68°F
weather icon Clear

Organización sin fines de lucro para prevenir el abandono escolar se expande a más escuelas

El estudiante de quinto grado Freddie Coleman está recibiendo ayuda para aprender a manejar la ira sin siquiera salir de su escuela primaria.

El niño de 10 años se encuentra entre las docenas de estudiantes de Lowman Elementary School, cerca de Nellis Air Force Base, que son atendidos por la organización sin fines de lucro Communities In Schools, una organización para la prevención de la deserción escolar que opera en todo el país.

Freddie dijo el martes a un pequeño grupo de visitantes dentro de la sala de recursos de Communities In Schools en Lowman que los coordinadores del sitio “me ayudan mucho, mucho”.

“Es como un lugar tranquilo”, dijo sobre la sala. “Me encanta estar aquí”.

Lowman Elementary está entre los 80 campus del Distrito Escolar del Condado Clark (CCSD) que son atendidos por Communities In Schools of Nevada.

La organización opera dentro de los edificios escolares, ayudando a conectar a los estudiantes y las familias con los recursos y el apoyo que necesitan para superar los obstáculos con el fin de tener éxito en la escuela.

“Estamos aquí para eliminar las barreras”, dijo Debbie Palacios, directora ejecutiva de Communities In Schools of Southern Nevada, a los visitantes en Lowman. “Esa es nuestra misión”.

La organización estatal se ha expandido rápidamente a más preparatorias de todo el estado. Y hay una lista de espera de 30 escuelas que quieren la organización en el campus.

“Hemos crecido exponencialmente en los últimos dos años”, dijo Tami Hance-Lehr, directora ejecutiva y directora estatal de Communities In Schools of Nevada.

La organización sin fines de lucro atiende ahora a casi 40 escuelas más que hace cuatro años. Esto se debe, en parte, a la demanda de servicios para hacer frente a las persistentes secuelas de la pandemia del COVID-19.

Desde la pandemia, Communities In Schools of Nevada se ha dado cuenta de que “las barreras se han hecho más difíciles” para los estudiantes y las familias, dijo Hance-Lehr.

20 años de historia

Communities In Schools of Nevada comenzó en una escuela, Martinez Elementary School en North Las Vegas, en 2004.

Para el año escolar 2019-20, la organización atendía a 72 escuelas. Ahora, opera en 110 campus este año escolar.

Nevada es la quinta oficina estatal más grande de la red nacional, que incluye 28 estados de Estados Unidos y Washington, D.C.

La organización estatal tiene tres filiales regionales. Más de 91 mil estudiantes asisten a escuelas que cuentan con la presencia de Communities In Schools of Nevada. Y más de 5,900 de esos estudiantes son atendidos por la organización.

De las 80 escuelas del Condado Clark atendidas, la mayoría - 55 - son escuelas primarias. La organización también atiende a 12 escuelas secundarias y 13 preparatorias.

El nuevo crecimiento de la organización sin fines de lucro se centra en los “patrones de alimentación”, con el objetivo de garantizar que los estudiantes de una escuela primaria con Communities In Schools tengan acceso a los servicios una vez que pasan a la escuela secundaria y preparatoria, dijo Hance-Lehr.

La organización opera actualmente en alrededor de una cuarta parte de las escuelas Título I del estado, que son las que tienen una designación federal debido a una alta tasa de estudiantes que viven en la pobreza.

Hance-Lehr dijo que quiere que la organización esté en todas las escuelas de Título I.

“Nos queda un largo camino por recorrer”, afirma. “No será de la noche a la mañana”.

Una tendencia nacional

El reciente crecimiento del número de escuelas atendidas en Nevada refleja las tendencias de la red nacional de Communities In Schools.

Desde el comienzo de la pandemia hasta ahora, la organización nacional -fundada hace casi 50 años- ha pasado de prestar servicio a unas 2,500 escuelas a más de 3,400.

Es el crecimiento más rápido en la historia de la organización sin fines de lucro, dijo Rey Saldaña, presidente y director ejecutivo de la organización nacional Communities In Schools.

Hay una demanda de crecimiento en el mundo post-pandémico, dijo Saldaña, un ex alumno de Communities In Schools que recibió servicios cuando era estudiante en San Antonio, Texas. El mes pasado estuvo en Las Vegas para asistir a una conferencia nacional de Communities In Schools.

Dijo que la organización de Nevada ha sido un “barómetro” para el resto de la red nacional en entrar en las escuelas del Título I de una manera sostenible y también tener una exitosa asignación del presupuesto estatal.

En julio, se celebró una ceremonia de firma del proyecto de ley 189 del Senado -conocido como la “Ley para mantener a los niños en la escuela”- que asignó 2 millones de dólares de financiación estatal a Communities In Schools of Nevada.

Y a principios de este mes, la organización estatal anunció que había recibido una subvención federal de cinco años por valor de casi 11.9 millones de dólares. Está usando el dinero para ampliar los servicios en seis escuelas, incluyendo dos en el Condado Clark.

Buena atención

William Milliken, fundador y vicepresidente de la organización nacional Communities In Schools, dijo que hay un retorno de la inversión, pero señaló que la misión final es todo acerca de las relaciones.

“Una buena atención genera una buena economía”, afirmó durante una entrevista el mes pasado en Las Vegas.

Communities In Schools no es una organización benéfica, sino un movimiento, explicó Milliken.

Permite a los directores de los centros liberarse para ser directores y a los maestros para ser maestros.

