89°F
weather icon Clear

El comité del 6 de enero sugiere cargos criminales contra Trump

WASHINGTON - El comité del 6 de enero de la Cámara de Representantes dio a conocer una remisión penal para el expresidente Donald Trump, mencionando evidencia que dicen, amerita un procesamiento por parte del Departamento de Justicia.

Entre los delitos que el panel mencionó están los de obstrucción de un procedimiento oficial, ayuda a una insurrección y conspiración para defraudar a Estados Unidos.

La remisión tiene un valor más bien simbólico y, en última instancia, corresponderá al Departamento de Justicia, que ha estado llevando a cabo su propia investigación, decidir qué cargos presentar.

El presidente Bennie Thompson, demócrata por Mississippi, dijo que Trump “rompió la fe” que tiene la gente cuando vota en una democracia. “Perdió las elecciones de 2020 y lo sabía”, dijo Thompson. “Pero eligió tratar de permanecer en el cargo a través de un esquema de varias partes para anular los resultados y bloquear la transferencia de poder”.

Thompson dijo que el sistema de justicia penal puede exigir la rendición de cuentas, y agregó: “Tenemos plena confianza en que el trabajo de este comité ayudará a proporcionar una hoja de ruta hacia la justicia”.

La representante por Wyoming, Liz Cheney, vicepresidenta republicana del panel, dijo en su discurso de apertura que todos los presidentes de la historia de Estados Unidos han defendido el traspaso ordenado del poder, “excepto uno”.

La comisión, que se disolverá el 3 de enero con la nueva Cámara de Representantes liderada por los republicanos, hizo más de mil entrevistas, ha celebrado 10 audiencias públicas seguidas y ha recopilado más de un millón de documentos desde que iniciaron en julio de 2021. A medida que ha ido reuniendo el ingente caudal de pruebas, los miembros se han envalentonado para declarar que Trump, republicano, es el culpable del violento ataque al Capitolio perpetrado por sus partidarios hace casi dos años.

Después de abrirse paso a golpes entre la policía, hiriendo a muchos de ellos, los alborotadores del 6 de enero irrumpieron en el Capitolio e interrumpieron la certificación de la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales, reproduciendo las mentiras de Trump sobre el fraude electoral generalizado y haciendo que legisladores y otras personas corrieran por sus vidas.

El ataque ocurrió después de semanas de esfuerzos de Trump para anular su derrota, una campaña que fue ampliamente detallada por el comité en sus múltiples audiencias públicas, y expuesta de nuevo por los legisladores del panel el lunes. Muchos de los antiguos ayudantes de Trump testificaron sobre su presión sin precedentes sobre los estados, sobre los funcionarios federales y sobre el vicepresidente Mike Pence para encontrar una manera de frustrar la voluntad popular. El comité también ha descrito con gran detalle cómo Trump enfureció a la multitud en un mitin esa mañana y luego hizo poco para detener a sus partidarios durante varias horas mientras veía cómo se llevaba a cabo la violencia en televisión.

El representante por California Adam Schiff, miembro demócrata del panel, dijo antes de la audiencia que Trump es alguien que “de múltiples formas trató de presionar a los funcionarios estatales para encontrar votos que no existían, se trata de alguien que trató de interferir en una sesión conjunta, incluso incitando a una turba a atacar el Capitolio”.

“Si eso no es criminal, entonces no sé lo que es”, dijo Schiff.

El panel ventiló algunas pruebas nuevas en la reunión, incluida una entrevista reciente con la veterana asesora de Trump, Hope Hicks. Hicks describió una conversación que tuvo con Trump en esa época y dijo que él le había dicho que a nadie le importaría su legado si perdía las elecciones.

Hicks le contó a la comisión que Trump le dijo: “Lo único que importa es ganar”.

Los miembros del comité han dicho que las remisiones para otros individuos también pueden incluir violaciones de ética, mala conducta legal y violaciones de financiación de campaña. Los legisladores han sugerido en particular que sus cargos recomendados contra Trump podrían incluir conspiración para defraudar a Estados Unidos, obstrucción de un procedimiento oficial del Congreso e insurrección.

