89°F
weather icon Cloudy

Un hombre acusado de delito de odio será sometido a una evaluación de salud mental

Un hombre acusado de atacar a un hombre filipino-estadounidense de 75 años en su garaje, en lo que los fiscales llamaron un crimen de odio, fue ordenado el lunes a someterse a una evaluación de salud mental.

“Parece que podría haber algunos problemas de competencia en este caso”, dijo el juez de Paz Pro Tempore Andrew Wong antes de acceder a una solicitud del abogado defensor de Christian Lentz para que recibiera una evaluación de competencia.

Lentz, de 44 años, no compareció ante el tribunal, y el abogado defensor Mandy McKellar se negó a hacer comentarios después de la audiencia.

Lentz se enfrenta a cargos de delito grave de robo motivado por prejuicios o el odio hacia la víctima y el abuso de una persona mayor o vulnerable motivada por prejuicios o el odio hacia la víctima, los registros judiciales muestran.

Se le acusa de atacar a su vecino, Amadeo Quindara, el 30 de mayo.

Quindara había declarado anteriormente al Las Vegas Review-Journal que había tenido una interacción negativa con Lentz el día anterior, cuando Lentz le dijo a Quindara y a su esposa que hablaran en inglés mientras ellos hablaban en tagalo con sus vecinos filipinos.

Al día siguiente, Quindara dijo que Lentz le amenazó con “ponerle un respirador”.

Quindara alegó que unos 30 minutos después, Lentz regresó y lo atacó, dándole múltiples puñetazos en la cara y golpeándole contra el suelo, abriéndole una herida en la parte posterior de la cabeza.

Lentz salió del garaje gritando “muérete” varias veces, según Quindara y un reporte de arresto del Departamento de Policía Metropolitana.

Según la policía, Lentz no fue arrestado el día de la agresión porque se encerró en su casa. Fue arrestado al día siguiente fuera de su casa.

Lentz declaró anteriormente al Review-Journal que “no es una persona que se dedique a los delitos de odio” y que no recordaba el supuesto encuentro. Dijo que su memoria desde finales de mayo hasta junio era “borrosa”.

Durante una evaluación de salud mental, un psiquiatra estatal determinará si Lentz está en condiciones de ser juzgado y puede entender el proceso judicial.

Lentz había sido puesto en libertad bajo fianza. El lunes, el juez reiteró que Lentz no puede tener contacto con la víctima ni con su familia, después de que la fiscal adjunta Colleen Baharav dijera que Lentz estaba saludando a Quindara durante una audiencia anterior.

Wong ordenó que Lentz volviera al juzgado el 21 de julio.

Quindara asistió a la audiencia del lunes con su esposa, Leonida Quindara, y un grupo de una docena de amigos y simpatizantes, algunos con camisetas blancas en las que se leía “solidaridad” y se denunciaban los delitos de odio contra los asiático-estadounidenses, los nativos de Hawai y los isleños del Pacífico.

“Recibí mucho apoyo. Estoy muy agradecido de que hayan venido”, dijo Amadeo Quindara el lunes.

Muchos de los simpatizantes también se habían reunido para una marcha “Stop Asian Hate” (Alto al odio asiático) el jueves por la mañana frente al Centro Regional de Justicia.

Gloria Caoile, que habló durante la marcha y asistió a la audiencia, dijo el lunes que quiere que se escuche la voz de su comunidad.

“Un perjuicio para uno es un perjuicio para todos”, dijo Caoile, vicepresidenta fundadora de National Federation of Filipino American Associations.

LO ÚLTIMO