87°F
weather icon Cloudy

Tu salud en tus manos

Para muchos niños, el momento mas triste se aproxima: el final de las vacaciones de verano. A la vez muchos se animan para empezar un nuevo año escolar, con nuevos amigos, maestros, retos y aventuras. Como padres queremos hacer todo lo posible para que comiencen este nuevo capítulo bien preparados, con todo lo que necesitan para que nada los detenga en su desarrollo académico y social. Esto debe incluir prepararlos para que puedan gozar de la mejor salud posible.

La buena salud es una base importante para el aprendizaje

Es lógico: para cualquier persona, es más difícil cumplir con sus compromisos y alcanzar su máximo potencial si tiene que también lidiar con problemas de salud. A un niño enfermo se le podría hacer más difícil concentrarse. Estar enfermo y tener que faltar interrumpe el proceso de aprendizaje. Debemos hacer lo posible para evitarlo. Primero es imperativo que reciban el cuidado preventivo necesario para evitar enfermarse. Además, si tu hijo o hija ya tiene alguna condición de salud, asegurarte de que su escuela sepa manejarla y tenga lo necesario para hacerlo.

Le prevención es esencial: las vacunas y el chequeo anual

Como dice el refrán, es mejor prevenir que lamentar. Por eso debes llevar a tus hijos al médico antes de que empiecen las clases. De hecho, la mayoría de las escuelas tienen requisitos de cuidado preventivo, particularmente en cuanto tener las vacunas al día. Esta ayuda tanto al estudiante vacunado como a todas las personas que estén en contacto con él o ella, incluyéndote a ti. Hoy día tenemos hasta una vacuna que previene ciertos tipos de cáncer: la vacuna de VPH.

Además, debes aprovechar la visita para que el médico le haga el chequeo anual, si no lo ha hecho aún. Esto ayudará a que cualquier problema de salud que pueda desarrollar se encuentre de forma temprana, cuando es más fácil y efectivo atenderlo.

Si tienes seguro de salud el cuidado preventivo es gratis. Si no, tienes opciones.

Gracias a la Ley de Cuidado de Salud Asequible, los seguros tienen que proveer una lista amplia de servicios preventivos sin costo adicional al paciente. Si no tienes seguro, existen diferentes opciones para recibir vacunas libre de costo o a un costo reducido mediante el Departamento de Salud de tu estado. Si tu familia tiene recursos limitados, tus hijos quizás cualifiquen para recibir seguro estatal bajo el programa federal de Medicaid o el programa federal de seguro de niños (CHIP por sus siglas en inglés). Estos seguros brindan una variedad de servicios médicos integrales a bajo o cero costo que incluyen mucho más que vacunas. Además, existen miles Centros de Salud Comunitarios que proveen servicios sin que importe si tiene o no seguro, su status migratorio, a capacidad de pago.

Si tu hijo tiene una condición de salud, asegúrate que sua escuela sepa como manejarla

Algunos niños desafortunadamente ya tiene condiciones de salud que podrían requerir atención en horas de clase. Por ejemplo, un niño asmático necesita acceso a su inhalador de rescate, y niños con alergias severas deben tener acceso a “epi-pens”. Cada escuela tiene sus reglas sobre cómo guardar y administrar medicamentos. Averígualas, cumple con ellas, y asegúrate de que los maestros y administradores tengan un plan escrito que explique qué hacer en caso de una situación de salud.

Encárgate de que tus hijos tengan la mejor salud posible para que puedan triunfar.

Nosotros los padres nos esmeramos para que nuestros hijos puedan aprovechar su educación y alcancen sus metas. Para lograrlo tenemos que asegurar que obtengan los servicios preventivos y cuidado de salud que necesitan para maximizar su salud y bienestar físico, mental, y emocional.

Envíale tus preguntas directamente a preguntas@familiesusa.org.

Para obtener más información, visite www.cuidadodesalud.gov.

LO ÚLTIMO