105°F
weather icon Clear

Presentó Cortez Masto legislación para declarar “sustancia controlada” a la xilacina; pero protege su acceso a los veterinarios

Una legislación bipartidista -y bicameral- convertiría el uso ilícito de la xilacina en una sustancia controlada de Clasificación III al mismo tiempo que protegería el acceso de los veterinarios.

“Esta iniciativa bipartidista pretende restringir el uso ilícito del sedante, altamente peligroso, que está causando sobredosis fatales en todo el país”, destacó mediante un comunicado Tony Hernández, vocero de la oficina de la senadora Catherine Cortez Masto.

La xilacina, también conocida como “tranq”, es un tranquilizante veterinario -de fácil acceso- que se usa como agente de mezcla de bajo costo, y la Agencia de Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) informó recientemente que el 23 por ciento del polvo de fentanilo -en el 2022- la contenía. La xilacina causa insuficiencia respiratoria y frecuencia cardíaca lenta, inconsciencia, necrosis e incluso la muerte, y la naloxona no revierte sus efectos porque no es un opioide.

A pesar de los informes alarmantes sobre el aumento de la xilacina, a la que se ha llamado una “droga zombi”, las fuerzas del orden público federales, estatales y locales no tienen las herramientas necesarias para rastrearla de manera efectiva o tomar medidas necesarias contra los traficantes que la usan para aumentar sus ganancias.

“Los traficantes de drogas están haciendo todo lo posible para aumentar sus ganancias con drogas peligrosas como el ‘tranq’, y debemos empoderar a las fuerzas del orden público para tomar medidas fuertes contra su propagación en nuestras comunidades”, dijo la senadora Cortez Masto, agregando que “esta legislación bipartidista garantizará que la DEA y las fuerzas del orden público locales tengan las herramientas que necesitan para sacar a la xilacina de nuestras calles mientras protegen su importante uso como tranquilizante veterinario”.

La xilacina es esencial en la medicina veterinaria con animales grandes y, si bien esta legislación ayudará a las fuerzas del orden público a tomar medidas necesarias contra su uso ilícito, también protegerá su acceso para los veterinarios, agricultores, ganaderos y rancheros al proteger el uso de la xilacina en la medicina veterinaria.

La senadora Cortez Masto ha estado trabajando para tomar medidas fuertes contra las drogas ilícitas desde que fue electa fiscal general por primera vez, cuando trabajó con el gobernador republicano de Nevada, la policía y funcionarios mexicanos para combatir el aumento de la fabricación de metanfetaminas y el tráfico de drogas en la frontera. En el Senado, ha escrito una legislación para combatir el tráfico de drogas en línea, la cual se convirtió en ley, así como una legislación clave para abordar la epidemia de opiáceos.

LO ÚLTIMO