98°F
weather icon Clear

Conspiraciones que empujan a los condados rurales a deshacerse de las máquinas de voto electrónicas

En la zona rural de color rojo intenso de Nevada, los funcionarios electorales de toda la vida están luchando contra la presión de la derecha, alimentada por la conspiración, para hacer retroceder el reloj de las elecciones y volver al recuento manual de las papeletas.

Para algunos, la lucha está dando sus frutos.

Para otros, los ruegos han caído en oídos insensibles.

Desde el otoño de 2021, siete de los 17 condados de Nevada han considerado la posibilidad de dejar de usar las máquinas de votación electrónicas de Dominion, que han sido objeto de críticas por parte de los negacionistas electorales tras las elecciones de 2020, o de eliminar por completo los sistemas de votación electrónica en favor de las papeletas de papel y el recuento manual, una medida que, según los funcionarios electorales locales, solo crearía más desconfianza, incertidumbre y retrasos en los procesos electorales.

Dos condados, Nye y Esmeralda, están optando por esto último y piden a sus secretarios que lleven a cabo las elecciones de 2022 usando papeletas de voto y contando los resultados a mano, una medida que fue presentada a los comisionados por Jim Marchant, exasambleísta republicano que ahora se postula como candidato a secretario de Estado de Nevada, y que ha estado propagando afirmaciones de fraude electoral desacreditadas desde que perdió su candidatura al Congreso en 2020.

La decisión sorprendió a la veterana secretaria del Condado Nye, Sam Merlino, republicana y máxima responsable electoral del condado desde el año 2000.

“Ese día quise literalmente dimitir. Después de hacerlo durante tanto tiempo, uno pensaría que la gente tendría un poco de confianza en ti”, le dijo Merlino al Review-Journal en una entrevista reciente.

“Esperábamos que después de 2020 la gente dijera que los secretarios y los funcionarios electorales habían hecho un gran trabajo, que nos habían sacado adelante durante la pandemia y las elecciones. Pero nunca escuchamos eso. Inmediatamente dijeron que todo era fraudulento”, dijo Merlino. “Ahora ya no sientes que nadie respete el cargo”.

Merlino no está sola. La campaña de desinformación contra los sistemas de votación en Nevada está pasando factura a los funcionarios electorales de todo el estado.

“Pensé que esto era ridículo desde el primer día. Pensé que se aprobaría. Cuando alguien pierde unas elecciones, es una buena excusa para echarle la culpa a algo, y eso fue lo que ocurrió. Pero ha cobrado vida propia”, dijo la secretaria del Condado Lyon, Nikki Bryan.

“Soy republicana, pero no me trago esa basura”, añadió Bryan, que decidió no postularse a la reelección como secretaria-tesorera tras más de dos décadas en el cargo.

Merlino y Bryan, así como sus homólogos de todo el estado, han hablado públicamente en reuniones para defender la exactitud de las elecciones de 2020 y expresar su preocupación por el hecho de que sus condados estén considerando volver a contar a mano las papeletas de voto.

Nye y Esmeralda son los dos únicos condados que han votado a favor de volver al recuento manual hasta ahora. Otros condados rurales, como Lyon, Lincoln y Elko, han pospuesto las discusiones tras considerarlas brevemente. El Condado Lander decidió el pasado otoño cambiar las máquinas de Dominion, que se usan en otros 15 condados de Nevada, por las de ES&S Equipment, el otro proveedor de máquinas de votación aprobado por el estado y que ha usado Carson City.

Merlino no se postulará a la reelección e inicialmente tenía previsto retirarse en diciembre de 2021. Pero después de que el rediseño de los distritos legislativos y del Congreso de Nevada se produjera mucho más tarde de lo normal debido a la pandemia, no se sintió bien dejando a su personal en una situación tan precaria y dijo a los comisionados que cumpliría su mandato hasta el ciclo electoral de 2022.

Todo cambió en marzo, cuando los comisionados del condado le comunicaron que le pedirían formalmente que realizara las elecciones de 2022 usando papeletas de recuento manual.

El aviso llegó días antes de la reunión. No sabía quiénes iban a argumentar a favor del cambio ni qué argumentos concretos iban a esgrimir para que ella pudiera preparar sus propios contrapuntos.

Merlino informó a los comisionados de que dimitiría a principios de agosto, y que solo se quedaría el tiempo suficiente para que la oficina realizara una comprobación rutinaria de los sistemas con la oficina del secretario de Estado.

“Solo se nos puede presionar hasta cierto punto”, dijo.

Sin embargo, ninguno de los cambios propuestos podría entrar en vigor antes de las elecciones primarias del 14 de junio. Lo más pronto que podría producirse el cambio a las papeletas de papel sería en noviembre. Y los comisionados del condado no pueden obligar a los secretarios elegidos a dejar de usar máquinas electrónicas y pasar a las papeletas de papel; solo pueden recomendar o solicitar que lo hagan.

