91°F
weather icon Clear

Residencia de ancianos de Summerlin dice no ser culpable por muertes de COVID

Una residencia de ancianos de Las Vegas en la que murieron 30 residentes a causa de COVID-19 se está enfrentando a varias demandas por negligencia, pero el centro afirma que está protegido de las quejas porque siguió las directrices federales de seguridad.

The Heights of Summerlin, una de las dos residencias de ancianos que vio más muertes en el estado, alega que una antigua ley le garantiza la misma protección de responsabilidad que a empresas como los fabricantes de la vacuna contra COVID-19, según los documentos judiciales.

Desde febrero, al menos siete familias demandaron al centro de 190 camas por negligencia. Esto incluye cinco demandas por muerte por negligencia de pacientes que murieron después de infectarse.

“No hemos tenido ningún cierre, no hemos tenido ninguna resolución, ninguna paz”, dijo Sylvia Smith, una litigante cuyo padre murió en abril de 2020. “Es responsabilidad de la familia luchar por su familia, viva o fallecida. Y eso es lo que estamos haciendo”.

Más de 100 residentes de Heights dieron positivo en la prueba de COVID-19 desde que comenzó la pandemia, según datos que los funcionarios de salud pública hicieron públicos esta semana. Casi la mitad de sus 200 empleados también se infectaron.

Un informe de investigación realizado en 2020 por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Nevada descubrió deficiencias alarmantes en Heights: El personal no usaba correctamente los cubrebocas N95 en las zonas de cuarentena, el personal no llevaba correctamente las batas y trajes de aislamiento y no se distanciaba socialmente después de trabajar con los residentes infectados. Los funcionarios también descubrieron una falta de notificación oportuna y precisa de los casos de COVID-19 y de las muertes relacionadas al estado.

Ese informe y entrevistas del Review-Journal con el personal y los pacientes actuales y antiguos pintaron un panorama de un centro en el que se ignoraron las precauciones de seguridad más básicas, tanto antes como después de la invasión del coronavirus.

Sin embargo, Heights está invocando la Public Readiness and Emergency Preparedness Act (PREP Act), una ley federal de larga data que está destinada a proteger a las empresas que luchan contra las emergencias de salud pública.

La ley se amplió en 2020 para limitar la exposición de los proveedores de salud a las demandas relacionadas con el coronavirus. En enero, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos aclaró que las residencias de ancianos y otras instalaciones son inmunes a la responsabilidad, excepto en los casos en los que las medidas de mitigación del virus fueron totalmente ignoradas.

“La Ley PREP está diseñada para permitir a los proveedores de atención a la salud, incluidos los centros de enfermería especializados, centrarse en el uso de todos los medios disponibles para combatir una pandemia y salvar vidas sin que la amenaza de las demandas los enfríe”, escribió el abogado de Heights, David Mortensen, en los archivos judiciales, solicitando la desestimación de las cinco demandas por muerte por negligencia. No quiso hacer comentarios para este reportaje.

Los expertos legales dicen que la defensa está dirigida a capitalizar la incertidumbre de la ley y es probable que en última instancia sea decidida por la Corte Suprema de Estados Unidos.

“Están optando por una forma de protección que no les exige defender su conducta subyacente”, dijo la profesora de derecho de la Universidad de Georgetown Heidi Li Feldman. “Eso es estratégicamente inteligente por su parte”.

En esencia, dijo Feldman, las residencias de ancianos que invocan la Ley PREP podrían “hacer correr el reloj” alargando el proceso legal y disuadiendo a más personas de presentar una demanda.

La administradora de Heights, Latoya Davis, que figura como acusada en cada una de las demandas, declinó hacer comentarios para este reportaje. Los representantes de las empresas matrices del centro y los co-demandados, Summit Care LLC y Genesis Healthcare, tampoco quisieron hacer comentarios.

Litigios en curso

Los últimos días de algunos de los pacientes que murieron tras contraer COVID-19 en el Heights se detallan en los documentos judiciales.

