48°F
weather icon Drizzle

¿Quién está a cargo aquí?

¿Quién está a cargo aquí?

¿Alguien es responsable de lo que hacen los gobiernos locales?

Art Kane del diario Las Vegas Review-Journal escribió el domingo pasado sobre Jeff Wells, un subdirector del condado -muy bien pagado- que supervisa varios departamentos del condado que han estado plagados de problemas.

Y en el Ayuntamiento de Las Vegas, los funcionarios destruyeron el video de un altercado físico entre dos miembros del consejo, a pesar de que el Review-Journal buscaba una copia.

¿Quién dirige las cosas en el Downtown, de todos modos?

Kane trató de entrevistar a los comisionados del condado sobre Wells, el tipo que estuvo a cargo de la oficina del defensor público durante un escándalo de acoso. Todavía supervisa la oficina del forense y el administrador público, donde los abusos han sido bien documentados. Pero los comisionados se fueron de una reunión pública sin hablar con él y luego no devolvieron las llamadas sobre el asunto. Tampoco la administradora del condado que pronto se jubila, Yolanda King.

Los comisionados son elegidos por el pueblo para supervisar la burocracia del condado. No deberían esquivar las llamadas de los reporteros. “Sin comentarios” y esconderse detrás de declaraciones oficiales no es una opción cuando estás en la vida pública.

Los funcionarios electos tampoco deben usar el viejo truco de afirmar que algo es un “asunto personal” y, por lo tanto, confidencial. Si se alega que ha ocurrido una mala conducta, el público tiene derecho a saber qué sucedió, quién es responsable y qué se va a hacer al respecto. En última instancia, son los comisionados los responsables y les deben una explicación a los votantes.

A raíz del asesinato del periodista de investigación del Review-Journal, Jeff German, presuntamente a manos del administrador público Robert Telles, ha habido cierta discusión sobre si ciertas oficinas del condado deberían ser cargos electos. Si fueran departamentos regulares del condado, encabezados por personal en lugar de funcionarios electos, la disciplina por cosas como el acoso o el incumplimiento del deber, en teoría, sería más fácil y rápida. Pero el caso Wells parece refutar esa idea.

En el Ayuntamiento de Las Vegas, hay otro ejemplo de abuso flagrante y descontrolado. Después de un altercado físico en enero de 2021 entre las concejales Michele Fiore y Victoria Seaman, Jeff German hizo dos solicitudes de registros públicos para obtener copias de un video del incidente. Pero la ciudad dio vueltas al asunto antes de finalmente destruir el video.

Primero, dijo el Ayuntamiento, German había solicitado el vídeo del área equivocada. Luego, cuando German amplió su solicitud para incluir todas las cámaras del edificio, la ciudad exigió más de $63,000 y cinco meses para cumplir con la solicitud, luego de lo cual German abandonó el asunto. Una tercera solicitud de otro reportero se produjo después de que el video ya se había eliminado.

Pero el abogado de la ciudad y su personal supieron todo el tiempo exactamente qué video buscaba German, porque retiraron la cinta después de que Seaman se quejara de Fiore. El abogado de la ciudad Bryan Scott y varios miembros de su personal lo vieron, al igual que otros en el Ayuntamiento, según un informe de investigación publicado a finales de la semana pasada.

En lugar de cumplir con la solicitud, la ciudad jugó hasta que se sobrescribe el video. El informe de investigación dice que ni Seaman ni Fiore querían que se publicaran copias. “La concejal Fiore declaró que tanto ella como la concejal Seaman le dijeron a Bryan Scott que no le diera el video a Las Vegas Review-Journal”, dice el informe de investigación.

Pero la decisión de publicar los registros públicos no depende de los funcionarios electos o del fiscal de la ciudad no electo. Todos tienen la obligación de cumplir con la ley de registros públicos, e incluso de ayudar a los solicitantes a encontrar la información que buscan. En este caso, Scott y sus adjuntos hicieron exactamente lo contrario. Puede tratar de basarse en tecnicismos, pero la conclusión es que permitió que se destruyera un registro público, y la evidencia de un posible delito, a pesar de que sabía exactamente lo que buscaban los reporteros.

De nuevo, ¿quién está a cargo? ¿Nadie en el Concejo Municipal, que contrata y despide al abogado de la ciudad, exigirá responsabilidad? ¿O todas las solicitudes de registros públicos se ven frustradas por los patéticos juegos legales de la ciudad?, solicite algo demasiado específico y le dirán que no existe; pregunte demasiado y obtenga una enorme factura.

Elegimos funcionarios públicos para salvar los poderes delegados por el pueblo a su gobierno. Pero con demasiada frecuencia, esos funcionarios se involucran en ese gobierno y olvidan que su función es supervisar y rendir cuentas.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
CARICATURA: ¿Pagar las cuentas?

Estados Unidos alcanza un asombroso límite de deuda de $ 31,4 billones (más grande que el PIB) preparando el escenario para políticas arriesgadas que paralizan la economía.