Empuje de los negadores de las elecciones

En una entrevista, Marchant, de 65 años, dijo que no confía en las máquinas de votación electrónicas debido a su formación -antes era dueño de empresas de tecnología-, y afirmó que eso le da más conocimientos sobre las máquinas de votación que los secretarios y su personal, que trabajan directamente con las máquinas. Afirma que el recuento manual es la única forma precisa de contar los votos.

Pero los secretarios judiciales dijeron que las afirmaciones de Marchant, que también están siendo impulsadas en otros estados por los negacionistas electorales de extrema derecha, son totalmente erróneas.

Las máquinas de votación no están conectadas a internet ni usan Wi-Fi, por lo que es muy poco probable que puedan ser pirateadas, dijo Bryan.

También hay varias salvaguardias adicionales, añadió Bryan. El equipo requiere una huella dactilar y una contraseña para que los trabajadores puedan acceder, y las máquinas se prueban antes y después de cada elección.

Todas las máquinas de votación de Dominion producen una papeleta secundaria que se imprime y puede ser revisada por el votante para garantizar su exactitud antes de que emita su voto.

Bryan dijo que Lyon también está obligado a auditar cuatro máquinas al azar después de las elecciones. Esas auditorías incluyen sacar los rollos de papel de las máquinas y contar a mano los totales para asegurarse de que la máquina contó todo correctamente. Esas auditorías siempre han demostrado que las máquinas eran precisas, añadió.

La secretaria del Condado Elko, Kris Jakeman, que trabajó en la oficina del secretario durante casi dos décadas antes de ser elegida como máxima funcionaria electoral del condado en 2018, estuvo de acuerdo con esos comentarios. Dijo que Elko, al igual que otros condados, ha trabajado con Dominion desde mediados de la década del 2000, cuando la empresa se llamaba Sequoia.

“Tenemos una gran asociación con Dominion. Nunca hemos encontrado errores o casos de discrepancias con las máquinas desde que yo trabajo aquí”, dijo.

Jakeman, también republicana, rechazó la idea de que el recuento manual sería de alguna manera más preciso que el recuento de las máquinas, porque el recuento manual estaría plagado de errores humanos, algo que Merlino y Bryan también señalaron.

“La gente se cansa. Se distraen. Pueden tener un sesgo. Las máquinas no”, dijo Jakeman.

Uno de los oponentes republicanos de Marchant en las primarias para la Secretaría de Estado, el concejal de Sparks Kristopher Dahir, criticó el impulso de Marchant en los condados rurales.

Según Dahir, las máquinas de votación y recuento han ayudado a eliminar los problemas de recuento manual de papeletas con los que tenían que lidiar los funcionarios electorales en el pasado. Dahir llamó a la ofensiva de Marchant miope y dijo que solo “crearía más caos y no ayudaría a nada”.

“No necesitamos volver a la era oscura para poder votar”, le dijo Dahir al Review-Journal.

Instalado por la “cábala del estado profundo

El propio Marchant no es ajeno al mundo de las teorías conspirativas.

Afirma que el fraude electoral provocó su derrota frente al representante demócrata Steven Horsford en el 4º Distrito del Congreso de Nevada por más de 16 mil votos en 2020. Un juez del Tribunal de Distrito del Condado Clark rechazó una demanda de Marchant que pretendía una nueva elección en el distrito.

Desestima el hecho de que los funcionarios electorales de ambos partidos a nivel estatal y local, incluida la secretaria de estado republicana de Nevada, Bárbara Cegavske, hayan dicho que no había pruebas de fraude electoral generalizado en las elecciones de 2020.

Y de los jueces de todo Nevada que han desestimado prácticamente todas las impugnaciones legales de las elecciones de 2020, Marchant también dijo que no “confía en casi ninguna parte del sistema judicial”.

Al preguntarle si hay alguna parte de la democracia estadounidense en la que sí confía, Marchant dijo: “Buena pregunta. No mucho”.

En un podcast de “Flyover Conservatives” en enero, Marchant dijo que Nevada “no ha elegido a nadie desde 2006. Fueron instalados por la cábala del estado profundo”.

El pasado mes de octubre, Marchant fue uno de los ponentes destacados en el evento Patriot Double Down, vinculado a QAnon, celebrado en Las Vegas. Una de las partes fundamentales de QAnon, que comenzó en los márgenes de internet en 2017 pero que se ha colado en la corriente política de derechas, es la creencia de que una cábala secreta de élites controla el gobierno del “Estado profundo”.

Para su supuesta constancia de fraude y manipulación en las elecciones de 2020, Marchant ha señalado a la secretaria del Condado Mesa, Tina Peters, en Colorado, que ha impulsado afirmaciones infundadas de que las máquinas de votación podrían ser manipuladas y las papeletas podrían contarse más de una vez.

En marzo, Peters fue acusada por un gran jurado de Colorado de 10 cargos relacionados con una brecha de seguridad en el sistema electoral del condado en 2021 que llevó a la publicación de información sensible.