Sally Lou Scanlon, de 80 años, dio positivo semanas después de ingresar en la residencia. Su médico no firmó que se le notificara el diagnóstico hasta cinco días después, muestran los registros. Murió el 6 de mayo de 2020.

Phyllis Wyant, que tenía una pequeña fractura por estrés en la espalda, necesitaba seis semanas de rehabilitación. Pero, en cambio, la anciana de 80 años fue dada de alta con tos después de solo cuatro días.

“Pasó de la tos a la neumonía, al COVID y a la muerte en cinco días”, recordó más tarde su hija, Tracy LaMonica.

Aletha Porcaro, de 82 años, falleció el 21 de abril, una semana después de haber sido dada de alta en Heights y trasladada a un complejo residencial para personas mayores. Según la demanda, no se le hicieron las pruebas de detección de la enfermedad antes de retirarse.

El 25 de julio, Rita Esparza también murió de COVID-19 después de haberla contraído en Heights. Tenía 70 años.

María Alimusa, también de 70 años, fue una de las primeras pacientes de Heights en morir de COVID-19. Antes de ser trasladada al hospital, le dejó un mensaje de voz a su hijo.

“Esto se está poniendo muy mal”, dijo. Murió el 14 de abril.

Los registros judiciales muestran que la familia de Alimusa está implicada en uno de los cinco casos de arbitraje contra el centro. En esos casos, los pacientes firmaron un formulario de arbitraje de cuatro páginas que se les presentó cuando fueron admitidos.

“Da derecho a Heights a evitar básicamente un juicio con jurado y establece un sistema de justicia muy cuestionable”, dijo el abogado familiar Alimusa, Robert Murdock. “Para mí, es otra forma de abuso de ancianos”.

En una declaración de mayo de 2020, el ex administrador de Heights, Andrew Reese, subrayó que el centro había sido totalmente transparente y comunicativo a la hora de compartir información con los pacientes, los residentes y las familias.

“Puedo asegurarles que estamos trabajando sin descanso, haciendo todo lo que está a nuestro alcance –y todo lo que los expertos médicos saben hasta este momento– para proteger y mantener a nuestros pacientes, residentes y empleados tan sanos y seguros como sea posible”, dijo.

Reese dejó su cargo a finales de agosto de 2020 después de que los funcionarios estatales descubrieran una serie de deficiencias de seguridad en el centro, expuestas en el informe de investigación de 26 páginas del que reportó por primera vez el Review-Journal.

Nuevas demandas

Las demandas también alegan que los investigadores descubrieron que el centro seguía aceptando nuevos pacientes incluso cuando el COVID-19 diezmaba a los que ya vivían allí. Los empleados no usaban el equipo de protección personal ni revisaban la temperatura de los residentes hasta principios de abril de 2020.

Los archivos judiciales también alegan que el centro tenía tan poco personal que las enfermeras atendían a más de 30 pacientes a la vez.

Los abogados de las familias de los pacientes argumentaron en los documentos judiciales que la Ley PREP no se aplica porque las muertes ocurrieron debido a la “inacción, en lugar de la acción” de Heights.

“Esta falta de desarrollo y seguimiento de un programa de control de infecciones no entra en ninguna de las ‘contramedidas cubiertas’”, escribió el abogado Jamie Cogburn.

Mortensen no estuvo de acuerdo, señalando que la residencia de ancianos utilizó las “contramedidas cubiertas” que les recomendaron el estado y el gobierno federal para combatir el virus, incluyendo el uso y la distribución de equipos de protección, proporcionando pruebas de COVID-19 y otros protocolos de seguridad.

Dictamen que sienta precedente

Mientras las residencias de ancianos se enfrentan a decenas de demandas en todo el país, el argumento de la Ley PREP está empezando a ponerse a prueba.

La semana pasada, el Tribunal de Apelación del Tercer Circuito de Estados Unidos sentó un precedente al confirmar la sentencia de un tribunal federal de Nueva Jersey y rechazar la solicitud de dos residencias de ancianos de permanecer en el tribunal federal en virtud de la Ley PREP.

