88°F
weather icon Windy

Reto para probar fraude electoral acaba en demanda contra el director ejecutivo de MyPillow

El residente de Summerlin que demostró que el vendedor de almohadas infomerciales, Mike Lindell, estaba equivocado sobre el fraude electoral, presentó una demanda el viernes después de que Lindell no le pagara el premio de cinco millones de dólares que un panel de árbitros había ordenado.

El experto en informática forense Robert Zeidman, completó el “Reto para Demostrar que Mike se equivoca” de Lindell en agosto de 2021, en el que Lindell afirmaba tener datos que demostraban que China hackeó las elecciones de 2020 y ofrecía cinco millones de dólares a quien pudiera demostrar que estaba equivocado.

El director ejecutivo de MyPillow y conocido negacionista de las elecciones argumenta que Zeidman “no demostró nada” y, por lo tanto, no ganó el premio.

Zeidman examinó los datos y comprobó que “no tenían sentido”, pero Lindell se negó a pagarle el premio. Un panel privado de árbitros dictaminó el 19 de abril a favor de Zeidman, ordenando a Lindell Management LLC que le pagara en un plazo de 30 días.

Han transcurrido esos 30 días sin que Zeidman haya recibido parte alguna de su premio, por lo que presentó el viernes una demanda ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Minnesota -donde está registrada Lindell Management LLC- pidiendo al tribunal que confirme la sentencia de los árbitros.

Sin embargo, Lindell dijo que la sentencia de los árbitros era una “completa farsa”. Los árbitros eran “de izquierdas” y “fueron más allá de lo que se suponía que debían hacer”, declaró el lunes al Review-Journal.

El jueves presentó una demanda contra Zeidman ante el Tribunal de Distrito del Condado Hennepin, en la que solicita al tribunal que anule el premio arbitral y ordene la repetición del arbitraje.

Lindell afirma que el panel de árbitros se extralimitó en sus funciones y dijo que Zeidman “no demostró nada” y que, por lo tanto, no ganó cinco millones de dólares.

“Creo que es un montaje, pero lo averiguaremos en los tribunales”, dijo Lindell. También sostuvo que tiene buenas pruebas “que van de aquí al sol” de fraude electoral, que demuestran que las máquinas de voto electrónico deben ser retiradas.

Desde noviembre de 2020, el expresidente Donald Trump y sus aliados sembraron la duda en los procesos electorales, llamando una farsa a los resultados, presentando demandas en múltiples estados sin resultado e intentando anular los resultados. Las dudas electorales han llevado a los legisladores a buscar más seguridad en los sistemas electorales, y han provocado que varios estados y condados liderados por republicanos cuenten las papeletas a mano y retiren las máquinas de voto electrónico.

Como parte de las demandas, ambas partes adjuntaron una prueba de las “Reglas Oficiales del Reto para Demostrar que Mike se equivoca”, que establece que el concurso y “cualquier disputa” que surja de él se “resolverán exclusivamente mediante arbitraje final y vinculante”.

Además de los cinco millones de dólares, Zeidman solicita que se emitan intereses posteriores a la sentencia a un tipo del 10 por ciento anual hasta que se complete la sentencia, según la petición, y Lindell también solicita una indemnización para cubrir los costos y desembolsos derivados de los pleitos.

Zeidman declaró el lunes al Review-Journal que desde el principio pensó que no vería ningún dinero, pero que ahora se siente más seguro de que ganará.

“Solo quiero que esto termine”, dijo Zeidman. Lindell tiene previsto celebrar otro simposio en agosto, en el que volverá a insistir en las supuestas constancias que tiene de fraude electoral, lo que es “solo realmente malo para nuestro país”, dijo Zeidman, que al igual que Lindell, también es un republicano conservador.

Lindell celebrará en agosto en Springfield, Misuri la “Cumbre de la Oficina de Delitos Electorales”, de dos días de duración, en la que presionará para que se eliminen las máquinas de votación electrónica y en la que “revelará el plan para salvar nuestro país”, dijo Lindell.

LO ÚLTIMO