85°F
weather icon Clear

El aumento salarial no resolverá la escasez de maestros de CCSD

Si un aumento salarial significativo pudiera solucionar la escasez crónica de maestros del Distrito Escolar del Condado Clark (CCSD, por sus siglas en inglés), ya lo habría hecho.

El martes pasado, el distrito anunció que aumentaría el salario inicial de los maestros en $7,000, de $43,000 a $50,000. Eso empuja la compensación total de un maestro nuevo a más de $70,000. Bastante bien para un trabajo que también incluye dos meses de vacaciones de verano.

El superintendente Jesús Jara sostiene que los considerables aumentos salariales son necesarios para abordar la actual escasez de maestros. El sitio web del distrito muestra más de 1,500 vacantes para maestros y personal con licencia.

“El CCSD no ha tenido personal completo desde 1994”, dijo Jara en una conferencia de prensa. El salario inicial más alto nos permitirá “competir” por los maestros.

En la superficie, esto tiene sentido. La oferta de docentes es demasiado baja, por lo que aumentar el salario inicial atraerá candidatos.

Pero hay un problema. El distrito probó este enfoque en 2016, bajo la supervisión del superintendente Pat Skorkowsky. El distrito aumentó el salario inicial de los maestros de $34,600 a $40,900. También impulsó la parte superior del rango salarial en casi $19,000.

Lo que sucedió después es instructivo. El distrito tenía alrededor de 320 vacantes para comenzar el año escolar 2016-17. Esa fue una mejora notable con respecto a las 881 vacantes que tenía para comenzar el año escolar anterior. Pero no duró. El número de aperturas aumentó constantemente. En 2019 fueron 755. En noviembre pasado contó con más de 840 vacantes.

Si bien el distrito es muy bueno para contratar nuevos maestros, es terrible para retenerlos. Un análisis de 2017 realizado por el Review-Journal encontró que el 16 por ciento de los maestros que comenzaron durante el año escolar 2015-16 se fueron dentro de un año. La tasa de rotación de tres años fue de casi el 30 por ciento.

No importa cuántos maestros contrate si no puede mantenerlos. Este es el problema en el que el distrito debería estar investigando. Muchas causas potenciales saltan a la mente.

La política de justicia restaurativa de Jara, que exigía ser suave con los infractores de las reglas, condujo a un aumento de la violencia escolar. Los estudiantes incluso comenzaron a atacar a los maestros. La decisión de Jara de revertir el curso y castigar a los estudiantes eventualmente conducirá a menos violencia. Pero la amenaza de ser atacado físicamente probablemente hizo que muchos maestros pensaran dos veces antes de regresar.

La organización de seguro médico para maestros, que supervisa la Asociación de Educación del Condado Clark, dejó de pagar sus facturas el año pasado y necesitaba un rescate del distrito.

Una talla no se ajusta a todos los estudiantes ni a todos los profesores. Si hubiera varios distritos en el Condado Clark, un maestro descontento podría encontrar una mejor opción. Las escuelas charter brindan más opciones para los maestros, pero eso no ayuda a las escuelas públicas tradicionales.

Además, el programa salarial en sí mismo no recompensa a los maestros por su desempeño. Es comprensible que los profesores de alto rendimiento empiecen a buscar en otra parte. O pueden sentirse frustrados porque un colega de bajo rendimiento gana más que ellos.

Independientemente de la causa, es fácil predecir cómo se desarrollará esto. El aumento salarial disminuirá temporalmente las vacantes de maestros. La escasez de maestros regresará rápidamente ya que el distrito no logra retener a los nuevos empleados. Entonces, el distrito exigirá más dinero para evitar recortes. Empiece todo, y repita hasta que Nevada pase la “School Choice” universal.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
EDITORIAL: Tras la caída de Roe, mantengan las protestas pacíficas

Aunque hay un fuerte desacuerdo sobre el aborto, debería haber un acuerdo sobre esto: Los disturbios, los saqueos, el vandalismo y la violencia son respuestas inapropiadas a la decisión del Tribunal Supremo de anular el caso Roe v. Wade.