53°F
weather icon Partly Cloudy

La nueva variante del COVID aún no ha llegado al sur de Nevada, según los datos sobre aguas residuales

La nueva variante de COVID-19 aún no ha aparecido en el sur de Nevada, según los datos más recientes sobre aguas residuales.

Una subvariante ómicron, BA.2.86, es la subvariante más recientemente descubierta del COVID-19, con nueve casos reportados en todo el mundo hasta la semana pasada, según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC). Dos de esos casos se reportaron en Estados Unidos.

La evaluación de riesgos de la nueva variante realizada por los CDC el pasado miércoles no confirmaba si la nueva cepa causaría síntomas más graves o se propagaría con más facilidad que las versiones anteriores del virus.

La evaluación sí destacaba que la subvariante tiene más mutaciones genéticas que las otras subvariantes ómicron anteriores. Comparó el nivel de mutación hallado en BA.2.86 con la primera versión de ómicron y variantes anteriores del COVID-19, como la variante Delta.

Los CDC señalaron que el mayor nivel de mutación podría significar que la BA.2.86 supera la inmunidad existente con más frecuencia que las subvariantes que la precedieron, pero esto todavía se estaba investigando la semana pasada.

La presencia de la nueva variante en varios países demuestra que se ha propagado internacionalmente, según los CDC, y que puede haber pasado desapercibida debido a que recientemente se ha secuenciado menos el genoma del COVID-19 que en los dos últimos años. Muestras de aguas residuales en Estados Unidos revelaron que BA.2.86 está presente en el país más allá de los dos primeros casos documentados.

Pero las aguas residuales del sur de Nevada aún no han visto la subvariante, según Edwin Oh, investigador y profesor asociado de la Facultad de Medicina Kirk Kerkorian de la UNLV.

“No hay datos que apoyen la idea de que BA.2.86 esté presente en el sur de Nevada desde el pasado miércoles”, dijo Oh el martes por la tarde.

Según Oh, la variante aún no ha aparecido en las aguas residuales de la región, lo que significa que la variante no es responsable del reciente aumento de casos de COVID-19 a principios de este mes.

Otra variante reciente del COVID-19, EG.5, también conocida como “Eris”, ha sido la cepa dominante últimamente, al menos hasta la semana pasada, dijo Oh.

Según Oh, el aumento de los casos de COVID-19 está en fila con las tendencias de los dos últimos años, con más casos apareciendo en la época en que la gente vuelve de sus viajes de verano y regresa a la escuela.

Los casos de COVID se dispararon en noviembre, en torno al Thanksgiving, y se mantuvieron altos hasta el final de los dos últimos años, después de haber disminuido desde los pequeños picos de agosto, según Oh.

Mientras que la variante no se ha encontrado en el sur de Nevada, eso no significa que no va a llegar aquí con el tiempo, dijo Oh.

“Ahora, no estoy diciendo que no debamos tener ninguna preocupación, pero creo que hay que medirla”, dijo. “Tenemos que preguntarnos: ‘Hasta este momento, a partir de la semana pasada, ¿ha sido esta nueva variante la causante de este nuevo aumento de casos?”. Y la respuesta clara para nosotros es no. ¿Cambiará en el próximo mes? Vamos a averiguarlo”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO