62°F
weather icon Partly Cloudy

La Junta Escolar le dijo ‘no’ al pago de Jara: siguen las conversaciones sobre su contrato

Actualizado February 8, 2024 - 12:50 pm

La Junta Escolar del Condado Clark no aprobó una moción el miércoles para aprobar la renuncia del superintendente Jesús Jara y una enmienda al contrato, pero más tarde dio el visto bueno para negociar la terminación del contrato.

Después de una larga discusión en una sala de reuniones llena en las Cámaras del Concejo de la Ciudad de Henderson, los miembros votaron tres a cuatro en una moción que buscaba aprobar la renuncia de Jara y una enmienda al contrato que permitiría un pago.

Las miembros Irene Bustamante Adams, Brenda Zamora, Lisa Guzmán y Linda Cavazos votaron “no” a la moción.

Después de un receso de una hora —que llegó a dos horas de la reunión—, la junta pasó a un segundo punto de la agenda, la “terminación por conveniencia” del contrato del superintendente.

Esto significa que no tienen que dar una razón para su terminación. Bajo el lenguaje actual del contrato de Jara, los miembros tendrían que pagar el resto de su contrato hasta junio de 2026.

Los miembros votaron cinco a dos para negociar la terminación condicional del contrato de Jara por conveniencia, con una solicitud para que el abogado de la junta negocie términos alternativos. Cavazos y Zamora votaron “no”.

Cavazos preguntó si las negociaciones serán por una suma monetaria o sin pago de fondos de los contribuyentes.

“No lo sé”, dijo Guzmán, quien hizo la moción. Dijo que cree que están entrando en negociaciones.

Cavazos preguntó si podrían traerlo de nuevo como un punto en la agenda pero como una terminación por causa. Guzmán respondió que no es su moción, pero le dijo a Cavazos que podía hacer esa moción si lo desea.

Los miembros no tomaron ninguna acción sobre un tema en la agenda sobre si se debe nombrar como superintendente adjunta a Brenda Larsen-Mitchell como la próxima líder superior.

Jara permanece en su puesto hasta que se resuelva el asunto.

Un gran número de asistentes a la reunión abandonó la reunión después de eso.

Jara presentó una carta de renuncia la semana pasada después de liderar el quinto distrito escolar más grande del país desde 2018. Su último día será el 21 de febrero.

Su mandato ha sido controversial y se ha enfrentado a críticas sobre temas como el retraso en el rendimiento estudiantil, su manejo de la pandemia COVID-19, las negociaciones contractuales de los maestros y la presentación de declaraciones erróneas a los legisladores estatales.

Jara no asistió a la reunión del miércoles.

‘Un acuerdo mutuo’

Al inicio de la consideración del primer tema de la agenda sobre la renuncia de Jara y una enmienda al contrato, la presidenta de la junta, Evelyn García Morales, dijo que el tema fue presentado por tres miembros.

Después de las preguntas de los miembros sobre quién estaba involucrado, más tarde fueron nombradas como García Morales, Guzmán y Lola Brooks.

Guzmán votó en 2021 para despedir a Jara, mientras que García Morales y Brooks estaban del lado de mantener al superintendente.

García Morales dijo que estaba personalmente preocupada por el “continuo rencor y la falta de respeto que algunas personas en la comunidad tienen por Jara”.

Ella dijo que se le pidió a Jara “considerar un acuerdo mutuo” para ayudarlo a hacerse a un lado y permitir que el distrito escolar se enfoque en seguir adelante.

El tema no tiene por qué ser polémico en absoluto, dijo García Morales.

La propuesta le permite a la junta seguir enfocándose en los resultados de los estudiantes y estabilizar el distrito, dijo.

Brooks dijo después, que Jara fue la persona a la que se le planteó la posibilidad de renunciar y que él está dispuesto a quedarse hasta 2026, cuando vence su contrato.

Guzmán dijo que fue algo bien pensado y que no lo están haciendo solo porque alguien lo pidió.

Luego dijo que García Morales le planteó el tema y le preguntó si estaría dispuesta a tener un nuevo inicio y seguir adelante.

Guzmán dijo que estaba de acuerdo y señaló que eso es lo que su comunidad ha estado pidiendo. Dijo que no quiere que nadie piense que fue un “acuerdo a escondidas”.

“No lo fue”, dijo Guzmán. “Fue muy consciente”.

Ella habló acerca de haber sido abordada con la propuesta: “Para ser sincera, sentí que por fin se me escuchaba”.

Guzmán dijo que aceptó la oportunidad.

“Siento que este es un camino a seguir para nosotros”, dijo.

Brooks dijo que, cuando se publicó el punto de la agenda, se habló de que era una repetición de las acciones anteriores de la junta.

“La junta tiene una reputación y estamos intentando hacerlo mejor, esto es una muestra de ello”, dijo.

Dos facciones de la junta se reunieron como un acto unificador, dijo.

Brooks dijo que cree que Jara ha sido un “chivo expiatorio conveniente” para algunos problemas de larga data y señaló que el tema es un “acto de bondad”.

El miembro sin derecho a voto Adam Johnson le preguntó a García Morales quién inició la conversación sobre la renuncia de Jara.

Se hizo evidente el año pasado que había peticiones por parte del liderazgo legislativo estatal para que Jara renunciara, dijo García Morales, añadiendo que había una gran cantidad de ataques personales hacia el superintendente y ella misma.

“Responda a la pregunta”, gritaron algunos miembros del público.

García Morales respondió que “Fue una decisión mutua” y que “la presión para pedirle que se fuera fue significativa”.

Johnson dijo que el orden de las operaciones es importante en esta situación. La decisión final fue mutua, “pero alguien acude a alguien primero”.

García Morales dijo que se acercó a otros dos miembros para discutir el tema y, debido a la Ley de Reuniones Abiertas, no pudieron tener una discusión con otros miembros.

Una sesión a puerta cerrada con todos los miembros y dirigida por la abogada de la junta se llevó a cabo antes de que los temas de la agenda se publicaran más tarde ese día.

La abogada de la junta Nicole Malich dijo que García Morales se puso en contacto con ella en relación con tres miembros que estaban interesados en incluir puntos en la agenda. Dijo que ya había recibido la carta de renuncia de Jara.

Cavazos dijo que la acusación es que se produjeron varias reuniones secretas a puerta cerrada y eso no sienta bien a la comunidad.

Ella dijo que no sabía sino hasta los comentarios de Brooks que el superintendente había sido abordado acerca de la renuncia.

Comentarios de los miembros

Cavazos dijo que está dispuesta a aceptar la renuncia de Jara, pero sin pago alguno.

También dijo que hay cuestiones de transparencia y rendición de cuentas, comentarios que fueron recibidos con aplausos de la audiencia.

Cavazos dijo más tarde que está agradecida de que la comunidad asistiera a la reunión.

Asimismo, dijo que hay una razón por la que hay un contrato con el superintendente. Ella dijo que no lo ve como una “renuncia condicional”, sino como una demanda.

“Esto no es un paquete de indemnización”, dijo Cavazos, señalando que habría sido acordado por todos los miembros.

Los temas de la agenda fueron elaborados por tres miembros, no por toda la junta, dijo.

Leyó un comentario que recibió de un educador cuestionando por qué al superintendente debe permitírsele deslizarse fuera del distrito con un gran pago cuando los maestros y el personal de apoyo no pueden.

El educador teme que habrá cerca de dos mil vacantes de maestros este otoño si la junta hace algo como esto, dijo Cavazos, pidiéndoles a sus compañeros miembros escuchar a los miembros de la comunidad.

La miembro Katie Williams dijo que es importante saber que el distrito ha estado “bajo mucha presión” durante los tres años que lleva en la junta.

Dijo que espera que avancen a partir de esto.

La miembro sin derecho a voto Ramona Esparza-Stoffregan, dijo que esperaba que los miembros designados tuvieran una voz más inclusiva y señaló que eso no se ha proporcionado, sino que se ha restringido.

