educación futura.

“Te vamos a ayudar a poder obtener tu diploma, luego te vamos a ayudar a desarrollar una habilidad que quieras desarrollar y te ayudamos luego a encontrar un trabajo”, dijo Calvo.

Para estudiantes como Reynaldo Ponce, de 20 años, el programa ha sido como un salvavidas que lo ha ayudado a superar las dificultades educativas que ha enfrentado desde que estaba en la escuela secundaria.

Ponce tenía 13 años cuando su madre murió de cáncer y dice que si bien su salud mental se estaba deteriorando, lo que lo distraía de mantener sus calificaciones en la escuela, también comenzó a trabajar desde muy joven para ayudar a su familia junto con su padre y su hermano.

Hubo muchas noches en las que Ponce y sus hermanos trabajaron toda la noche y aún tenían que ir a la escuela al día siguiente. En la graduación, docenas de padres y compañeros se pusieron de pie cuando Ponce recibió su diploma en honor a su difunta madre.

“Me siento muy bien porque algunas veces no siento que tengo mucho apoyo pero ahorita siento mucho”, dijo Ponce. Después de recibir su diploma, Ponce sueña con unirse al ejército y seguir una carrera en soldadura.

Para mas información y aplicar para el programa, haz clic aqui.

LO ÚLTIMO