64°F
weather icon Cloudy

Se retira director de preparatoria de Las Vegas tras quejas de los padres

El asediado director de Clark High School abandonará la escuela después de que docenas de padres se quejaron de su desempeño laboral la semana pasada en una reunión de la Junta Escolar del Condado de Clark.

En un correo electrónico enviado al personal a finales del martes, la Superintendente de la Región 2, Debbie Brockett, dijo que el director Antonio Rael y la subdirectora Christina Bentheim no regresarán por el resto del semestre. El Superintendente Asociado de la Preparatoria, Sam Scavella, trabajará con Clark hasta que se seleccione un nuevo equipo líder el próximo semestre.

No estaba claro si Rael decidió irse o fue despedido de inmediato, Brockett dijo que el Distrito Escolar del Condado de Clark no puede discutir asuntos individuales de los empleados, pero que celebraría una reunión de personal de la escuela el martes para discutir la decisión. Tanto Rael como Bentheim están actualmente bajo el estatus “en hogar”, según el vocero del Distrito, Mauricio Marin.

Rael emitió una respuesta durante el fin de semana a los padres que se quejaron que había realizado cambios no deseados en una escuela próspera, creando tensión entre grupos de estudiantes y causando que los maestros dejaran de trabajar debido al estrés.

En una carta enviada a los padres y publicada en los medios de comunicación social, Rael detalló que tal vez inició el cambio demasiado rápido, pero agregó que las nuevas políticas eran necesarias para “avanzar en las oportunidades académicas para todos los estudiantes”, incluyendo a los dos mil 400 estudiantes “zonificados” cuyos índices de preparación para la universidad no han coincidido con los de sus compañeros de las escuelas magnet.

Rael también condenó lo que él calificó de calumniosas afirmaciones sobre su carácter y su religión, así como su pasado como ex padre de Clark y estudiante universitario de primera generación.

“Podemos y debemos mejorar junto con nuestros hijos”, escribió Rael. “Y por supuesto, no podemos seguir haciendo las mismas cosas y esperar resultados diferentes”.

Rael no devolvió múltiples llamadas el martes al Review-Journal.

Preocupaciones de los padres

En la reunión de la junta directiva, los padres y estudiantes de Clark expusieron que Rael había contratado a un grupo de nuevos miembros del personal para monitorear a los maestros, creando una atmósfera de microgestión que había llevado a la partida o traslado de varios miembros del personal, incluyendo un subdirector.

Otros señalaron que hizo cumplir una severa política de impuntualidad mientras reducía el tráfico dentro y fuera del campus, lo que dificultaba que los estudiantes llegaran a clase a tiempo. Las estudiantes y sus padres dijeron que se sentían injustamente atacadas por un código de vestimenta publicado antes del regreso a clases que les ordenaba a las estudiantes que “se mantuvieran cubiertas desde el pecho hasta la mitad de los muslos”.

Rael defendió muchos de los cambios en su carta como necesarios para un campus que “carecía de muchas estructuras básicas de seguridad”, y añadió que esperaba que los estudiantes cumplieran con los códigos de vestimenta y los horarios de clase. Sin embargo, escribió que era “lamentable” que los profesores se sintieran controlados por la presencia de administradores en sus aulas.

El grupo de padres no planea responder directamente a la carta de Rael, según la persona enlace Meeta Shah, quien dijo antes de la noticia de la partida de Rael que el grupo esperaría a que los administradores del Distrito completaran su proceso de seguimiento.

El padre John Chang, quien habló en la reunión de la junta escolar el jueves pasado, recalcó el lunes que no estaba seguro si la resolución ideal incluiría un nuevo director.

“Sería un trabajo difícil para un director venir en medio de esto y tomar el control de una manera que haga feliz a todos”, indicó Chang. “Sin embargo, también espero que eso no disuada de encontrar un buen director.”

De Mojave a Clark

David Tatlock, un ex profesor que ayudó a establecer un programa médico magnet en East Career and Technical Academy, y más tarde, un programa de Select School en Mojave High, dijo que Rael había promulgado políticas similares durante su mandato como director en Mojave.

La diferencia clave, añadió Tatlock, es que el Distrito y los miembros de la comunidad reconocieron que Mojave tenía un problema de logros. Su condición de escuela de cambio le dio a su director un mayor control sobre las políticas de la institución, como la contratación y el despido, e hizo que la comunidad escolar estuviera más dispuesta a aceptar nuevas ideas.

Clark, por otro lado, mantiene una reputación como una buena escuela impulsada en parte por la excelencia de sus programas magnet, expuso Tatlock, lo que lleva a la fricción cuando se promulga el cambio.

Sin embargo, argumentó que las cifras de rendimiento revelan discrepancias marcadas entre los estudiantes magnet y los estudiantes “zonificados” que sugieren que también hay espacio para mejorar en Clark.

En su carta, Rael puntualizó que nueve de cada 10 estudiantes magnet están “listos para la universidad y una carrera”, de acuerdo con los estándares estatales, mientras que sólo dos de cada 10 estudiantes zonificados se consideran preparados.

“¿Dónde está toda la gente molesta porque el 75 por ciento de los estudiantes de esa escuela tienen tasas de rendimiento horrendas?” cuestionó Tatlock. “Es como si el Titanic se estuviera hundiendo y tú estuvieras molesto por la canción que toca el violinista”.

Subrayó que los cambios en los flujos de tráfico y las políticas de impuntualidad probablemente causarán algunos dolores para los estudiantes y los padres al principio, pero que están diseñados para mejorar la seguridad escolar y proteger el tiempo de instrucción, el último de los cuales es crítico para las tasas de rendimiento.

Tatlock incluyó que el Distrito mismo ha creado en última instancia la desigualdad entre los estudiantes magnet y los zonificados al dedicar recursos adicionales en forma de personal, suministros y otros fondos a los primeros.

“Mucha gente piensa que los programas magnet son una recompensa para los estudiantes de alto rendimiento”, concluyó Tatlock. “Pero en realidad, son una oportunidad para la equidad de todos los estudiantes”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO