66°F
weather icon Clear

DeChambeau, el protagonista del US Open

A los golfistas les gusta decir que ganan cuando es su semana, cuando un ajuste de “swing” hace clic repentinamente o porque están manejando la pelota y poniéndola un poco mejor que los demás. Bryson DeChambeau tiene una opinión diferente: cree que todas las semanas le pertenecen.

En el transcurso de cuatro días, DeChambeau puso nerviosa a la gente que dirige el US Open y se hizo con la reputación inquebrantable de Winged Foot, una tajada del tamaño de un “divot” a la vez. Al final, fue el único jugador que superó el par, lo que también resultó ser suficiente para vencer a su perseguidor más cercano, Matthew Wolff, por “la friolera” de seis golpes.

En el trato, DeChambeau convirtió uno de los mitos fundamentales del golf: el juego se trata de cuántos, no cómo, de adentro hacia afuera.

“Realmente no sé qué decir porque eso es todo lo contrario de lo que piensas que hace un campeón del US Open”, dijo Rory McIlroy, quien cuenta el US Open 2011 entre sus cuatro campeonatos importantes. “Mire, ha encontrado una manera de hacerlo. Si eso es bueno o malo para el juego, no lo sé, pero no es la forma en que vi que se jugaba este campo de golf o este torneo”.

El gran debate en el golf en este momento es sobre los méritos de la distancia frente a la precisión. La mayoría de las semanas, una generación más joven y en forma de jugadores inspirados por Tiger Woods intenta impulsar la pelota lo más lejos posible del “tee”, pensando que un segundo golpe con un “wedge”, incluso desde el rough, es más fácil que, digamos, un hierro 6, desde el medio de la calle. Se llama la estrategia de “bomba y gubia” y DeChambeau se ha convertido en su defensor más ruidoso y exitoso.

Ya ha jugado con todas las demás facetas del juego, desde el equipo (hierros de una sola longitud) hasta la forma en que lee los putts (teniendo en cuenta la rotación del planeta). En octubre pasado, con cinco victorias en el PGA Tour ya en su haber, DeChambeau se duplicó en el lado de la distancia de la discusión, anunciando que acumularía 40 libras de músculo en un intento por golpear la pelota aún más.

“Volveré el año que viene”, prometió, “y me veré como una persona diferente”.

Sin embargo, incluso al comienzo de la semana, pocas personas creían que se parecía a un campeón del US Open. Ningún torneo de golf coloca una prima más alta a la par, o premia la precisión mientras castiga los tiros descarriados con rudos varias veces más retorcidos que cualquier cosa que se encuentre en un evento de gira de rutina. Pero cuando la Asociación de Golf de EE.UU. Estableció Winged Foot, sus cálculos de riesgo-recompensa terminaron yardas atrás de donde aterrizaron muchos de los golpes de salida de DeChambeau.

Sin embargo, nada de eso importaría si no pudiera hacer “putt”, o si DeChambeau no tuviera una ética de trabajo que lo viese de regreso en el campo de práctica durante varias horas después de haber completado su ronda el sábado 19, golpeando un drive tras otro, en la distancia y mucho más allá del alcance de algunos focos dispersos.

Tiger Woods tuvo el mismo impulso en el mejor momento de su carrera y, durante un tiempo, también golpeó la pelota más lejos que casi todos sus principales rivales. No hay forma de saber cuánto tiempo DeChambeau tendrá esa misma ventaja o si resistirá a largo plazo.

Pero de cualquier manera, los poderes fácticos en el golf tendrán que decidir cuánta distancia es demasiada y si acelerar la pelota hacia atrás, antes de lo planeado. El domingo 20 de septiembre, el No. 16 en Winged Foot se estiró a 508 yardas, un “dogleg” de par 5 convertido en un par 4. DeChambeau destrozó esa defensa cortando la esquina con un golpe de salida que midió 365 yardas.

“No sé qué pueden hacer realmente, porque él está bateando hasta ahora”, dijo Louis Oosthuizen, quien terminó tercero.

Al final de la transmisión del US Open, alguien se volvió aún más específico, especulando que DeChambeau podría volar su golpe de salida, en lugar de tener que maniobrar, el grupo de árboles que protegen la esquina en Augusta National’s 13th.

LO ÚLTIMO