93°F
weather icon Clear

Atleta de Las Vegas gana seis medallas en los Juegos Mundiales de Trasplantados

Actualizado May 15, 2023 - 4:36 pm

Dinorah Arámbula, una receptora de riñón de Las Vegas, se llevó a casa seis medallas el mes pasado después de viajar a Australia para competir en los Juegos Mundiales de Trasplantados 2023 como la única atleta de Nevada.

Los Juegos Mundiales de Trasplantados, una competencia deportiva para receptores y donantes de trasplantes, se celebran cada dos años. La competencia de este año tuvo lugar en Perth, Australia del 15 al 21 de abril.

Arámbula, de 60 años, afirma que los Juegos demuestran que los receptores de trasplantes pueden llevar una vida normal después del trasplante.

Aunque se siente orgullosa de haber nacido en México, dijo que estaba agradecida de representar a Estados Unidos en varios deportes, como los 400 metros lisos, 1oo metros lisos, lanzamiento de bala, lanzamiento de disco y salto de longitud.

“Tomé la decisión de que representaría a este país con orgullo levantando y ondeando la bandera”, dijo Arámbula en español. “Gracias a nuestros donantes (de órganos), tenemos la oportunidad de llevar una vida normal, salir a triunfar y demostrar que donar órganos es algo hermoso”.

A Arámbula le gusta hablar a la comunidad hispana de la importancia de hacerse donante de órganos.

Desde 2010 hasta 2020, la proporción de comunidades hispanas y asiáticas en lista de espera para trasplantes de riñón aumentó gradualmente, según un estudio publicado en el American Journal of Transplantation.

“Hay más de 110 mil personas esperando un trasplante de riñón y ahora mismo hay muy pocos riñones”, dijo Arámbula. “Soy un ejemplo en vivo de que los trasplantes de órganos funcionan”.

Una segunda oportunidad en la vida

Tras recuperarse con éxito de un trasplante de riñón en 2009, Arámbula empezó a prepararse para su primera competencia en 2014. Pero antes conoció a la madre de Aric Michael Brill, un joven de 16 años que murió en 2009 y cuyos órganos fueron donados posteriormente.

Después de que Arámbula escuchara la historia de Brill, empezó a llevar un botón para representar su muerte y las vidas de los que él salvó.

“No se trata solo de las medallas. Se trata de las personas que nos dieron una segunda oportunidad en la vida”, dijo Arámbula.

Un año después de su primera competencia, añadió otro botón tras conocer a la madre de Jesse Hill, otro adolescente que murió en el valle y cuyos órganos fueron donados. Hill murió tras ser atropellado por un vehículo el día de Año Nuevo de 2013.

Aunque no recibió su donación de ninguno de los dos adolescentes, Arámbula dijo que se sintió conmovida por sus historias y lo usó para motivarse.

Por mucho que Arámbula quiso saber más sobre su propio donante de riñón, no pudo obtener ninguna información.

Los botones de los dos adolescentes la acompañan ahora por todo el mundo.

Ahora, cuando viaja para competir, los botones con los rostros de los dos adolescentes van con ella.

Y Arámbula los llevará con ella a los Juegos de Trasplantados de Estados Unidos el próximo año en Alabama, y a los próximos Juegos Mundiales de Trasplantados en Alemania en 2025.

“Es bonito ganar una medalla por tu esfuerzo, pero siempre nos recuerdan que la única razón por la que somos capaces de hacer esto es gracias al don de la vida (de nuestros donantes de órganos)”, dijo Arámbula. “Estamos aquí porque alguien dijo sí a hacerse donante de órganos”.

LO ÚLTIMO