87°F
weather icon Mostly Cloudy

Kevin McMahill toma protesta como octavo alguacil de la Policía Metropolitana

El alguacil del Condado Clark, Kevin McMahill, usó su ceremonia de toma de protesta el lunes como una oportunidad para hablar sobre los desamparados, la adicción y la salud mental de los agentes y civiles.

En el vestíbulo lleno de gente de Blind Center de Nevada, McMahill anunció las primeras mujeres ayudantes de alguacil en los 50 años de historia del Departamento de Policía Metropolitana: Yasenia Yatomi y Sasha Larkin, junto con Jim Seebock.

La semana pasada se anunció el ascenso de Andrew Walsh a subalguacil.

“Me siento muy honrado de estar aquí ante ustedes”, dijo McMahill durante la ceremonia. “Me siento extremadamente humilde ante mi familia y amigos. Me siento honrado por ser el líder del Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas, y conozco la gravedad de convertirme en alguacil”.

McMahill prestó juramento ante la jueza de paz Tierra Jones. Su esposa, Kelly McMahill, sostenía una Biblia que perteneció al hermano del alguacil, que murió por suicidio. Sus hijos, Finn, Abigail, Darby, Tristan y el alguacil Brayden McMahill, estaban de pie junto a su yerno, el alguacil George Nazario, sus nietos Uriah y Sawyer Nazario, y los padres del alguacil, Dolly y Mike McMahill.

Antes de que McMahill levantara la mano derecha, el capitán retirado de la Policía Metropolitana y poeta Harry Fagel leyó un poema que escribió para el nuevo alguacil.

“Pese a los interminables problemas, los malos usos políticos, los errores institucionales y los desafortunados abusos”, leyó Fagel. “Mientras tanto, ¿estás seguro caminando por la calle?”.

Fagel dijo que los oficiales deben tener la piel gruesa, preocuparse por la comunidad y ser “no soprenderse fácilmente”. Rezó para que McMahill proteja a la comunidad y trate a los residentes de la misma manera que trataría a su propia familia.

“Rezo para que sirva a la Constitución con feroz determinación, y rezo para que cree espacios seguros tanto fuera como dentro, lugares libres de marginación”, dijo Fagel.

La alcaldesa de Las Vegas, Carolyn Goodman, la concejal de Las Vegas, Victoria Seaman, la concejal de Henderson, Carrie Cox, y los comisionados del condado, Michael Naft y William McCurdy, se sentaron entre fiscales, bomberos, policías de otros departamentos y el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos.

McMahill dijo que cuando se retiró hace dos años estaba deprimido y que el trabajo en el sector privado no le llenaba. El exalguacil del Condado Clark, Joe Lombardo, que juró el cargo de gobernador el lunes, le preguntó a McMahill en marzo si se presentaría como candidato a alguacil.

McMahill ganó las elecciones al obtener más del 50 por ciento de los votos durante las primarias de junio. Dijo que pasó los seis meses siguientes reflexionando en silencio sobre las promesas que hizo durante la campaña.

En una entrevista el mes pasado con el Review-Journal, Lombardo dijo que esperaba que McMahill avanzara en la lucha para acabar con los desamparados y ayudar a quienes sufren enfermedades mentales, una promesa que Lombardo dijo que no cumplió tras su victoria en 2018.

McMahill dijo el lunes que el encarcelamiento no solucionaría estos problemas, y que esperaba trabajar con socios comunitarios deseosos de marcar la diferencia.

“¿Sabes lo que funciona?” dijo McMahill. “Una filosofía de policía de proximidad basada en la humanidad. El hecho de que vemos la humanidad en los demás antes de ver cualquier otra cosa, no el color de tu piel, no el sexo que eres, no la persona con la que duermes”.

El alguacil atribuyó a Kelly McMahill la idea de crear una oficina de bienestar, que ayudará a los agentes a recuperarse mental y físicamente de los traumas sufridos sobre el campo. Kevin McMahill dijo que quería que la comunidad tuviera “policías inteligentes, felices y sanos”.

McMahill dio las gracias individualmente a cada miembro de la familia con unas palabras que los describieron ante la multitud, y terminó su discurso de 20 minutos con varias promesas.

“Tienen mi palabra de que cada día vendré aquí a trabajar y a hacer de este, que creo que ya es un gran departamento de policía, el mejor departamento de policía”, dijo. “Tenemos mucho terreno por recorrer, de eso no me cabe la menor duda. Les prometo que pondré ese esfuerzo, pondré ese amor, pondré esa capacidad que tengo de unir a la gente para marcar la diferencia”.

LO ÚLTIMO