La decisión solo se aplica a los tribunales del Tercer Circuito y significa que los casos de muerte por negligencia deben desarrollarse en los tribunales estatales. Aunque la noticia será sin duda influyente en otros casos, los expertos dicen que los circuitos pueden discrepar.

“La opinión del HHS es útil para los demandados de las residencias de ancianos, pero se enfrentan a una batalla cuesta arriba”, dijo David Orentlicher, el director del programa de derecho de la salud en la UNLV. “Están impulsando un punto de vista muy minoritario, por lo que es poco probable que tengan éxito”.

El argumento ha sido denegado hasta ahora en unos 50 casos en todo el país.

En Nevada, el juez de distrito James Mahan dictó una sentencia similar contra la propiedad hermana de Heights en Las Vegas, el St. Joseph Transitional Rehabilitation Center. En ese centro, 12 residentes y un miembro del personal murieron a causa de la enfermedad, según datos de salud del estado.

Mahan escribió en su decisión de este mes que las medidas de aislamiento y distanciamiento social no se consideran contramedidas cubiertas por la Ley PREP.

Un único caso juzgado anteriormente en el Distrito Central de California dio la razón a la residencia de ancianos, razonando que el hecho de que un centro no examinara adecuadamente a los visitantes, no suministrara equipo de protección y no mantuviera los protocolos preventivos de COVID-19 eran “intentos infructuosos de administrar contramedidas”, en contraposición a la falta de administración de contramedidas.

Dado que Nevada y California dependen del Noveno Circuito, esto crea un estado de la ley sin resolver, dijo Feldman, el profesor de derecho de Georgetown.

“Cuanto más inestable sea la ley, más beneficia a la industria de las residencias de ancianos”, dijo.

No tenía que morir

Sylvia Smith dijo que no supo que su padre tenía COVID-19 hasta que ya se estaba muriendo.

Cuando George Woods, de 85 años, ingresó por primera vez en el Summerlin Hospital Medical Center el 16 de abril de 2020, se dijo a su familia que estaba aletargado y que parecía tener problemas renales.

Basándose en lo que les dijeron, la familia de Woods dijo que pensaba que volvería a casa, que estaría bien.

Pero el personal de Heights ya había informado al hospital de que Woods había sido sometido a pruebas de COVID-19 y que estaba siendo trasladado para su evaluación y tratamiento, según la demanda presentada por el abogado de Smith, F. Travis Buchanan.

El diagnóstico positivo de Woods el 18 de abril fue un shock para Smith, quien dijo que los miembros del personal le aseguraron que solo había un caso aislado en la residencia de ancianos. Murió al día siguiente.

Para entonces, había al menos cuatro casos confirmados en el centro, según los registros judiciales.

Smith dijo que su padre veía lo positivo en todo, incluso cuando desarrolló estenosis espinal y perdió su capacidad de caminar en 2011.

“Nunca conoció a un extraño”, dijo. “La gente le preguntaba: ‘¿Alguna vez te enojas por algo? Y él sonreía y decía: ‘¿Para qué?”.

Ella guarda sus cenizas en la repisa de la chimenea.

“Es un gran recordatorio”, dice. “No tenía que morir”.

Los casos de muerte por negligencia contra Heights siguen pendientes en el tribunal federal, a la espera de que un juez decida si están en el lugar adecuado.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Subvención de 3.8 mdd asistirá a la salud mental en zonas rurales

Cuando el alguacil del Condado Lincoln se incorporó a la oficina del alguacil hace más de tres décadas, dice que había un llamado de salud mental aproximadamente una vez al mes. Ahora, dice que sus ayudantes se ocupan de los llamados de salud mental semanalmente, si no diariamente.

Muchos demócratas se pasan al Partido Republicano en EE.UU.

WASHINGTON.- En un giro político que podría tener grandes consecuencias, decenas de miles de votantes suburbanos que alentaron las conquistas demócratas en los últimos años se están pasando al Partido Republicano.