107°F
weather icon Partly Cloudy

Sin combustibles fósiles, el Día de la Tierra no existiría

Si no fuera por los combustibles fósiles, el Día de la Tierra no existiría.

El viernes 22 de abril es el Día de la Tierra, que se centra en la necesidad de proteger el medio ambiente. En general, hay un acuerdo generalizado al respecto. El vertido de productos químicos en los ríos y el smog no son muy populares. El sistema de parques nacionales conserva algunas de las obras más increíbles de la creación de Dios.

Como comentario personal, mi esposa y yo tenemos el objetivo de visitar todos los parques nacionales juntos. Envíame un correo electrónico si tienes uno que te guste especialmente o si sabes de algo en un parque que sea una joya escondida. Mi hijo mayor y yo, con un amigo y su hijo, visitamos algunos de los lugares increíbles de Arizona y Utah el verano pasado. Las impresionantes vistas de “Canyonlands” fueron probablemente mis favoritas.

Pero regresemos al Día de la Tierra.

En estos días, un gran foco de atención a esta celebración resalta los efectos nocivos de los combustibles fósiles y la necesidad de reducir su uso. El sitio web del Día de la Tierra incluye una sección sobre el cambio climático. Advierte que “tenemos poco más de una década para reducir a la mitad nuestras emisiones para evitar los impactos más devastadores del cambio climático”. Incluso alienta a las personas a cambiar la forma en que viajan y comen para limitar las emisiones de carbono.

“La huella de carbono en sus alimentos, llamada huella alimentaria, son las emisiones de gases de ‘efecto invernadero’ producidas por el cultivo, la cosecha, el procesamiento, el transporte, la cocción y la eliminación de los alimentos que comemos”, dice el sitio del Día de la Tierra.

Una declaración como esa debería dejar en claro que gran parte del ambientalismo es un lujo de las naciones ricas.

Las Naciones Unidas estiman que entre 720 millones y 811 millones de personas no tenían suficientes alimentos para comer en 2020. Eso es alrededor del 10 por ciento de la población mundial. A las personas hambrientas no les importa su “huella alimentaria” o lo que le sucederá al mundo en 2030. Les importa encontrar su próxima comida. Trágicamente, alrededor de nueve millones de personas cada año mueren de hambre.

La comida no es lo único que la gente necesita antes de tener la capacidad de preocuparse por la condición del medio ambiente a largo plazo. Necesitan agua potable, vivienda, ropa, educación y seguridad económica. Solo mire cómo el aumento de la inflación en Estados Unidos, el país grande más rico del mundo, está desplazando los temas ambientales en las encuestas.

Ellos también necesitan tiempo. Si las tareas diarias de la vida de su familia ocuparan todo su día, no habría tiempo para las preocupaciones ambientales que pueden no manifestarse durante años.

Los avances tecnológicos han resuelto la mayoría de estos problemas en países ricos como Estados Unidos. La bombilla (focos) permite a la gente hacer cosas por la noche. Eso crea más tiempo para trabajar, leer y jugar. Los agricultores producen más cultivos por hectárea sembrada. Los lavavajillas y las lavadoras ahorran a las familias horas de trabajo diario. Viajar es más rápido de lo que aquellos que vivieron hace siglos podrían haber soñado posible. Los teléfonos te permiten comunicarte con cualquier persona en el mundo.

Pero no se pierda lo que impulsó estas mejoras: los combustibles fósiles. La disponibilidad de energía barata y confiable hace posible todo lo que se menciona en la lista anterior y miles de otras cosas que usted da por sentadas.

Esa lista incluye el Día de la Tierra. Simplemente no espere que los extremistas ambientales se den cuenta.

LO ÚLTIMO