67°F
weather icon Cloudy

Por qué a los niños les encantan los dulces, y cómo moderar su consumo de azúcar

Mi nieto de nueve años me dijo hace poco que los trocitos de espinacas de mi sopa de tortellini eran su “peor pesadilla”. Un poco exagerado, ¿no crees?

Sin embargo, este mismo niño no tiene ningún problema en comerse cualquier dulce que se le ponga por delante.

¿Por qué los niños prefieren tanto los dulces? Los expertos dicen que nacemos con eso. Es este gusto inicial por el azúcar lo que puede impulsarnos a buscar nuestro primer alimento. La leche humana tiene un alto contenido del azúcar natural lactosa, una fuente de energía fácil de digerir que también promueve el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino del bebé, según un reportaje de consenso de 2019 sobre la lactosa en la revista Nutrients.

Los niños estadounidenses no son los únicos a los que les encantan los dulces. Un reportaje de 2021 en la revista Journal of Sensory Studies afirma que la “mayor preferencia de los niños por lo dulce es universal en todas las culturas”.

Es cierto que estos niños crecen deprisa y necesitan calorías extra. Sin embargo, desde el punto de vista nutricional, la cantidad de azúcar que consumen la mayoría de los niños ha cruzado claramente la fila. A partir de los 2 años, tanto los niños como los adultos no deberían obtener más del 10 por ciento de sus calorías diarias del azúcar, según las actuales directrices dietéticas para los estadounidenses. Actualmente están muy por encima de ese límite.

Un consumo “moderado” de azúcar añadido para mi activo nieto de 9 años, por ejemplo, no supera las 160 calorías diarias procedentes de dulces. Eso equivale a un cuarto de taza de Skittles… y en lugar de alimentos más nutritivos.

¿Cómo lo hacemos sin ser demasiado restrictivos, lo que a menudo puede ser contraproducente en peores hábitos? Un reportaje publicado en 2020 en Obesity Science & Practice revela algunas estrategias que pueden ayudar.

Este estudio basado en la familia reportó que cuando cantidades moderadas de dulces estaban disponibles en el hogar y a los niños también se les enseñaba a “saborear el sabor” y a ser más conscientes al comer estos alimentos, los niños en realidad comían menos de ellos. Ah, y los padres también tuvieron que dejar de usar los dulces como recompensa.

Comer con atención requiere tiempo, y de eso se trata. Prueba esto cuando los niños vengan dispuestos a devorar una bolsa de dulces de Halloween: toma un trozo. Envuélvelo despacio. Huélelo. Chúpalo durante 10 segundos, o dale un pequeño mordisco y disfruta de su sabor. Cómelo despacio y piensa en lo rico que sabe cada bocado.

Los niños necesitan experimentar una amplia variedad de alimentos (incluso espinacas) en sus años de formación. No es por presionar, pero los expertos dicen que nuestras preferencias de adultos se forman a partir de las experiencias que tuvimos de niños.

Como decía mi abuelo, el exceso de cualquier cosa, incluidos los dulces de Halloween, no es bueno. Nuestro objetivo, pues, es ayudar a nuestros hijos a desarrollar un sano respeto por la comida y a aprender a comer golosinas con moderación.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO