51°F
weather icon Windy

UMC: No acudir a los sitios de pruebas “drive-thru” de COVID-19 sin síntomas

El University Medical Center (UMC) está revirtiendo su curso pidiendo a los miembros del público sin síntomas de COVID-19 o exposición a un caso confirmado de la enfermedad, que no hagan una cita en uno de sus grandes sitios de pruebas de conducción.

“Esto asegurará que los pacientes de mayor riesgo mantengan un acceso conveniente a las pruebas”, escribió el vocero del UMC, Scott Kerbs, en un correo electrónico esta semana.

Después de la escasez de pruebas a nivel nacional en marzo y abril, el UMC y la Facultad de Medicina de la UNLV aumentaron su capacidad en el sur de Nevada al punto de que, a principios de mayo, cualquier persona que quisiera hacerse una prueba podía obtenerla, a menudo en un día. Pero con las citas cada vez más difíciles de obtener, y los resultados que tardan más en generarse, hay de nuevo evidencia de que el sistema de pruebas aquí, como en gran parte del país, está bajo presión.

Las comprobaciones del sitio web del UMC utilizado para programar las pruebas mostraron repetidamente esta semana que no había citas disponibles en los centros de pruebas del Thomas & Mack Center y Texas Station, gestionados por el hospital del condado junto con el gobierno del Condado Clark y la Guardia Nacional de Nevada.

El jueves por la mañana el sitio mostró que las citas estaban disponibles en Texas Station tan pronto como el viernes. Un par de horas después, sin embargo, todos se habían ido.

El UMC está programando citas con unos días de antelación y las vacantes se llenan rápidamente, indicó Kerbs.

En medio de la creciente demanda de pruebas de COVID-19, “siempre que sea posible, el UMC pide a los miembros de la comunidad que por favor ahorren las citas públicas de pruebas disponibles para los miembros de la comunidad con síntomas de COVID-19 y los que han estado expuestos al virus”, declaró el hospital en un comunicado de prensa el jueves.

Sin embargo, el UMC no llegó a exigir los síntomas o la exposición para que un individuo se hiciera la prueba.

Mientras tanto, UNLV Medicine, que junto con la Guardia Nacional de Nevada administra un sitio de pruebas de auto-servicio, sigue programando citas uno o dos días después, mencionó el vocero, Paul Joncich. No se requiere que los individuos tengan síntomas para ser examinados, recalcó.

Las pruebas se nivelan

El número de pruebas diarias de COVID-19 reportadas por el gobierno estatal alcanzó lo que era entonces un máximo histórico de casi 13 mil pruebas el 7 de julio, después del largo fin de semana festivo. Después de eso, los números se estabilizaron, con un máximo de más de 10 mil pruebas diarias a un mínimo de menos de cinco mil. El jueves, se informó de un máximo de más de 15 mil pruebas después de que una actualización del sistema eliminara un retraso en el procesamiento de los registros de laboratorio pero no de las pruebas reales.

La nivelación de julio refleja que los laboratorios de toda la industria están en capacidad de procesar pruebas, señaló Mark Pandori, director del Laboratorio de Salud Pública del Estado de Nevada en Reno, que procesa un gran número de las pruebas realizadas en el estado.

Los problemas de capacidad de los laboratorios también están provocando retrasos en la obtención de los resultados de las pruebas de una semana o más en algunos casos.

“Cuando los laboratorios están operando a su capacidad total, los especímenes deben empezar a esperar en fila para ser probados”, explicó Pandori el jueves durante un telebriefing para los periodistas. “De repente, una prueba que normalmente toma de uno a tres días, toma de cuatro a ocho, por ejemplo para ser procesada”.

Nuevas políticas de pruebas del UMC

En una medida que podría aliviar parte de la tensión en la capacidad de realizar pruebas, el UMC también anunció el jueves nuevas políticas dirigidas a reducir la repetición innecesaria de pruebas y a asegurar que “los pacientes de mayor riesgo mantengan un acceso conveniente a las pruebas”.

Entre ellas se incluye el hecho de que ya no se repitan las pruebas después de un resultado inicial positivo, lo que “no ha demostrado ser una herramienta eficaz para determinar cuándo los pacientes pueden interrumpir el aislamiento de forma segura”, señaló el UMC.

Las nuevas políticas reflejan la última orientación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que en lugar de repetir las pruebas recomiendan el aislamiento durante al menos 10 días después de la aparición de los síntomas. Además, un paciente debe pasar al menos 24 horas sin fiebre y experimentar una mejoría de los síntomas como la tos y la falta de aire antes de terminar la cuarentena.

Muchos pacientes que no tienen síntomas pueden terminar el autoaislamiento de manera segura 10 días después de una prueba positiva. Los pacientes con sistemas inmunológicos comprometidos deben hablar con su médico.

Además, un individuo que haya dado negativo debe esperar 10 días antes de volver a hacerse la prueba en el UMC. Si el individuo desarrolla síntomas durante el periodo de espera, el hospital recomienda buscar atención médica en el consultorio de un médico para determinar si es necesario realizar una prueba. A todos los que crean que han estado expuestos al virus se les pide que se aíslen en casa durante el lapso de espera.

Además, el UMC ha introducido un periodo de espera de cinco días después de una prueba negativa para los trabajadores de la salud y los primeros auxilios sin síntomas.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO