92°F
weather icon Cloudy

La ciudad de Las Vegas en conversaciones para comprar el viejo edificio Grant Sawyer

El futuro del Grant Sawyer State Office Building está probablemente en manos de la ciudad de Las Vegas.

La ciudad - que no respondió a una solicitud de comentarios el viernes porque sus oficinas estaban cerradas - está en conversaciones para comprar el edificio a principios del próximo año, según la oficina del gobernador Joe Lombardo.

Los funcionarios del Estado y los organismos que mantienen oficinas en Grant Sawyer se alojarán en un nuevo grupo de 18 edificios de oficinas ubicado cerca del Aeropuerto Internacional Harry Reid. La compra del complejo costó al Estado 263 millones de dólares.

Algunas oficinas estatales y su personal, como la oficina del gobernador, la oficina de desarrollo económico del gobernador y otras, ya se han trasladado al nuevo campus. Otras, como la Fiscalía General y la Junta de Control del Juego, aún no lo han hecho.

Pero no será así durante mucho tiempo, dijo el director del Departamento de Administración del Estado, Jack Robb. El plan es que todos hayan abandonado el edificio a mediados de julio.

En total, 4,200 empleados estatales se habrán trasladado a la nueva oficina en diciembre, según Elizabeth Ray, portavoz de la oficina de Lombardo.

Tres edificios del campus están reservados para los legisladores estatales, que actualmente no tienen oficinas en el sur de Nevada. Se espera que las oficinas sean utilizables en julio, dijo Robb.

Lombardo había llamado a la construcción de dos nuevos edificios y una remodelación de Grant Sawyer para aumentar el espacio de oficinas y actualizar el edificio en mal estado, que se estimó que costaría al Estado alrededor de 470 millones de dólares.

Su administración propuso posteriormente la compra del grupo de edificios cercanos al aeropuerto, una opción más rentable que pondría a disposición del Estado 835 mil pies cuadrados de espacio de oficinas.

Se espera que la transición de la renta de oficinas a la adquisición de las mismas suponga para el Estado un ahorro del 50 por ciento en costos anuales, según Ray.

La decisión de abandonar finalmente el Grant Sawyer se produce después de años de quejas sobre el edificio de casi tres décadas de antigüedad.

Los reportes de hongos y moho que supuestamente enfermaban a los empleados comenzaron poco después de la apertura del edificio, y dieron lugar a que al menos 10 empleados estatales presentaran quejas de compensación laboral en 2017.

La oficina también se ha enfrentado a quejas por temperaturas no reguladas, fugas de aguas residuales, excrementos de palomas en el techo e inundaciones.

Y, por si fuera poco, el edificio presenta múltiples deficiencias estructurales cuya reparación habría costado al Estado 200 millones de dólares. Según Robb, sería necesario rediseñar todo el edificio, incluidos los huecos de los ascensores y el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado, para adaptarlo a las normas actuales.

Entre esas deficiencias se encuentran los problemas con los ascensores. Uno de ellos está permanentemente fuera de servicio, según Robb.

Alejar a los empleados del problemático edificio no es la única ventaja. El traslado al nuevo edificio ha aumentado la motivación de los empleados, dijo Robb.

“Los traemos al campus para enseñarles a dónde se van a mudar, y hay gente que llora, que no se puede creer que se vayan a mudar a un alojamiento tan bonito”, dijo Robb sobre los empleados. “Así que está teniendo un impacto en la moral de los empleados, y es un buen estímulo para ellos”.

LO ÚLTIMO