107°F
weather icon Partly Cloudy

¿Reforma policial? Sí. Pero no olvides las voces de los policías

El titular del New York Times lo dice todo: “La cultura policial está en juicio en el caso del asesinato de George Floyd”.

La historia presagia el juicio de tres ex-policías de Minneapolis que se quedaron al margen y no hicieron nada, mientras el ex-oficial Derek Chauvin se arrodilló sobre el cuello de George Floyd durante casi nueve minutos, matándolo.

Lo que hizo Chauvin no fue vigilar, fue asesinar, y así lo determinó un jurado. Y dado que se supone que los oficiales de policía deben prevenir el asesinato, sin importar quién sea el perpetrador, el juicio de los oficiales J. Alexander Kueng, Thomas Lane y Tou Thao es apropiado.

Pero, ¿la cultura policial está realmente en juicio en St. Paul, donde se lleva a cabo el juicio? ¿O están siendo juzgados tres personas que se apartaron radicalmente de su deber previamente jurado?

Porque si la cultura policial está en juicio, hay muchas más pruebas que deben presentarse.

Incluso mientras los fiscales preparan su caso en St. Paul, el Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York está de luto por dos de sus propios elementos. Los oficiales Jason Rivera y Wilbert Mora murieron luego de recibir un disparo mientras respondían a una llamada de violencia doméstica, derribados mientras se paraban entre posibles víctimas y una persona obviamente perturbada con un arma.

Fidelis ad mortem (o fiel hasta la muerte), es el lema de la policía de Nueva York. Y para dos familias de luto y miles de oficiales cuyas placas están envueltas en bandas negras, esas son más que simples palabras.

Eso también es cierto para los 4,360 oficiales que murieron en el cumplimiento de su deber entre 2000 y 2022, según Officer Down Memorial Page.

Veintiocho de esos oficiales murieron en Nevada.

El asesinato de Floyd provocó mucha indignación y protestas contra la policía en todo el país, ya que los miembros de las comunidades que con demasiada frecuencia han sentido una mano más dura en la vigilancia se levantaron para decir “ya es suficiente”. Esas voces son importantes, y debemos escuchar las reformas que nos suplican que promulguemos.

Pero no debemos dejar de escuchar otras voces, voces de hombres y mujeres que hacen un trabajo casi imposible, encontrándose con personas en los peores días de sus vidas, colocándose entre los violentos y los inocentes. Son los que corren hacia el sonido de los problemas, los que se ponen en la línea de fuego y los que a veces no vuelven a casa al final de la guardia.

Deberíamos escuchar las voces de personas como el oficial de policía del Capitolio de EE.UU., Eugene Goodman, quien sin ayuda de nadie condujo a los insurrectos desenfrenados lejos de la cámara del Senado durante los disturbios del 6 de enero. O los agentes especiales del Servicio Secreto de EE.UU. que llevaron al vicepresidente Mike Pence a un lugar seguro, mientras los alborotadores lo buscaban mientras los cánticos para que lo ahorcaran resonaban por todo el edificio.

Eugene Goodman luego elogió la moderación de los oficiales que defendieron el Capitolio ese día y dijo que la situación podría haber sido mucho peor si hubieran usado más fuerza. (Solo un oficial disparó su arma ese día, disparó y mató a la alborotadora Ashli Babbitt cuando intentaba ingresar a un vestíbulo del piso de la cámara, mientras los miembros aún estaban adentro. En una patética idiotez moral, ese policía ha sido llamado asesino y amenazado, todo por personas que normalmente “respaldarían el azul”).

Deberíamos escuchar la voz del detective del Departamento del Alguacil de San Bernardino, Jorge Lozano, quien les dijo a los asustados asistentes a la fiesta de Navidad que huían de un tirador activo en 2015: “Recibiré una bala antes que ustedes, eso es absolutamente seguro”, mientras los escoltaba a un lugar seguro. Lozano dijo más tarde: “Fue nada menos que lo que haría cualquier otra persona en la aplicación de la ley”.

O la voz del oficial de policía de Las Vegas Chance McClish, que buscaba a un posible asesino en un complejo de apartamentos mientras los compañeros Alexis Hodler y Charles Brotherson aplicaban primeros auxilios para salvar la vida de una víctima. “Es uno de esos momentos en los que te das cuenta de que, si trabajé 21 años solo para estar allí en este momento, toda mi carrera valió la pena”, dijo en un video preparado para los premios “Best of the Badge” 2021.

O las voces de los oficiales de la patrulla de caminos que sacan a los conductores ebrios de las calles, los detectives de casos sin resolver que nunca olvidan a una víctima, los hombres y mujeres de las comunidades minoritarias que se colocan la placa para hacer un cambio significativo desde adentro, a menudo a un costo personal muy elevado.

Ellos, y miles más como ellos en todo el mundo, hacen un trabajo donde el peligro es una amenaza constante.

Como mínimo, les debemos una audiencia justa si vamos a juzgar la cultura policial.

LO ÚLTIMO