98°F
weather icon Clear

El próximo monumento nacional de Nevada podría estar en el este de Las Vegas

Se necesitaron casi 25 años para proteger los 500 mil acres de tierra en el sur de Nevada conocidos como Avi Kwa Ame, con la designación de monumento nacional.

Taylor Patterson espera que al próximo proyecto de monumento nacional, de 33 mil acres en el este de Las Vegas, solo le tomará ocho.

“¿Es realista? No tengo idea”, dijo Patterson, director ejecutivo de Indigenous Voices of Nevada y miembro del grupo que ayudó a impulsar la designación de Avi Kwa Ame.

“Se trata de algo especial. Es algo que solo ocurre en Nevada”, añadió.

A las afueras de la ciudad, en East Lake Mead Boulevard, se encuentra una franja de importantes características culturales, geológicas y ecológicas, y una coalición de grupos pretende proteger y aumentar sus recursos.

Conservacionistas, geólogos y activistas indígenas se encuentran en las primeras fases de su campaña a favor de un monumento nacional de 32,618 acres que abarcaría Frenchman Mountain y Rainbow Gardens que hay detrás, Sunrise Mountain, así como la sagrada e histórica Gypsum Cave, llegando hasta el límite de la zona recreativa nacional del Lago Mead.

Está en fases tan tempranas que el nombre “Monumento Nacional del Este de Las Vegas” ni siquiera es oficial. Los promotores de la designación se reunirán con grupos de Paiute del Sur y de otros sitios para debatir posibles nombres alternativos.

La designación de un monumento nacional, como demostró Avi Kwa Ame, es una tarea ardua. Debe llegar a través de la legislación del Congreso, o bien a través del presidente de Estados Unidos, por su autoridad en virtud de la Ley de Antigüedades de 1906.

Según Steve Rowland, geólogo y miembro del grupo Citizens for Active Management of French & Sunrise Mountain Area, la coalición está empezando su campaña de concientización pública. En su sitio web hay una petición para que la gente firme y muestre su apoyo a la designación, y los grupos conservacionistas asociados al proyecto realizan limpiezas periódicas, ya que la zona se usa con frecuencia como vertedero. Los organizadores tienen previsto solicitar también el apoyo de la delegación de Nevada en el Congreso.

Desde hace tiempo se está trabajando para limpiar la zona. En 2021 se aprobaron dos resoluciones en el Condado Clark y en la Legislatura del Estado, pidiendo una mejor gestión de la zona, que actualmente está catalogada como área de preocupación medioambiental crítica para proteger la planta bear paw poppy de Las Vegas, especie en peligro de extinción designada por el Estado, dijo Bertha Gutiérrez, directora de programas de Conservation Lands Foundation. Cuando se aprobaron esas resoluciones, Conservation Lands Foundation se puso en contacto con socios locales para empezar a trabajar en ello, explicó Gutiérrez.

Importancia indígena

Para los Nuwuvi, la gente Paiute del Sur que ha vivido en la tierra desde tiempos inmemoriales, la zona del monumento nacional propuesto se considera sagrada.

La zona este de Las Vegas ha sido un punto geográfico en la navegación y se ha usado en ceremonias desde siempre, dijo Patterson, miembro de Bishop Paiute Tribe. Los Paiute del Sur también han llamado a estas montañas su hogar durante siglos.

Al igual que Avi Kwa Ame, el límite del monumento propuesto está incluido en Salt Song Trail de los Paiute del Sur, que atraviesa California, Nevada, Utah y Arizona.

“Estas canciones de sal (salt songs) cuentan la historia de todo el ciclo vital de una persona Paiute”, dijo Patterson. “Contienen medicinas importantes, lugares importantes, ideas y conceptos importantes: todo lo que podrías necesitar saber sobre ser una persona Nuwuvi”.

Esas canciones sagradas se han transmitido por generaciones de familia en familia, dijo Patterson.

También está Gypsum Cave, un importante sitio ceremonial para los Paiute del Sur que, según el Museo de Historia Natural del Condado Los Ángeles, también contenía algunas de las primeras pruebas de la presencia de habitantes humanos y de la “megafauna” o grandes animales de la Edad de Hielo.