Las acusaciones llevaron a un juez de Colorado a reglamentar que Peters, que también se postula como candidata a secretaria de estado de Colorado, no puede supervisar las elecciones primarias o de mitad de mandato en ese condado este año, informó The Associated Press. Y la oficina del fiscal del Condado Mesa presentó la semana pasada un reporte que mostraba que había “amplias pruebas” de que las afirmaciones de Peters eran falsas.

“Cuando te alineas con un secretario que ha sido acusado por un gran jurado -y un gran jurado no es una entidad política en absoluto- y cuando un gran jurado te acusa de siete delitos graves y tres delitos menores, hay un problema”, dijo Bryan, el secretario del Condado Lyon.

Otros problemas del recuento manual

Merlino elaboró un resumen de cómo sería el recuento manual de papeletas en tiempo real. Los trabajadores electorales tardarían aproximadamente cinco minutos en revisar y contar a mano cada papeleta.

En el Condado Esmeralda, donde solo hay 615 votantes activos registrados, el recuento manual podría ser factible. Pero en otros condados rurales más poblados, la logística se complica mucho más.

Basándose en sus estimaciones de participación en las elecciones generales de 2022 para el Condado Nye y sus aproximadamente 31 mil votantes registrados, Merlino calculó que se necesitarían 40 trabajadores, cada uno de los cuales trabajaría ocho horas diarias, aproximadamente 16 días para contar los votos.

Dijo que eso crearía una “clara posibilidad” de que el recuento no se completara a tiempo para que los votos fueran escrutados en los 10 días siguientes a las elecciones, como exige la ley estatal.

También hay una inminente escasez de papel que podría hacer casi imposible la logística de pasar a las papeletas de voto.

Y los secretarios también han planteado problemas por la posibilidad de ser demandados por terminar prematuramente sus contratos con Dominion.

La eliminación total de las máquinas de votación también podría violar los requisitos establecidos por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades, lo que daría lugar a más demandas.

Y el estado podría intentar recuperar el dinero que asignó a los condados en 2017 para pagar la transición a las nuevas máquinas de Dominion, una idea que planteó el mes pasado la veterana asambleísta estatal Maggie Carlton, demócrata por Las Vegas.

El Condado Nye, por ejemplo, recibió 217 mil dólares del estado para realizar la transición.

“Cuando los condados vinieron y pidieron ayuda, les ayudamos. Y ahora han decidido que no quieren eso. Creo que esos fondos deben devolverse al estado si no se van a usar”, le dijo Carlton al Review-Journal en una entrevista reciente.

Sembrando más desconfianza

Varios grupos han salido también en defensa de las máquinas y sistemas de votación del estado, entre ellos grupos de defensa del derecho al voto como la American Civil Liberties Union Nevada y el ex gobernador republicano Bob List, que ha representado a Dominion durante 10 años como asesor.

“Yo era partidario de Trump, y me hubiera gustado que ganara. Pero también sé que no fue culpa de las máquinas”, dijo List a la Comisión del Condado de Elko en abril.

Estos argumentos parecen haber persuadido a suficientes comisionados como para que se pongan sobre la mesa algunas de esas discusiones, y las comisiones de los Condados Lyon, Elko y Lincoln abandonaron las propuestas incluso antes de votarlas. En el Condado Washoe, la comisión votó por cuatro a uno en marzo para rechazar una propuesta similar de eliminar las máquinas electrónicas y pasar a las papeletas de voto, un esfuerzo en el que Marchant no participó.

Pero el daño puede estar ya hecho.

Bryan, Merlino y Jakeman dijeron que la presión para desacreditar los actuales sistemas de votación solo está creando más desconfianza, tanto entre el público como entre los funcionarios electos. Y solo se está haciendo más difícil disipar esa desinformación, dijeron.

“No creen lo que decimos”, dijo Bryan. “Están tan -y lo llamaré así- lavados de cerebro”.

Bryan y Merlino ya habían decidido no postularse a la reelección. Jakeman, de Elko, dijo que elegir postularse a la reelección fue una decisión difícil, pero que se decidió a hacerlo tras el estímulo de su personal.

Bryan dijo que le preocupan las futuras elecciones. Su oficina recibe regularmente llamadas de personas que les gritan sobre las elecciones antes de colgar. Y se pregunta cuánto tiempo puede durar este enfado antes de que estalle la violencia.

Sin embargo, dice que sigue esperando lo mejor, y sabe que ella y su personal harán las cosas correctamente.

Que los que ya dudan de las elecciones confíen en los resultados es otra cuestión.

“Eso es lo que resulta tan frustrante. Durante toda mi carrera he intentado ayudar a la gente a solucionar sus problemas”, dijo Bryan. “Simplemente no puedo arreglar esto”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
FILAS DEL PARTIDO: Los demócratas atacan donde son débiles

El antiguo general y filósofo chino Sun Tzu escribió: “la formación militar es como el agua: la forma del agua es evitar lo alto e ir a lo bajo, la forma de una fuerza militar es evitar lo lleno y atacar lo vacío”.