93°F
weather icon Clear

Cuando se trata de elegir un presidente, Nevada es ahora el primero

Aún no se sabe si Nevada realizará la primera primaria presidencial en el país en 2024.

Lo que es seguro es que el estado ha abandonado el caótico sistema de caucus, dirigido por el partido, por una primaria de preferencia presidencial dirigida por el estado, programada para el primer martes de febrero en años de elecciones presidenciales.

Pero dependerá de los partidos políticos nacionales elaborar el calendario, especialmente porque Iowa y New Hampshire atesoran sus elecciones primarias, las primeras en la nación. New Hampshire incluso tiene una ley estatal que dice que puede trasladar el día de las elecciones primarias antes que el de cualquier otro estado, una ley que tendría que cambiarse si Nevada obtiene el primer puesto.

Mientras que los demócratas de Nevada están contentos con los cambios, los republicanos lo están menos. El proyecto de ley que hizo el cambio, el AB 126, obtuvo un voto bipartidista, pero no logró el apoyo del líder republicano en ninguna de las cámaras de la Legislatura.

Y después de que el gobernador Steve Sisolak firmó la ley, los presidentes republicanos de los primeros cuatro estados (Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur) emitieron un comunicado diciendo que les agradaba la orden inicial.

“Como líderes republicanos de los cuatro estados que fueron excluidos, queremos dejar en claro que estamos unidos para proteger el calendario de nominaciones presidenciales tal como ha existido durante muchos años”, se lee en el comunicado. “Nuestra alianza es fuerte y continuaremos trabajando juntos para preservar este proceso histórico”.

Es fácil entender por qué Iowa y New Hampshire querrían mantener las cosas como están, pero ¿por qué el presidente del Partido Republicano de Nevada, Michael McDonald, no querría que el “Estado de Plata” fuera el primero?

La respuesta es doble: primero, lealtad. En los últimos años, cuando otros estados intentaron sacar a la pequeña Nevada de su pedestal como “la primera en Occidente”, los otros presidentes se unieron para abogar por dejar la orden intacta. La firma de McDonald en la declaración conjunta es una recompensa por ese apoyo anterior.

En segundo lugar, y quizás más importante, el tema de la fecha de las primarias de Nevada está completamente fuera del control estatal y nacional de los republicanos.

Bajo AB 126, ambos partidos principales deben tener una preferencia presidencial primaria. Si McDonald o cualquier otra persona quiere o no que Nevada sea el primero, realmente no importa: a partir de ahora, vamos primero.

Y AB 126 deja en claro que los delegados de Nevada deben votar de la misma manera que vota el estado en las primarias. Las reuniones del partido del condado y del estado para seleccionar a los delegados a la convención del partido nacional no pueden celebrarse hasta después de las primarias.

La única forma en que un partido importante no estaría en la boleta primaria de Nevada es si solo tiene un candidato (como lo hizo el Partido Republicano en 2020, con el presidente Donald Trump postulándose para la reelección) o si no tiene candidatos. No está claro en la ley si un partido importante podría saltarse las primarias y seleccionar delegados como antes, pero requeriría que todos los aspirantes de ese partido boicotearan las elecciones de Nevada.

Los partidos nacionales aún pueden maniobrar para permitir que otros estados se adelanten a Nevada (digamos, moviendo el caucus de Iowa a mediados de enero y las primarias de New Hampshire a fines de enero). Pero la conclusión es que, a partir de ahora, Nevada es el primero en la nación, independientemente de lo que piensen los demás.

■ Actualización del DMV: les conté en mayo sobre el dilema que enfrenta el estado al reembolsar las tarifas del DMV cobradas en virtud de un proyecto de ley que la Corte Suprema luego declaró inconstitucional porque el Senado estatal no reunió dos tercios de los votos. La decisión confirmó la orden de un tribunal inferior, que dijo que el estado necesitaba reembolsar las tarifas con intereses.

Los legisladores debatieron un proyecto de ley para mantener las tarifas y extenderlas (esta vez con dos tercios). Pero finalmente, el estado decidió reembolsar el dinero, utilizando una parte del fondo de carreteras dedicado a la administración. (Según el Proyecto de Ley del Senado 457, la cantidad de fondos de carreteras reservados para la administración aumentará del 22 por ciento al 27 por ciento).

Como advirtieron los legisladores en ese momento, reembolsar los aproximadamente $5.9 millones cobrados indebidamente le costará al estado $7.8 millones. Ese dinero se utilizará para identificar a las personas y empresas que tienen derecho a un reembolso, enviarles un aviso de elegibilidad y luego devolver el dinero.

La tarifa, cobrada desde el 1 de julio de 2020 hasta el 17 de mayo, fue de $1 por transacción del DMV, por lo que la gente común no recibirá mucho a cambio. Un cheque más generoso espera a las corporaciones con muchas más transacciones del DMV, como las empresas de alquiler de coches, los propietarios de taxis o las empresas con grandes flotas de vehículos.

Es un error costoso para la Legislatura, que se basó en una opinión legal que decía que el voto para extender la tarifa no necesitaba un voto de dos tercios.

LO ÚLTIMO