97°F
weather icon Clear

Para combatir la soledad: aumentar el matrimonio y la participación religiosa

Es una triste ironía que el gobierno descubra una epidemia de soledad que ayudó a alimentar.

El cirujano general Dr. Vivek Murthy publicó recientemente un informe denunciando la falta de conexión social del país. Son cosas deprimentes. Encuentra que alrededor de la mitad de los adultos se sienten solos. Un estudio de 2022 encontró que menos del 40 por ciento de los adultos dijeron sentirse “muy conectados con los demás”.

El aislamiento genera problemas de salud. En particular, aumenta drásticamente el riesgo de muerte prematura. La falta de conexión social aumenta el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, presión arterial alta, suicidio y demencia.

Un par de cosas saltan a la mente. Por un lado, los bloqueos prolongados fueron un gran error. Eso es dejar de lado la destrucción que hicieron a la educación y a la economía. Los gobiernos de los estados azules ordenaron la soledad y el aislamiento mucho después de que quedó claro que los bloqueos eran ineficaces. Las consecuencias para la salud de esa decisión persistirán durante años.

Otra es que el dinero no puede hacerte feliz. Disfrutamos de lujos, como teléfonos celulares, aire acondicionado, viajes en avión y automóviles, a los que los reyes y reinas de siglos anteriores nunca tuvieron acceso. Sin embargo, un número creciente de nosotros estamos solos y miserables. Es cierto que la falta de necesidades puede hacerte infeliz. Pero la gente no está encontrando la felicidad en el exceso material.

¿Entonces qué pasó? Las restricciones del coronavirus aceleraron estas tendencias alarmantes, pero se han estado acumulando durante décadas. Preguntas como esa traen a la mente esta cita: “Las tradiciones son las soluciones a los problemas que la sociedad ha olvidado”.

Tome esa perspectiva y las causas fundamentales de la soledad son obvias. Tradicionalmente, las familias proporcionaban la unidad fundamental de conexión social. En 1960, casi el 87 por ciento de los niños vivían con ambos padres. En 2022, fue del 70 por ciento. En 2019, el Pew Research Center descubrió que Estados Unidos tenía la tasa más alta del mundo de niños que vivían en un hogar monoparental. Los niños tienen menos hermanos que en décadas anteriores. La tasa de fertilidad se redujo a la mitad entre 1960 y 2018.

Piense en todas las conexiones sociales que se pierden cuando una familia tradicional se rompe o nunca se forma. Los niños no tienen padres ni tantos hermanos. Las mamás y los papás no se tienen el uno al otro. Los hombres generalmente no están tan involucrados en la vida de sus hijos. Luego, mire esa onda a través de las generaciones a medida que las redes familiares extendidas también se reducen.

¿Por qué no sucedió esto hace un siglo? Hay muchos factores, incluido el control de la natalidad y el cambio de moral. Pero el mayor es el declive del matrimonio. El gobierno no fue un observador ocioso en este fenómeno. La asistencia social hizo financieramente posible, y en algunos casos financieramente rentable, ser padre soltero. Ahora, el 40 por ciento de los niños nacen fuera del matrimonio.

La otra causa importante del aislamiento es la disminución de la participación religiosa. De 1938 a 1976, más del 70 por ciento de los adultos pertenecían a una iglesia, sinagoga o mezquita. Disminuyó levemente y luego cayó rápidamente después de 2000. En 2020, menos de la mitad de los adultos pertenecían a una iglesia.

Aparte de los beneficios espirituales, la comunidad religiosa es una fuente increíble de conexión social. Brinda a personas de diferentes orígenes y niveles de ingresos un propósito compartido. Incluye deberes y responsabilidades hacia otras personas. A su vez, esas personas te ayudan en tus momentos de necesidad. Es difícil estar aislado si vives en comunidad con otros. No es de extrañar que la soledad haya aumentado a medida que ha disminuido la participación religiosa.

Las soluciones del informe son una serie de galimatías corporativas: “designar la conexión social como una prioridad”, y pide más gobierno. Eso no va a funcionar.

Para combatir la soledad, los estadounidenses deben reexaminar y volver a las prácticas tradicionales que alguna vez la impidieron.

LO ÚLTIMO