84°F
weather icon Clear

‘No hay necesidad’: Familia molesta después de que sospechosa de DUI matara a dos personas

Actualizado April 26, 2024 - 5:23 pm

Probablemente se dirigían a hacer algunas compras en Walmart, posiblemente a comer algo en McDonald’s.

Pero en un instante, un horror del que las autoridades culparon a una presunta conductora ebria golpearía a la familia de cinco miembros que se encontraban en una parada de autobús de Boulder Highway.

Dos de ellos, un adolescente y su padrastro, han muerto. La madre del chico estaba en coma, y dos de sus hermanos menores estaban en vías de recuperación a pesar de las graves heridas.

Para Frank Walklin, que ha sido como un abuelo para los niños, los días transcurridos desde el accidente han sido una pesadilla.

“Es simplemente horrible”, dice Walklin, enojado por el hecho de que alguien decida ponerse al volante en estado de embriaguez, teniendo en cuenta todas las opciones de que disponen los conductores, como los servicios de reserva de viajes, los taxis o el transporte público.

“Es absurdo”, afirmó. “No hay ninguna necesidad”.

La expareja de Walkin, Elizabeth Reedy, con quien Walklin aún mantiene una buena amistad, es la madre de Amber Reedy, de 41 años, quien permanecía inconsciente el miércoles en el University Medical Center, pero había respondido a algunos estímulos, dijo su madre.

“Escuchó una grabación de los niños y respondió abriendo los ojos y levantando el pulgar”, dijo Elizabeth Reedy, añadiendo que su hija tiene “mucho trabajo por delante”.

Elizabeth Reedy es también la abuela del hijo de Amber Reedy, Erik McPherson, de 14 años, que fue asesinado.

“Tengo su Xbox y no puedo mirarlo”, dijo Elizabeth Reedy. “Y no puedo mirar ninguna foto”.

El esposo de Amber Reedy, Robert Higgins, de 42 años, también fue asesinado.

Aunque Higgins no era el padre biológico de los tres hijos de Reedy, había asumido el papel de padrastro y era considerado por los niños como su padre, dijo Walklin.

“Robert era algo que no tenía por qué ser. No era un padrastro. Resultó ser el padre de esos niños”, dijo Walklin.

Lo que le ocurrió a la familia a las 7:37 p.m. del 17 de abril fue terriblemente repentino.

Según el Departamento de Policía Metropolitana, una mujer de 64 años que circulaba en dirección contraria por Boulder Highway arrolló con su Kia Rio a los cinco miembros de la familia, que vivían cerca y estaban de pie en la acera, cerca de la parada de autobús al sureste de Sahara Avenue, cerca de Dalhart Street.

Cynthia Phelps se enfrenta a cinco delitos graves de conducción bajo la influencia de sustancias (DUI) y conducción imprudente con resultado de muerte o lesiones graves, según consta en los registros judiciales. El 18 de abril se fijó su fianza en 500 mil dólares.

McPherson y Higgins murieron en el lugar, dijeron las autoridades y Walklin.

Las lesiones de Reedy incluyeron una fractura de pelvis en múltiples lugares y varias fracturas de cráneo, dijo Walklin.

“Creo que se despertará”, dijo Walklin, que ha estado recibiendo actualizaciones de los médicos y que dijo que había dormido solo unas horas en los últimos cuatro días mientras mantenía una presencia constante en el hospital.

Dos niños ‘están mucho mejor’

Los otros dos hijos de Amber Reedy, Isabella “Bella” McPherson, de 11 años, y Roman Ferris, de 8, se estaban recuperando de sus heridas.

“Están mucho mejor”, dijo Walklin.

Las lesiones de Roman incluían fracturas en toda la región pélvica, cuatro costillas rotas, un bazo lacerado y algunos pulmones profundamente magullados, dijo Walklin, añadiendo que el niño fue en realidad atropellado por el vehículo, pero de alguna manera sobrevivió e incluso fue capaz de hablar de ello.

“Nos miró y nos dijo: ‘Abuelo, me atropellaron”, relató Walklin, describiendo lo que el niño le contó cuando él y otros familiares llegaron al hospital tras el accidente.

Isabella sufrió una fractura de fémur, otra de tibia y otra de tobillo, así como una fisura orbital y una leve inflamación cerebral. Walklin dijo que ha estado dando vueltas en una silla de ruedas.

Walklin quiso dar un ejemplo del tipo de chico que era Erik, alumno de Cortney Junior High School. Walklin dijo que había escuchado a la madre de uno de los compañeros de clase de Erik.

“Básicamente dijo que Erik ayudó a su hija cuando la gente la acosaba, siempre la defendió. Así era él”, dijo Walklin. “Odiaba a los bravucones”.

‘Fuerte olor’ a alcohol, según la policía

En el lugar del accidente, según la policía, un “fuerte olor” a alcohol emanaba del aliento de Phelps, quien dijo a los agentes que creía haber sufrido un ataque y que no recordaba la colisión.

La policía alegó en un reporte de arresto que Phelps no había intentado frenar antes de estrellar su auto contra la parada de autobús.

“Estoy más que enojado, hombre”, dijo Walklin. “No hay absolutamente ninguna razón para que ella esté al volante. No hay ninguna razón para que nadie esté al volante de un auto hoy en día. Quiero decir, ¿cuántos viajes compartidos, servicios de taxi, autobuses? Solo eres una persona egoísta. Solo piensas en ti cuando haces eso”.

También se creó un GoFundMe para ayudar a la familia con los gastos ocasionados por el accidente. Hasta el miércoles por la noche se habían recaudado más de 6,100 dólares para alcanzar el objetivo de 20 mil dólares.

LO ÚLTIMO