Alex Bybee, director de estrategia de Communities In Schools de Nevada, dijo que el alcance de la práctica en las escuelas se ha ampliado de lo académico a convertirse también en una agencia de servicios sociales.

Communities In Schools pretende eliminar esa presión de los educadores, dijo, lo que también mejora las condiciones de trabajo.

La organización estatal trabaja con unos 120 socios para llevar los servicios a las escuelas para que las familias puedan acceder a ellos más fácilmente, dijo Palacios, que anteriormente trabajó para el Distrito Escolar del Condado Clark durante 17 años.

Y la organización está viendo resultados. Los alumnos de último año de la clase de 2023 que recibieron tratamiento tuvieron una tasa de graduación del 95 por ciento en todo el estado. Eso es más alto que la tasa general del estado de más del 81 por ciento.

Cómo funciona el programa en Lowman Elementary

Típicamente, un coordinador del sitio de Communities in Schools es asignado a cada escuela primaria y secundaria participante y dos son asignados a cada preparatoria.

Pero algunas escuelas tienen más. Lowman, por ejemplo, tiene dos.

La escuela paga entre el 40 y el 60 por ciento del costo y Communities in Schools recauda el resto.

Un coordinador de sitio es una de las únicas personas en un edificio escolar que no califica ni castiga a los alumnos y ese es un “lugar poderoso para estar”, dijo Hance-Lehr.

En Lowman, la organización sin fines de lucro tiene dos objetivos principales: mejorar la asistencia y el comportamiento de los alumnos.

El año pasado, solo el 8.9 por ciento de los estudiantes demostraron competencia en matemáticas y el 13.9 por ciento en lectura.

Communities In Schools ofrece muchos recursos, dijo la directora de Lowman Stephanie Tatman a los visitantes el martes.

La organización sin fines de lucro ayuda a los estudiantes con necesidades tales como la resolución de conflictos y el manejo de sus emociones, dijo Tatman.

“Cualquier recurso que necesiten los niños, esta es su tienda de confianza”, afirma.

La organización trabaja para abordar el absentismo crónico y ofrece incentivos a los estudiantes, dijo Tatman. Y organiza una barbecue de quinto curso al final del año escolar.

Todos los viernes a la hora de comer, los alumnos pueden entregar “Lobo Bucks” -dinero de juego que ganan por buen comportamiento- a cambio de premios. Es un concepto que los coordinadores de sitio de Communities In Schools propusieron a los administradores escolares.

Lowman también cuenta con Boys Town, una organización sin fines de lucro que ofrece servicios de salud mental, en el campus.

Tacleando el absentismo crónico

Casi el 56 por ciento de los alumnos de Lowman fueron considerados absentistas crónicos el curso pasado. Eso significa que faltaron el 10 por ciento o más de los días lectivos.

Eso se compara con el 38.3 por ciento del Distrito Escolar del Condado Clark en su totalidad el año pasado.

La mayoría de los campus de Communities In Schools están trabajando en el absentismo crónico, que es una de las secuelas de la pandemia, según Palacios.

Uno de cada tres niños en todo el país se considera ausente crónico, dijo Saldaña, con factores en juego como la falta de transporte.

Es un tema importante y se está hablando de él en el contexto de no penalizar al niño o a la familia, dijo, llamando a ese cambio un “soplo de aire fresco”.

Hay una historia subyacente detrás de por qué un niño falta tantos días a la escuela, dijo.

Las tasas de asistencia mejoran en los campus escolares donde hay un coordinador de sitio de Communities In Schools, dijo Saldaña.

Y cuando la asistencia es mejor, dijo, eso significa más financiación y estabilidad en las aulas.

Desafíos que enfrentan las familias

En Nevada, el costo de la vivienda sigue siendo un reto, dijo Hance-Lehr. Y cuando una familia se muda porque le subieron la renta, pueden pasar un par de semanas antes de que sus hijos vuelvan a la escuela, añadió.

La falta de guarderías también es un problema importante, y los “niños mayores” -algunos de tan solo 10 años- se quedan en casa para cuidar a sus hermanos pequeños y no pueden ir a la escuela de forma sistemática, explicó Hance-Lehr.

Siempre ha sido un reto, pero se ha hecho mucho mayor, dijo.

Muchos estudiantes también están aprendiendo a estar en un entorno en persona de nuevo, y las escuelas pueden ser abrumadoras, en particular para los estudiantes que están lidiando con el trauma y las situaciones en el hogar, dijo Hance-Lehr.

El Distrito Escolar del Condado Clark operó al 100 por ciento a distancia durante aproximadamente un año a partir de la primavera de 2020.

Otro desafío es la falta de transporte. Los estudiantes en el distrito escolar obtienen transporte en autobús si viven a más de dos millas de su escuela zonificada, dijo Hance-Lehr, pero agregó que algunos vecindarios no son seguros para caminar.

Ella dijo que hay algunos coordinadores de sitio que han comenzado un “autobús escolar a pie” donde caminan con un grupo de estudiantes al campus.

En Lowman Elementary, Freddie está recibiendo el apoyo de los coordinadores de sitio de la organización y también está mejorando académicamente.

Recientemente ganó un premio regional del distrito escolar por ser el alumno que más ha mejorado en lectura. Dice que le encantan las matemáticas y que ha encontrado una nueva forma de multiplicar números de tres cifras.

Dijo que los coordinadores del sitio de Lowman Joshua Rivera - que fue promovido recientemente dentro de la organización - y Raúl Fention son “muy buena gente”.

“Solo quiero darles las gracias ahora mismo”.

LO ÚLTIMO