76°F
weather icon Clear

Cómo iniciar una guerra civil

Una cosa que la derecha siempre pretendió fue la creencia de que, a diferencia de Black Lives Matter y las protestas por la justicia social, el Tea Party y las posteriores manifestaciones del MAGA eran un discurso político pacífico, aunque a veces profano.

Ha habido casos de violencia por parte de partisanos en ambos lados, pero fueron las protestas de izquierda las que dejaron las ciudades incendiadas, las pequeñas empresas en cenizas, las fuerzas policiales aterrorizadas y los centros de las ciudades que alguna vez fueron vibrantes, un desastre que daba terror.

Eso se ha ido ahora.

Cuando los partidarios de Trump marcharon desde The Ellipse, frente a la Casa Blanca, para asaltar el Capitolio de los Estados Unidos, fueron más allá de donde los anarquistas de máscara negra han ido. Las tropas de primera línea del presidente Donald Trump atacaron a la Policía del Capitolio.

El terrible objetivo era que una turba invadiera la sede de la democracia estadounidense e intimidara a los legisladores para anular el voto sagrado del pueblo estadounidense.

Fue un viaje que comenzó con la negativa de Trump a reconocer que el exvicepresidente Joe Biden ganó el Colegio Electoral. He hablado con varios partidarios de Trump que me dijeron que la elección fue robada y que el fraude sesgó el voto a favor de los demócratas.

Se mantuvieron firmes, por así decirlo, ya que los relatos no lograron cambiar el resultado de un solo estado. Se mantuvieron firmes cuando los jueces y los tribunales encontraron que las afirmaciones de la campaña de Trump eran endebles y poco convincentes, muy por debajo del listón necesario para privar de derechos a los votos estadounidenses emitidos legalmente.

Entiendo que los votantes de Trump se enorgullecen de su negativa a dejarse influir por expertos y expertos que, como yo, pensaban que Trump no podría ganar las primarias republicanas en 2016, y luego, cuando lo hizo, que nunca podría ganar las elecciones generales. Su fe inquebrantable en Trump es precisamente lo que le dio la victoria hace cuatro años.

Así que convirtieron esa fe en un garrote que blandían cada vez que algún republicano no estaba de acuerdo con Trump por cualquier motivo. Dudar de Trump de alguna manera, sobre el gasto federal, sobre su hábito de degradar a su propio personal, sobre sus mentiras casuales, se interpretó como un acto de herejía.

Cuando quedó claro que Trump perdió el 3 de noviembre, los legisladores republicanos que vieron la escritura en la pared tuvieron que caminar sobre cáscaras de huevo solo para decir lo obvio.

En el periodo previo a la locura del miércoles 6, hablé con los republicanos que abrazaron los esfuerzos para reclamar una victoria inmerecida porque, dijeron, los demócratas jugaron con el sistema al expandir las boletas por correo. Algunos murmuraron que la investigación federal sobre la connivencia rusa con la campaña de Trump, que no se estableció, era una forma de deslegitimar la victoria sorpresa de Trump. Como si fuera simplemente “ojo por ojo” planear para anular los votos honestos.

También he hablado con partidarios de Trump que contrarrestan que agitadores de izquierda se infiltraron en la marcha de Trump. No he visto ninguna prueba de eso. Pero vi a los hombres del MAGA que pensaban que era una gran idea interrumpir y amenazar a los funcionarios electos que estaban a punto de cumplir con su deber constitucional.

No he visto pruebas del fraude que afirman. Pero si fuera cierto, la forma en que los adultos lidian con la corrupción es presentar su caso en la plaza pública, pelear en los tribunales y, si todas las puertas se cierran y pierden, reagruparse para la próxima batalla.

El movimiento MAGA nunca pensó en las consecuencias de lo que pasaría si la base tuviera éxito mágicamente. ¿Qué habría pasado si los tribunales de alguna manera hubieran anulado los resultados electorales de varios estados y hubieran dado la victoria a Trump? ¿Qué hubiera pasado si la mafia intimidara al Congreso para proclamar a Trump como el vencedor de 2020? ¿Qué hubiera pasado si el vicepresidente Mike Pence hubiera declarado vencedor a Trump?

La respuesta: guerra civil.

La mayoría de los estadounidenses que votaron por Biden se defenderían. Las capitales se convertirían en zonas de guerra y morirían personas inocentes.

Donald Trump simplemente no es digno del derramamiento de sangre y la destrucción que ha provocado. No es una idea. No es un principio. Él es un ego.

LO ÚLTIMO