83°F
weather icon Cloudy

Una sobreviviente local de cáncer de mama destaca la importancia de las revisiones

Ana Castillo no es ajena a la ansiedad y los retos que puede suponer un diagnóstico de cáncer, en parte porque ha perdido a su hija por un cáncer cerebral y a su madre por un cáncer de estómago.

Pero este año estaba “muy asustada” cuando se enteró de que tenía cáncer de mama, dice la originaria de Las Vegas de 52 años, con su nuera Victoria Vilca como traductora.

Castillo no sabía nada de los estudios que indican que las mujeres hispanas tienden a ser diagnosticadas de cáncer de mama en fases más avanzadas de la enfermedad que las mujeres no hispanas, o que sus cánceres pueden ser más difíciles de tratar como consecuencia de ello. Y, en realidad, no importaba porque ella se propuso someterse rápidamente a las pruebas de detección y al tratamiento.

Continúa su tratamiento y se siente bien, dice Castillo a través de Vilca. Pero ahora tiene una razón especialmente poderosa para animar a todas las mujeres -y especialmente a las hispanas, incluida su propia familia- a someterse a tiempo a las pruebas de detección del cáncer de mama, afirma Castillo.

La detección temprana es crucial

Varios estudios señalan las dificultades a las que se enfrentan las mujeres hispanas en la detección y el tratamiento del cáncer de mama. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), cada año se diagnostican unos 240 mil casos de cáncer de mama en mujeres, y unas 42 mil mueren a causa de esta enfermedad.

Es la segunda causa de muerte por cáncer entre las mujeres en general. Y entre las mujeres hispanas de Estados Unidos, es la primera causa de muerte por cáncer, según los CDC.

En comparación con las mujeres no hispanas, las hispanas tienden a ser diagnosticadas más tarde y con tumores más grandes y agresivos, lo que dificulta el tratamiento, dice el doctor Arsalan Salamat, director de atención mamaria de Optum Care.

Parte de ello puede deberse al acceso a la atención de salud, “es decir, si no se diagnostica lo bastante pronto y se presenta en una fase avanzada de la enfermedad, en ese momento la enfermedad es más difícil de tratar y las tasas de supervivencia descienden”, afirma Salamat.

Por eso, el cribado regular del cáncer de mama -junto con una mejor educación y la disponibilidad de recursos para promoverlo en la comunidad- es clave para mejorar los resultados, afirma Salamat, a pesar de las barreras socioeconómicas y prácticas que puedan existir.

Por ejemplo, según la doctora Stephani Christensen, oncóloga médica de los Centros Oncológicos Integrales de Nevada, algunos estudios demuestran que los estados que han ampliado Medicaid y han facilitado el acceso de las mujeres a las mamografías experimentan un aumento de estas pruebas.

Importancia de las pruebas

Los factores de riesgo del cáncer de mama son los antecedentes familiares, la genética y la densidad del tejido mamario, según la American Cancer Society. Otros factores de riesgo son la obesidad, consumir más de seis u ocho bebidas semanales y haber usado anticonceptivos orales, afirma Christensen.

Incluso el parto entra en la ecuación. “Si su primer parto fue por encima de los 30 años o si no tiene hijos, mayor es el riesgo de cáncer de mama”, afirma Salamat.

Aunque reducir el riesgo de cáncer de mama implica una mezcla de factores que pueden modificarse y otros que no, hay una medida preventiva que sigue estando firmemente en manos de las mujeres: someterse a revisiones periódicas a tiempo.

Sin embargo, algunas mujeres tienden a posponer las revisiones y las mamografías. La ansiedad por lo que pueda revelar una mamografía puede provocar reticencias a someterse a las pruebas, afirma Salamat.

“Creo que existe”, afirma. Creo que hay mucha gente que lo pospone por ese miedo”.

“Es importante, a todos los niveles, solo salir e informar de los riesgos”, añade.

‘Valió la pena’

Castillo se hizo una mamografía el pasado noviembre y le descubrieron un bulto en el pecho. Sin embargo, “no podían decir que fuera cáncer”, dice a través de Vilca.

Pero el bulto creció en los meses siguientes, dice Castillo, y en febrero le diagnosticaron cáncer. Comenzó el tratamiento y completó la quimioterapia en julio.

“Dijo que después de la quimio empezó a comer bien y decidió caminar un poco más”, cuenta Vilca. “Empezó a ganar peso de nuevo”.

Hoy, Castillo dice que se siente mejor y está agradecida a los médicos y enfermeras que la atendieron. Continúa con el tratamiento, que admite que a veces le daba miedo y era difícil.

“Ella dijo que vale la pena”, dice Vilca. “Fue muy duro para ella. Fue doloroso todo el proceso, pero valió la pena”.

Según Salamat, la recomendación general para las mujeres con un riesgo promedio es empezar a hacerse mamografías anuales -preferiblemente del tipo 3D- a los 40 años. Para las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama, las revisiones probablemente comenzarán antes.

“Yo recomendaría que todas las mujeres se sometieran a revisiones anuales a partir de los 40 años”, afirma Christensen, aunque puede ser conveniente modificar esa pauta general en función de los antecedentes familiares y las circunstancias personales.

Por ejemplo, en el caso de una mujer que tenga un pariente de primer grado con cáncer de mama, las revisiones probablemente “empezarían 10 años antes de que se diagnosticara al pariente de primer grado”, dice.

Asegúrate de hacerte las pruebas

Mientras tanto, Salamat afirma que el retraso en las mamografías que se produjo durante el cierre del COVID ha disminuido, aunque “yo diría que todavía estamos trabajando en ello. Hemos hecho mucha labor de divulgación, sobre todo entre las poblaciones de alto riesgo”.

Si la falta de seguro médico es un obstáculo, “hay lugares que están dispuestos a hacer revisiones y mamografías”, añade Salamat. Recomienda consultar a la American Cancer Society y a la Fundación Susan G. Komen para obtener información.

“Son grandes organizaciones y además sin fines de lucro”, dice Salamat, que también recomienda consultar al médico de cabecera.

“El tema del acceso ha mejorado”, dice Christensen, pero “aún nos quedan avances por hacer”. A nivel local hay formas de hacerse mamografías, aunque no se tenga seguro. Asegúrate de hacerte las pruebas”.

Mientras tanto, las opciones de tratamiento del cáncer de mama también han avanzado significativamente en los últimos años.

“En los últimos 20 años se han desarrollado varios fármacos nuevos para tratar determinados tipos de cáncer”, afirma Salamat, lo que permite tratamientos “más personalizados” dirigidos a cánceres específicos.

En cuanto a los avances en oncología, Christensen afirma: “Puedo pensar en al menos cinco tratamientos que uso semanalmente solo para el cáncer de mama” que no existían hace menos de una década.

LO ÚLTIMO