Pero los miembros designados tienen una responsabilidad en un sentido fiduciario, dijo.

Esparza-Stoffregan dijo que quería que la junta volviera a lo que es importante: los estudiantes.

El dinero de la paga podría ser usado para emplear a un estimado de ocho trabajadores sociales, cinco maestros en la parte superior de la escala salarial o 12 personal de apoyo, dijo.

Esparza-Stoffregan dijo que la junta debe hacer una pausa y hacer la debida diligencia. “¿Por qué nos precipitamos?”.

El miembro sin derecho a voto Dane Watson dijo que “La comunidad está aquí esta noche” y ha hablado alto y claro respecto a que quieren que la junta acepte la renuncia de Jara, pero no que apruebe un pago.

Zamora dijo que la renuncia de Jara y la modificación del contrato no deben ser un punto en la agenda y que la unión de esa manera crea una falta de transparencia.

Lisa Satory, miembro sin derecho a voto, dijo que nada le gustaría más que separarse de Jara, pero cree que debe rendir cuentas de su contrato.

Bustamante Adams dijo que aceptaría la renuncia, pero “no puedo digerir la cantidad”; de igual forma, pidió un poco más de tiempo para asegurarse de que la junta pueda entender las condiciones.

La junta tiene que ser rápido y decisivo y “cortar por lo sano y seguir adelante”, lo cual requerirá mucho valor, dijo.

El contrato de Jara

La carta de renuncia de Jara no incluye una razón para su salida.

Funcionarios del sindicato de maestros, la Asociación de Educación del Condado Clark (CCEA), dijeron la semana pasada que el momento es sospechoso y señalaron su petición judicial pendiente sobre los registros de la cuenta de Jara en las redes sociales.

Además, los departamentos de educación de Estados Unidos y de Nevada están investigando el uso por parte del distrito del dinero federal de la ayuda COVID-19 para viajes de reclutamiento a destinos de playa.

La propuesta de enmienda al contrato de Jara que los miembros rechazaron le habría permitido proporcionar solo siete días de aviso de su renuncia en lugar de 90.

La enmienda propuesta también pedía dar al superintendente una indemnización a tanto alzado equivalente a un año de salario y beneficios.

La cantidad no se ha revelado, pero el salario anual de Jara es de 395 mil dólares. También se le pagarían los días de vacaciones y enfermedad no utilizados.

Anteriormente, el contrato de Jara señalaba que si renunciaba, solo se le pagaría hasta su último día.

La Junta Escolar ha intentado despedir a Jara un par de veces a lo largo de los años.

Más recientemente, la junta votó cuatro a tres en 2021 para rescindir su contrato “por conveniencia”, lo que significa que no tenían que dar una razón, pero cambió de rumbo al mes siguiente.

Encuesta de CCEA

La Asociación de Educación del Condado Clark emitió un comunicado de prensa el jueves antes de la reunión con los resultados de una encuesta que hizo en relación con la renuncia de Jara.

El sindicato, que representa a más de 16 mil empleados con licencia, dijo que encuestó a casi seis mil maestros durante tres días.

De los encuestados, el 94 por ciento dijo “no” a una pregunta “¿Deberían los miembros del Distrito Escolar del Condado Clark (CCSD) comprar la solicitud de renuncia del superintendente por cerca de 500 mil dólares?”.

En total, el 80 por ciento dijo “no” a la pregunta “¿Tiene confianza en el liderazgo de Brenda Larsen Mitchell?” y el 82 por ciento dijo “no” a la pregunta “¿Debería Brenda Larsen Mitchell ser nombrada superintendenta por los miembros del CCSD?”

“Es hora de que los miembros de CCSD hagan lo correcto y escuchen a la comunidad y a los maestros”, escribió el sindicato en el comunicado. “No aprueben el acuerdo que se presenta esta noche. Jara necesita ser relevado de sus funciones en espera del resultado de las investigaciones en curso y los miembros deben ser transparentes y tener un proceso abierto para contratar a un nuevo superintendente a través de una búsqueda a nivel nacional”.

El sindicato le pidió a la junta escolar que destituyera a Jara, nombrara un superintendente interino mientras se hace una búsqueda a nivel nacional de un líder permanente y anulara un reciente cambio de política que impide a los cuatro nuevos miembros nombrados poder hacer mociones.

Comentarios del público

La junta escuchó cerca de dos horas de comentarios del público sobre tres puntos de la agenda relacionados con la renuncia del superintendente; de igual modo, recibió docenas de páginas de comentarios públicos por escrito.

Kamilah Bywaters, presidenta de Las Vegas Alliance of Black School Educators (LVABSE) y candidata a la junta escolar, empezó sus comentarios diciendo “Ante todo, ¿en dónde está el superintendente Jara?”.

Dijo que la comunidad ha aguantado el trauma de su liderazgo durante años.

Bywaters dijo que es una falta de respeto hablarle a la comunidad acerca de los conflictos interpersonales cuando muchos han tratado de tener conversaciones con Jara.

Anna Binder, madre de familia y candidata a la junta escolar, dijo que la comunidad merece contar con la presencia de Jara en la sala de reuniones y que es preocupante tener una gran discusión sin su presencia.

La trabajadora social de escuelas Amanda Simons, dijo que Jara tiene que rendir cuentas por sus acciones, que han creado una enorme cantidad de daño a la comunidad.

Hay muchas áreas en las que Jara ha fallado a la comunidad, dijo Simons, añadiendo que una de esas áreas es el compromiso y la retención de los empleados.

Jim Frazee, maestro de secundaria y vicepresidente del sindicato de maestros, dijo que se opone rotundamente al “esquema de compra”.

Dijo que le aplaude a Jara por darse cuenta de que su tiempo en el distrito escolar llegó a su fin.

Las acciones descuidadas y egoístas de Jara en las redes sociales están a punto de alcanzarlo, dijo Frazee.

Dijo que cree que Jara, quien propuso una “compra escandalosa y extravagante”, podría contar con el servilismo de la junta.

Vicki Kreidel, una maestra de lectura de la escuela primaria y presidente de la Asociación Nacional de Educación del Sur de Nevada (NEASN), dijo que no tiene ningún problema con la renuncia de Jara, pero que él tiene un contrato.

Fue un documento que tuvo una parte activa en la creación y estuvo de acuerdo con todos los términos, dijo Kreidel.

Muchos educadores no creen que deba ser recompensado, dijo.

A Jara se le debe permitir irse, pero no con más dinero del distrito y cada centavo es necesario para apoyar a los estudiantes, dijo Kreidel.

“Esta acción no es hacer un buen uso de los fondos del distrito”, dijo.

Gobierno y líderes empresariales opinaron

Durante un periodo de comentarios públicos de cierre, la alcaldesa de Henderson Michelle Romero dijo que la educación de calidad es de suma importancia para los habitantes y las empresas en Henderson.

La elección del próximo superintendente es una decisión crítica, dijo, y que más de lo mismo es inaceptable.

Romero también dijo que los miembros votaron una “política ilegal” hace dos semanas que silencia las voces de los miembros designados y que va en contra de la intención legislativa de la ley de la Junta Escolar híbrida.

Hay excelentes maestros que merecen un superintendente que les anime a hacer su mejor trabajo, dijo.

La prosperidad de la comunidad pende de un hilo y los estudiantes no merecen menos, dijo Romero.

La concejal de Henderson Carrie Cox, también proporcionó un comentario público.

Mary Beth Sewald, presidenta y directora ejecutiva de la Cámara de Las Vegas, dijo que, para que el próximo superintendente permanente tenga éxito, la Junta Escolar debe llevar a cabo una búsqueda exhaustiva y completa nacional.

El distrito necesita a la mejor persona posible y a alguien con un historial probado, dijo, y la búsqueda no debe estar limitada por restricciones geográficas.

Sería inconcebible y un perjuicio para los estudiantes si la Junta Escolar no hace una búsqueda, dijo Sewald.

“Toda nuestra comunidad está mirando”, dijo.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO