98°F
weather icon Clear

Los médicos destacan las precauciones para proteger la piel en verano

Para la mayoría de los estadounidenses, el Memorial Day marca el comienzo no oficial del verano. Para los habitantes del sur de Nevada, la llegada de un clima más cálido es algo que ya hemos vivido, gracias a que llevamos casi todo el año bajo el sol.

Sin embargo, el regreso del verano puede servir como recordatorio de lo que los habitantes del sur de Nevada deben hacer para protegerse de los efectos potencialmente nocivos de pasar más días al sol. Y, como ocurre con casi todo lo demás, la pandemia del COVID-19 no lo ha puesto nada fácil.

Varios estudios sugieren que las pruebas de detección y los tratamientos del cáncer de piel pueden haber sufrido retrasos durante la pandemia. Según algunas investigaciones, esto puede haber permitido que algunos cánceres de piel progresaran más de lo que lo habrían hecho sin los retrasos relacionados con el COVID.

El doctor Russell P. Gollard, oncólogo y hematólogo, director médico de Optum Care Cancer Care, afirma que “solo era difícil conseguir una cita, y punto”, sobre todo durante la primera fase del cierre de COVID. “Durante un tiempo, la gente no podía entrar a ver a sus proveedores de atención primaria o especialistas”.

Además, “hubo un periodo de tiempo al principio de la pandemia en el que todas las cirugías electivas se cancelaron o retrasaron. Así que las operaciones de cáncer de piel se retrasaron”, explica el doctor Wolfram Samlowski, oncólogo médico de los Centros Oncológicos Integrales de Nevada.

Pero la atención a los pacientes nunca se detuvo. De hecho, según Samlowski, la pandemia ayudó necesariamente a impulsar otros métodos de tratamiento -que implican, por ejemplo, una combinación de cirugía y fármacos que actúan sobre el sistema inmunitario- que han demostrado ser lo suficientemente eficaces como para incorporarse a los enfoques terapéuticos estándares.

Retrasos por la pandemia

Es posible que algunos pacientes se hayan mostrado reticentes a ir a las consultas de los médicos incluso cuando pueden volver a hacerlo. La doctora Darlina Manthei, médico de familia de la Facultad de Medicina Osteopática de la Universidad Touro de Nevada, que también ejerció la dermatología general y estética durante 10 años, dijo que “mucha gente posponía ir a ver incluso a su médico habitual”.

Los obstáculos al acceso causados por el COVID pueden haber contribuido a agravar lo que, según Manthei, ya ha sido un aumento de las tasas de cáncer de piel en las últimas décadas.

Samlowski dijo que el efecto de la pandemia en estos momentos es “difícil de decir, porque hay un grupo de pacientes que parecen aplazar el tratamiento por muchas razones”.

Entre ese grupo de pacientes, dijo Samlowski, las restricciones de la pandemia “podrían haber dado una excusa para posponer las cosas”.

“Cuando (vimos) a personas con cánceres más avanzados”, añadió, “no tengo claro si se debe a la pandemia. Trabajamos de forma constante durante la pandemia, y los dermatólogos ciertamente canalizaron muchos pacientes”.

En algunos casos, el efecto de los retrasos debidos a la pandemia puede incluso haberse atenuado porque algunos cánceres de piel son de crecimiento relativamente lento.

Según Gollard, puede haber cierto “lapso de tiempo”, medido a veces en años, entre la exposición al sol y el desarrollo de los cánceres de piel, aunque los médicos también ven cánceres más agresivos que requieren un tratamiento rápido.

El carcinoma de células escamosas y el carcinoma de células basales, dos formas comunes de cáncer de piel, tienden a crecer con el paso del tiempo, explicó Samlowski, mientras que el melanoma -una forma más grave de cáncer de piel que puede hacer metástasis en otras partes del cuerpo- suele ser más agresivo.

“Para algunos cánceres, un retraso de tres meses no importa tanto”, dijo Samlowski, pero para un cáncer más agresivo “mucho puede cambiar en tres o cuatro meses”.

Exposición y daños por UV

El efecto completo de la pandemia en el diagnóstico y los resultados del cáncer de piel puede tardar años en determinarse. Pero el cáncer de piel sigue siendo el tipo de cáncer más frecuente, según American Cancer Society, y uno de sus factores de riesgo más comunes sigue siendo la exposición a los dañinos rayos ultravioleta del sol.

“El problema es que el cáncer de piel puede desarrollarse 30 o 40 años después del daño solar”, afirma Samlowski.

“Cuando era niño, todos íbamos a la playa y nos poníamos muy bronceados para ‘prepararnos para el verano’”, explica Gollard. “Eso es lo peor que puedes hacer. Todos esos anuncios que veíamos -‘Broncéate con Coppertone’ y solías ver a niños poniéndose aceite de bebé- no son nada saludables y pueden volver y atormentarte años después”.

Las personas que realizan actividades al aire libre tienden a estar más expuestas, afirma Gollard, pero “la mayor parte de la exposición al sol no es deliberada. Es solo sacar al perro a pasear o ir al supermercado”.

El daño cutáneo tampoco se produce solo en los días soleados. “Incluso si es un día nublado puedes estar en riesgo”, dijo Manthei.

El cáncer de piel puede aparecer en forma de lunares, decoloraciones o marcas atípicas. Durante una revisión, un médico o profesional de la atención a la salud evaluará esas marcas en la piel.

Gollard añade que el cáncer de piel puede desarrollarse a cualquier edad. “Las personas de entre 20 y 30 años padecen cáncer de piel, y pueden padecer la forma más letal de cáncer de piel”, afirma.

Proteger la piel

Para prevenir el cáncer de piel hay que proteger la piel de los rayos UV del sol.

“No te quemes mucho con el sol, sobre te provoca pelarte”, dice Gollard. Cubre la piel expuesta y usa un protector solar de al menos FPS 30.

Usa un protector solar de amplio espectro, añade Manthei. “Eso significa que previene la exposición a los rayos UVA y UVB”.

“Siempre les digo a mis pacientes que tienen que usar su protector solar todos los días”, dijo Manthei, quien recomienda usar aproximadamente un vaso de chupito de protector solar por aplicación.

“Les digo que tienen que volver a aplicarse protector solar cada dos horas. Póntelo en todas las zonas expuestas del cuerpo”, dice, y vuelve a aplicártelo después de nadar.

Limita el tiempo al sol, sobre todo entre las 10 a.m. y las 2 p.m., y lleva ropa de colores claros, explica Manthei. “Y creo que un sombrero es muy apropiado”.

Asegúrate también de que tus hijos están protegidos.

Pueden pasar años hasta que se determine el efecto total de la pandemia en los casos de cáncer de piel, dijo Gollard.

“Sí creo que cuando se reduce el acceso a cualquier tipo de cribado se va a tener más enfermedad en el otro extremo”, dijo. “Lo fundamental es que, si la gente tiene alguna duda, haga una visita, incluso virtual, con su proveedor de salud”.

LO ÚLTIMO