42°F
weather icon Clear

La gente todavía lo llamará el “aeropuerto de Las Vegas”

El debate de la Comisión del Condado Clark, sobre el cambio de nombre del Aeropuerto Internacional McCarran, por el del ex-senador Harry Reid, cristalizó perfectamente la división entre los enterados de la política y el público en general.

Si la pregunta se hubiera planteado a los votantes, muy probablemente hubiera fracasado. (Casi todas las personas que me enviaron correos electrónicos, me llamaron o tuitearon sobre esto prefirieron el “Aeropuerto Internacional de Las Vegas”, más simple).

Pero detrás del estrado en el Centro de Gobierno, pasó la comisión -totalmente demócrata- por unanimidad. Todo lo que queda ahora es la aprobación de la Administración Federal de Aviación.

El resultado se pronosticó de antemano, ya que la mayoría de los demócratas electos en el estado emitieron una declaración de apoyo, desde el gobernador Steve Sisolak hasta la (a veces) adversaria de Reid, la representante Dina Titus. El sindicato de la Culinaria Local 226 se sumó a la iniciativa, al igual que grupos progresistas como Battle Born Progress.

Pero no fue solo un respaldo unilateral: el ex-gobernador Brian Sandoval, el publicista republicano Sig Rogich (que una vez dirigió un grupo conocido como “Republicanos por Reid”) y el Review-Journal también intervinieron para apoyar el cambio de nombre.

La reacción en las redes sociales fue predecible. La sola mención del nombre de Reid generalmente produce burla por parte de los conservadores. Eso es en parte el resultado de su trabajo como la cara del Partido Demócrata en el Senado y, en parte, porque Reid hacía habitualmente algo que los republicanos más odian en los demócratas: ganó sus elecciones y la mayoría de sus luchas políticas.

Es fácil simpatizar con el argumento de que la voluntad del público fue ignorada en el debate. Pero las personas que predicen que la votación les costaría sus escaños a los titulares están equivocadas.

Faltan más de 21 meses para las elecciones de 2022, momento en el que casi todo el mundo habrá olvidado el cambio de nombre. Otros escándalos políticos desviarán la atención del público y las carreras por el Senado y el Congreso de los Estados Unidos serán el centro del escenario.

Y habrá poco que recordarle a nadie el nuevo nombre: el código de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional del aeropuerto seguirá siendo LAS. Por lo tanto, sus boletos de avión y etiquetas de equipaje continuarán diciendo LAS, en lugar de HMR (para Harry M. Reid).

El argumento de que el cambio de nombre nos costará visitantes es igualmente vacío. ¿Los liberales se niegan a volar a Reagan National cuando visitan Washington, DC? ¿Se opone la gente políticamente correcta a aterrizar en el Condado Orange, California, porque la instalación ¿lleva el nombre de John Wayne? Por supuesto no.

Además, a menos que esté sirviendo en la Fuerza Aérea de EE.UU. -o volando en privado-, el aeropuerto es la única forma de volar a Las Vegas. Y nadie decide saltarse unas vacaciones o una convención por el nombre en el exterior de las instalaciones. En Las Vegas, la única pregunta que la gente hará sobre el aeropuerto es qué tan rápido pueden dejarlo para comenzar su diversión en el Strip.

Y además, si el cambio de nombre de Reid nos ha mostrado algo, es que nada es permanente.

Miramos hacia atrás en la historia y juzgamos al ex-senador Pat McCarran como indigno debido a sus cruzadas anticomunistas de la era de la lista negra, su racismo y antisemitismo. Aunque esas cosas eran comunes en su época, nuestra moralidad moderna nos dice que siempre deberían haber sido reconocidas como incorrectas y malvadas, por lo que es necesario editar la señalización del aeropuerto.

Pero, ¿quién puede decir que, dentro de 60 o 70 años, nuestra progenie no mirará hacia atrás y hará lo mismo? Que no habrá una reunión de la Comisión del Condado Clark en algún momento de 2091, donde los demócratas – ¡algunas cosas no cambiarán, no importa cuánto tiempo pase! – la comisión no lo reconsiderará.

“Esos ignorantes de 2021 debatieron más el nombre del aeropuerto que el plan de cambio climático, que adoptaron en la misma reunión, una respuesta débil, tímida e ineficaz a lo que debería haber sido visto como una amenaza existencial crucial. ¡Al diablo con ellos! ¡Cambiaremos el nombre del aeropuerto por (insertar futuro inventor), la mujer que desarrolló el primer generador de fusión en frío escalable y salvó el planeta!”

Y luego, 70 años después de eso, otra comisión del condado totalmente demócrata puede mirar hacia atrás y …

La historia nos juzga a todos, eventualmente, por estándares que aún no podemos imaginar o cumplir. Solo sabemos que el juicio será severo.

Hasta entonces, los que se oponen al cambio de nombre pueden consolarse con esto: el aeropuerto será “maldecido” mucho más por el tiempo que lleva tomar un servicio de transporte de estacionamiento (en un estacionamiento económico) en un caluroso día de verano, que por el nombre que lleva inscrito en el exterior.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
CARICATURA: Miedos disipados.

Se determinó que el proyectil que impactó a Polonia es un misil de defensa ucraniano errante, pero líderes mundiales dicen que Rusia tiene la responsabilidad final.

De la adaptación a la reinvención

Amor, tácticas y estrategias. Así se llamaba el entrenamiento que me ayudó, finalmente, a elegir bien mi pareja. Además de enamorarte, necesitas desarrollar habilidades y destrezas para que el amor funcione.

Las demoras electorales no son corrupción, sino conteo

Si está leyendo esto, probablemente se haya tomado un descanso de presionar obsesivamente “actualizar” como un posible ganador de Powerball esperando los resultados retrasados del sorteo pasado.

El sistema de honor no sustituye a la seguridad electoral

La demora en el conteo de votos no es lo único preocupante de las elecciones en Nevada. Los funcionarios del Condado Clark aceptaron mi firma en seis sobres de devolución de boletas por correo.