90°F
weather icon Cloudy

El Tribunal Supremo aún no ha reglamentado los recursos de Zane Floyd para detener su ejecución

Actualizado July 5, 2023 - 11:38 am

Han pasado más de dos años desde que la oficina del fiscal del distrito del Condado Clark anunció que pediría una orden de ejecución para el condenado a muerte Zane Floyd, que fue declarado culpable de matar a cuatro personas dentro de una tienda de comestibles de Las Vegas en 1999.

Aunque los fiscales dijeron que Floyd había agotado sus recursos federales, el proceso ha continuado con los esfuerzos de los defensores públicos federales para suspender la ejecución o conmutar la pena.

El Tribunal Supremo de Nevada aún no ha reglamentado dos de las apelaciones de Floyd: una en la que los abogados presentaron sus alegatos orales en abril y otra en la que se han presentado los escritos finales durante más de un año.

El mes pasado se cumplieron 24 años desde que Floyd entró en un Albertsons de West Sahara Avenue y abrió fuego con una escopeta del calibre 12, matando a cuatro empleados -Lucy Tarantino, de 60 años, Thomas Darnell, de 40, Chuck Leos, de 40, y Dennis “Troy” Sargent, de 31- e hiriendo a un quinto hombre. También fue condenado por violar repetidamente a una mujer antes de la masacre.

Si Floyd es condenado a muerte, será la primera vez desde 1996 que Nevada ejecuta a un preso que no se presentó “voluntario” renunciando a las apelaciones en su caso.

Desde que la Legislatura de Nevada reinstauró la pena de muerte en 1977, todos menos uno de los 12 hombres ejecutados han sido voluntarios, según datos del Death Penalty Information Center.

Última ejecución

El último hombre ejecutado en Nevada fue Daryl Mack, condenado a muerte por inyección letal el 26 de abril de 2006, por asesinatos cometidos en 1988 y 1994.

Según la ley de Nevada, un condenado a muerte tiene derecho a una apelación directa de su condena, a menos que los abogados defensores puedan demostrar que las apelaciones posteriores muestran una “justificación válida” de por qué la reclamación no se ha planteado en los procedimientos anteriores.

Una de las peticiones de Floyd ante el Tribunal Supremo supone la tercera vez que apela directamente el caso, dijo el subjefe de la Fiscalía de Distrito Alexander Chen, que supervisa la división de apelaciones de la fiscalía.

Chen cree que el tribunal superior no admitirá la apelación de Floyd y que el caso podría continuar más allá de la decisión del Tribunal Supremo.

“Solo supongamos que el Tribunal Supremo deniega su tercera petición”, dijo Chen. “¿Qué les impide volver inmediatamente ante el Tribunal de Distrito y presentar una cuarta petición?”.

Chen dijo que los fiscales han estado dispuestos a esperar y ver cómo se desarrolla el proceso de apelación antes de presionar más agresivamente por una orden de muerte, pero “en algún momento tiene que terminar”.

‘Es imperativo que lo hagan bien’

Scott Coffee, un defensor público que ha trabajado en casos de pena de muerte durante más de 20 años, dijo que imponer límites de tiempo a las apelaciones de la pena de muerte violaría los derechos de los presos al debido proceso.

“El sistema judicial va despacio porque es imperativo que lo hagan bien”, dijo Coffee.

Los defensores públicos federales de Floyd no respondieron a las solicitudes de comentarios.

En la apelación ante el Tribunal Supremo, los abogados de Floyd argumentaron que un juez del Tribunal de Distrito se equivocó en múltiples sentencias, incluida la denegación de la alegación de Floyd de que no puede ser ejecutado debido a un trastorno del espectro alcohólico fetal, y la denegación de la alegación de Floyd de que se infringieron sus derechos al debido proceso cuando el Estado le impidió solicitar clemencia a la Junta de Indultos de Nevada.

Sus abogados han argumentado que Floyd sufrió abusos violentos de niño y daños cerebrales a causa de un trastorno del espectro alcohólico fetal y un trastorno de estrés postraumático tras su paso por los Marines.

No está claro cuándo se pronunciará el tribunal

Aunque todos los informes del caso han concluido desde abril de 2022, no está claro cuándo se pronunciará el Tribunal Supremo.

El Tribunal Supremo escuchó en abril los alegatos orales en otro caso presentado por los abogados de Floyd, en el que se cuestionaban los métodos del Departamento de Correccionales para llevar a cabo las ejecuciones.

Los defensores públicos federales argumentaron que la Legislatura delegó indebidamente poderes legislativos al otorgar al director del Departamento de Correccionales la facultad de “determinar unilateralmente” el protocolo de ejecución.

Aunque se denieguen los recursos de Floyd, la ejecución podría paralizarse aún más por la combinación de fármacos propuesta por el estado.

En el tribunal federal, los abogados impugnaron el protocolo de ejecución después de que los funcionarios estatales planearan un coctel letal que no se había usado conjuntamente para llevar a cabo una ejecución.

Los expertos llamados por los abogados de Floyd a testificar ante el tribunal federal han afirmado que la combinación de fármacos podría causar un sufrimiento extremo mientras Floyd está paralizado y asfixiado.

Aunque los registros judiciales muestran que el caso federal sigue activo, el juez de distrito de Estados Unidos Richard Boulware ha dicho que la cuestión podría considerarse discutible, ya que algunos de los fármacos que el estado pretendía usar han caducado.

Al menos 32 reclusos llevan más tiempo que Floyd en el corredor de la muerte, según datos del Departamento de Correccionales.

Edward Wilson, de 64 años, el preso que más tiempo lleva en el corredor de la muerte del estado, fue condenado a muerte en 1979 por matar a un agente de policía de Reno ese mismo año.

Coffee dijo que el caso de Floyd destaca por la publicidad que rodea a sus crímenes, no por el tiempo que lleva encarcelado.

“Tiene más notoriedad, pero la notoriedad no es una excusa para la conveniencia”, dijo.

LO ÚLTIMO