46°F
weather icon Cloudy

NYT ahora lo admite: la computadora portátil de Hunter es legítima

Aquí hay un eslogan mejor para The New York Times: Donde las teorías de conspiración de ayer, se convierten en noticias de hoy.

El miércoles pasado, The New York Times publicó un extenso artículo sobre Hunter Biden. Hablaba sobre el estado de la investigación en curso del Departamento de Justicia sobre el hijo del presidente Joe Biden.

Esto estaba enterrado en más de 20 párrafos en: Los fiscales federales revisaron los correos electrónicos de Hunter “sobre Burisma y otras actividades comerciales en el extranjero. Esos correos electrónicos fueron obtenidos por The New York Times de ‘un caché’ de archivos que parece provenir de una computadora portátil abandonada por el Sr. Biden en un taller de reparación de Delaware”, escribió The Times.

Aquellos que confían en los principales medios de comunicación nacionales probablemente pasaron –rápidamente- por alto ese párrafo. Pero esa es la parte más nueva de la historia, si recuerdas octubre de 2020.

Fue entonces cuando The New York Post informó, por primera vez, sobre la computadora portátil. Contenía correos electrónicos que mostraban que Hunter le presentó a su padre en 2015 a un asesor de Burisma. Esa es una compañía de energía ucraniana que una vez pagó a Hunter $83,000 por mes para formar parte de la junta.

El valor principal de Hunter parece haber sido que su papá era vicepresidente. Un fiscal ucraniano llamado Viktor Shokin estaba investigando a la empresa por irregularidades. El entonces vicepresidente Biden obligó a Ucrania a despedir a Shokin, alegando corrupción, para recibir mil millones de dólares en garantías de préstamos.

Joe Biden desvió el aparente conflicto de intereses al afirmar: “Nunca he hablado con mi hijo sobre sus negocios en el extranjero”.

Los correos electrónicos en la computadora portátil de Hunter mostraron lo contrario. Tenía los ingredientes de un gran escándalo.

Pero los principales medios de comunicación y las empresas de redes sociales cerraron activamente la historia.

En octubre de 2020, The New York Times escribió: “La computadora portátil generó preocupaciones sobre la desinformación rusa”.

Politico informó -sin aliento- que más de 50 ex-funcionarios de inteligencia firmaron una carta en la que afirmaban que los correos electrónicos tenían “todas las características clásicas de una operación de desinformación rusa”.

Las empresas de redes sociales fueron más allá. Twitter bloqueó la publicación de su cuenta e impidió que los usuarios compartieran la historia. Facebook limitó su difusión en su sitio.

Estos no fueron errores inocentes. Fueron decisiones deliberadas para proteger a Biden de un escándalo que podría haberle costado la elección. Biden ganó, por lo que ahora es seguro informar lo que era obvio hace 15 meses.

Algunas lecciones importantes. Lo más obvio es que los principales medios de comunicación nacionales están irremediablemente sesgados. Simplemente compare el tratamiento de la computadora portátil de Hunter con el falso “Steele Dossier”.

Otra es que el gobierno no debería censurar la “desinformación”. Las personas son falibles, incluso aquellas que afirman ser imparciales. El debate abierto es la mejor manera de identificar lo que es correcto. El coronavirus también presentó numerosos ejemplos de teorías de conspiración que alguna vez se basaron en sabiduría convencional.

Finalmente, las empresas de redes sociales que actúan como editores no merecen las protecciones legales de las plataformas. Cambiar la Sección 230.

Todavía hay preguntas sin respuesta sobre los tratos del presidente Biden con las empresas comerciales en el extranjero de Hunter. Simplemente no que los medios liberales esperen muchas respuestas hasta después de que abandone la Casa Blanca.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO