84°F
weather icon Clear

El incumplimiento del pago de la deuda sería desastroso para las familias trabajadoras de Nevada

Al igual que muchos nevadenses, me preocupan los efectos de un posible incumplimiento de los Estados Unidos en las facturas en las que ya hemos incurrido. El debate actual que tenemos ante nosotros en el Congreso sobre la prevención del incumplimiento podría no estar en la mente de todos en el sur de Nevada a medida que avanzan en su día, ya sea en el trabajo, la escuela o disfrutando de su jubilación. Pero todos sentirán los impactos y perjudicaría a las familias trabajadoras y dueños de negocios en todo el Estado de Plata.

Kevin McCarthy, “Speaker” de la “United States House of Representatives”, podría llevar rápidamente una votación al pleno de la Cámara que nos permitiría aumentar el límite de la deuda -la tarjeta de crédito de nuestra nación-, para pagar las cuentas que ya tenemos. Eso incluye los obsequios de impuestos a las personas y corporaciones ultra ricas, muchas de las cuales a menudo se salen con la suya sin pagar impuestos. También consiste en los fondos que usamos para mantener en marcha la economía de Las Vegas y de todo Nevada frente a una pandemia global, con $6.8 mil millones destinados a nuestras pequeñas empresas y salvando empleos.

Es posible que escuche a algunos republicanos decir que aprobaron un proyecto de ley. La Ley de Incumplimiento de los Estados Unidos contra la que voté mantiene como rehenes el futuro de las familias trabajadoras, los veteranos, las personas mayores y nuestros hijos. Su propuesta significaría $450 millones menos de dólares federales invertidos en Nevada. Veríamos recortes en nuestros inspectores de seguridad ferroviaria, el cierre de dos de nuestras torres de control de tráfico aéreo y perderíamos $25 millones en inversiones en infraestructura vial y de tránsito.

Para nuestras familias trabajadoras en el área de Las Vegas, veríamos recortes devastadores para las familias que ya están luchando para llegar a fin de mes. Veríamos 1,800 cupos menos en preescolar y cuidado infantil y 13,000 familias perderían el acceso a la asistencia nutricional en el programa WIC y otros 11,000 estadounidenses mayores que dependen del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP). Y en una región que ya enfrenta una crisis de vivienda, 4100 nevadenses perderían el acceso a la asistencia de alquiler, especialmente las personas mayores y las personas con discapacidades.

Y nuestro impulso en el crecimiento de la población, las oportunidades comerciales y la tecnología se sofocarían. Nevada actualmente se ubica como el quinto estado de más rápido crecimiento en la nación, y somos líderes en la fabricación de baterías para vehículos eléctricos. Tal como se aprobó, la “Ley Default on America” socavaría las oportunidades de educación y capacitación laboral para los nevadenses. Para empezar, 7,600 nevadenses menos podrían recibir capacitación laboral y servicios de empleo con recortes en los fondos para el desarrollo de la fuerza laboral.

El Estado de Plata perdería $40 millones en fondos escolares, lo que afectaría a los estudiantes de familias de bajos ingresos que intentan liberarse del ciclo de la pobreza. Nuestras escuelas perderían más de 700 maestros, afectando a 250,000 estudiantes. La universidad se volvería más costosa para 38,700 estudiantes de Nevada, y cientos perderían el acceso al apoyo de la Beca Pell, lo que permitiría a muchos, incluyéndome a mí, obtener un título universitario.

Estas son todas las cosas que pasarían con la nota de rescate del republicano sobre los servicios estadounidenses. El panorama es aún más grave si no se aprueba nada y no pagamos nuestras deudas. Los impactos globales, nacionales y locales causarían un daño irreparable a nuestra economía. Si los republicanos provocan un incumplimiento, 30.000 nevadenses perderán sus trabajos. El propietario promedio de nuestro estado vería aumentar su hipoteca en $180,000. 362,600 nevadenses perderían los cheques del seguro social, lo que resultaría en una pérdida de $8.5 mil millones en poder adquisitivo en nuestra economía local, que se filtraría hacia las pequeñas empresas y los propietarios, los servicios públicos y los ingresos fiscales locales. Y 390,700 nevadenses que se preparan para jubilarse verían desaparecer más de $20,000 de sus 401(k).

Todo esto se puede evitar simplemente aprobando una ley limpia, sin cláusulas adicionales ni notas de rescate, que asegure que los Estados Unidos de América puedan seguir pagando nuestras cuentas. El presidente Biden presentó un presupuesto que aborda nuestra deuda, reduciendo nuestro déficit en casi $3 billones durante los próximos diez años, protege y fortalece Medicare y el Seguro Social, y asegura que los súper ricos y las corporaciones paguen lo que deben en impuestos. Y trabajaremos para aprobar ese presupuesto en las próximas semanas. Pero en este momento, enfrentamos un debate separado sobre el pago de lo que ya debemos, y no podemos mantener a las familias estadounidenses y su futuro como rehenes para convencer a una pequeña minoría de personas de qué infligir estos recortes devastadores.

Reconozco que muchos estadounidenses están preocupados por el gasto federal y cómo afecta los costos de su hogar y familia cotidianos. Estoy dispuesto a trabajar con cualquier persona de cualquiera de las partes para priorizar nuestros gastos. No estoy dispuesto a negociar con extremistas que mantienen como rehenes al pueblo estadounidense, sus trabajos y su prosperidad económica.

LO ÚLTIMO