Detrás de un pequeño cartel colocado por la Oficina de Gestión de Territorio en el que se lee: “Por favor, no borres las huellas del pasado de Estados Unidos”, la cueva contiene múltiples salas que se adentran en el subsuelo. Parches de yeso nacarado motean el techo de la cueva y graffitis marcan las paredes. En la sala más grande de la cueva hay restos de una hoguera y viejas velas de té esparcidas por el suelo.

Patterson no se atreve a entrar en detalles sobre la importancia de la cueva para los nuwuvi.

“Las conversaciones sobre los aspectos culturales de esta zona son difíciles, porque muchos de nosotros somos más reservados con las tradiciones culturales y las ceremonias que se celebran en estas zonas”, afirma Patterson.

Aunque la designación de un monumento nacional protegería la tierra y aportaría más recursos, un mayor interés a veces conlleva un comportamiento “extractivo” o un abuso de los recursos, dijo.

Pero todo lo que suponga un aumento de la educación en una zona es “netamente positivo”, dijo Patterson, ya que el elemento educativo disuadirá a la gente de maltratar la zona. También es una oportunidad para que las tribus de Paiute del Sur tomen la iniciativa en el proyecto, dijo.

Great Unconformity

El monumento nacional propuesto también incluye dentro de sus límites Great Unconformity (Gran Discordancia), una rareza geológica que representa unos 1,200 millones de años de la historia perdida de la Tierra.

Unconformity se extiende por el interior de Norteamérica, pero solo está expuesta en unos pocos lugares, uno de los cuales es la base de Frenchman Mountain.

Revela capas de roca, una que se formó hace 1,700 millones de años y otra hace 500 millones de años, explicó Rowland, profesor de geología de la UNLV que lleva mucho tiempo estudiando la Gran discordancia.

En un momento, las rocas estaban enterradas a una profundidad de 15 a 20 millas dentro de la corteza terrestre. Según Rowland, una gran cadena montañosa situada sobre ellas se fue erosionando gradualmente con el viento y la lluvia. Esas antiguas rocas quedaron al descubierto, y luego el nivel del mar subió cubriendo las antiguas rocas con la arenisca más reciente.

“Esas rocas guardan una historia, un registro”, explica Rowland. “Podemos reconstruir lo que ocurrió durante esos 1,200 millones de años”.

Según Rowland, este accidente geológico es un gran sitio educativo para los estudiantes. Pero el arcén de grava donde se puede estacionar la gente está lleno de basura, y los boletines informativos que puso fueron destruidos hace tiempo.

Rowland y su grupo han participado en los esfuerzos para proteger la zona desde los años 90, aunque en aquel momento no hablaban de un monumento nacional, dijo.

“Solo intentábamos crear un estatus de protección de mayor nivel para esta zona, fuera cual fuera”, dijo Rowland.

El grupo tenía varias ideas, como ampliar el Área Recreativa Nacional del Lago Mead para incluir la zona. Ahora parece que el monumento nacional es la mejor opción, dijo Rowland.

‘Exposición gratuita al aire libre’

La designación de un monumento nacional también mejoraría el acceso de la comunidad del este de Las Vegas a las actividades recreativas al aire libre, dijo Gutiérrez, de Conservation Lands Foundation.

“Esa comunidad no tiene realmente acceso a otros terrenos públicos”, dijo Gutiérrez. “Tener un monumento nacional justo ahí proporcionaría esa exposición gratuita al aire libre que puede ser tan buena para la salud mental de las personas y para la salud en general”.

La designación significaría mejores recursos para la recreación al aire libre, argumentan los grupos al aire libre. Por ejemplo, Frenchman Mountain, con su complicado sendero de piedras sueltas, podría mejorarse.

Rachel Bergren, directora ejecutiva de Get Outdoors Nevada, explica que, aunque hay un estacionamiento de grava al lado de la carretera que lleva al sendero, no hay otros servicios. Un cuarto de baño y una estación de recarga de agua lo convertirían en una mejor experiencia recreativa al aire libre, dijo.

“Hay tanto potencial y tanto que podría proporcionarse a los locales en el lado este del valle, ellos son igual de merecedores de un hermoso espacio”, dijo Bergren.

LO ÚLTIMO