94°F
weather icon Clear

CCSD y Jara intentarán castigar a estudiantes por un cambio

La justicia restaurativa es como el comunismo. Sigue fallando, pero sus defensores insisten en que aún no se ha probado la justicia restaurativa “verdadera”.

Recientemente, el superintendente Jesús F. Jara dio a conocer el nuevo plan del Distrito Escolar del Condado Clark para detener la violencia escolar. En lugar de mimar (consentir) a los estudiantes problemáticos, dejará que los directores los disciplinen.

“Las peleas que resulten en una interrupción significativa del campus serán una expulsión recomendada de la escuela”, dijo Jara. “Todas las infracciones disciplinarias –importantes- darán como resultado una expulsión recomendada con remoción de un campus escolar integral, con la oportunidad de volver a participar, es decir, de regresar a la escuela”.

La pregunta obvia: ¿No estaba pasando esto ya? No. Lo que ayuda a explicar por qué la violencia escolar se ha disparado. Permitir que los estudiantes que cometen actos violentos se queden en el campus puede parecerte una locura. Eso es porque eres una persona normal que entiende que los adolescentes responden a los incentivos. Como escribí hace dos semanas: “Cuando no se castiga a los estudiantes por hacer algo malo, entonces cometen más cosas malas”.

Pero los funcionarios del distrito, encabezados por Jara, han pasado años persiguiendo la “justicia restaurativa”. Ese enfoque cambia las medidas disciplinarias punitivas por cosas como los círculos de sanación y la mediación entre pares. En teoría, la justicia restaurativa crea relaciones sólidas y un sentido de comunidad dentro de una escuela. Debido a que los estudiantes sienten que pertenecen, dice la teoría, no lastimarán a otras personas.

A veces las personas son tan “cultas” que olvidan el sentido común. Bajo la justicia restaurativa, los estudiantes pronto se dan cuenta de que no hay consecuencias prácticas por mala conducta. A medida que bajan las expulsiones y suspensiones, aumenta la violencia.

Estos resultados eran tan predecibles que yo los predije. En septiembre de 2019.

“Cuando se trata de la disciplina de los estudiantes, Jara debería haber centrado sus esfuerzos en mejorar el comportamiento de los estudiantes”, escribí. “En cambio, tiene al distrito observando cómo los maestros y administradores responden a los alborotadores… Es peligroso si las suspensiones disminuyen simplemente porque los “peces gordos” del distrito niegan esa herramienta a los administradores escolares”.

Lo que sucedió este año confirmó la precisión de ese análisis. Solo mire las estadísticas y los horribles videos virales que muestran a los estudiantes atacando a otros en el campus.

Si el distrito se toma en serio la tolerancia cero con las peleas, habrá una disminución de las peleas. Después de años de disciplina laxa, es poco probable que el cambio sea inmediato. Sin embargo, sucederá si el distrito hace cumplir las reglas con consecuencias.

Desafortunadamente, sigue habiendo incertidumbre sobre la determinación del distrito. Jara también dijo que las prácticas restaurativas “sí funcionan” y quiere “redoblarlas”.

George Orwell no podría haberlo escrito mejor. Verá, la justicia restaurativa funciona tan bien que Jara tuvo que abandonar las prácticas restaurativas por las medidas disciplinarias punitivas que alguna vez insinuó que eran racistas. Hace solo unas semanas, los funcionarios del distrito se jactaban de la disminución de las expulsiones discrecionales y las remisiones a la justicia juvenil.

Ningún estudiante tiene derecho a golpear a otro. Envíe a los estudiantes problemáticos (peleoneros) a una escuela de comportamiento. Para su crédito, Jara dijo lo correcto al respecto. “Debemos continuar brindando una educación pública y gratuita, pero no tiene que ser en nuestras escuelas integrales”, dijo.

Esa no es una mentalidad de justicia restaurativa, pero las medidas disciplinarias reales tendrán el beneficio de reducir la violencia en el campus.

LO ÚLTIMO