Sobre la insurrección, Schiff dijo el domingo que “si observas los actos de Donald Trump y los comparas con el estatuto, es una coincidencia bastante buena”. Dijo que el comité se centrará en aquellos individuos -presumiblemente Trump- para los que creen que hay la evidencia más fuerte.

Aunque una llamada remisión penal no tiene valor jurídico real, es una declaración contundente por parte del comité y se suma a la presión política ya ejercida sobre el fiscal general Merrick Garland y el abogado especial Jack Smith, que está llevando a cabo una investigación sobre el 6 de enero y las acciones de Trump.

También se espera que en la reunión el comité avance su enorme reporte final, que incluirá hallazgos, transcripciones de entrevistas y recomendaciones legislativas. Se espera que el reporte sea publicado en su totalidad el miércoles.

“Obviamente, queremos completar la historia para los estadounidenses”, dijo el representante Jamie Raskin, demócrata por Maryland, otro miembro del comité. “Todos han emprendido un viaje con nosotros y queremos una conclusión satisfactoria, tal que la gente sienta que el Congreso hizo su trabajo”.

El panel se formó el verano de 2021 después de que los republicanos del Senado bloquearan la formación de lo que habría sido una comisión bipartidista e independiente para investigar la insurrección. Cuando ese esfuerzo fracasó, la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, formó su propio comité de investigación.

Cuando el comité se estaba poniendo en marcha, el líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, de California, un aliado de Trump, decidió no participar después de que la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, rechazara algunos de sus nombramientos. Eso dejó una vacante para dos republicanos anti-Trump en la Cámara -los representantes Liz Cheney de Wyoming y Adam Kinzinger de Illinois- para unirse a siete demócratas, lanzando un panel inusualmente unificado en el Congreso dividido.

Aunque la misión del comité era hacer un recuento exhaustivo de la insurrección y educar al público sobre lo ocurrido, también han dirigido su trabajo a una audiencia de uno: el fiscal general. Los legisladores del panel han presionado abiertamente a Garland para que investigue las acciones de Trump, y el mes pasado nombró a un abogado especial, Smith, para supervisar dos investigaciones relacionadas con Trump, incluidas las relativas a la insurrección y a la presencia de documentos clasificados en la finca de Trump en Florida.

En documentos judiciales de principios de este año, la comisión sugirió que los cargos penales contra Trump podrían incluir conspiración para defraudar a Estados Unidos y obstrucción de un procedimiento oficial del Congreso.

En una “conspiración para defraudar a Estados Unidos”, el comité argumenta que la evidencia apoya una inferencia de que Trump y sus aliados “entraron en un acuerdo para defraudar a Estados Unidos” cuando difundieron información errónea sobre el fraude electoral y presionaron a funcionarios estatales y federales para ayudar en ese esfuerzo. Trump sigue diciendo que ganó las elecciones hasta el día de hoy.

El panel también afirma que Trump obstruyó un procedimiento oficial, la sesión conjunta del Congreso en la que se certifican los votos del Colegio Electoral. El comité dijo que Trump intentó o logró obstruir, influir o impedir el proceso ceremonial el 6 de enero y “lo hizo de manera corrupta” al presionar a Pence para que intentara anular los resultados mientras presidía la sesión. Pence se negó a hacerlo.

Una remisión penal por el cargo de insurrección sería un claro esfuerzo por responsabilizar directamente a Trump por los alborotadores que irrumpieron en el edificio. El estatuto de insurrección, raramente usado, criminaliza cualquier esfuerzo por incitar, participar o ayudar a una rebelión o insurrección “contra la autoridad de Estados Unidos”.

El comité puede remitir casos éticos a cinco republicanos de la Cámara de Representantes -incluido McCarthy- que ignoraron las citaciones del panel del Congreso.

La comisión citó a McCarthy, republicano por California, y a los representantes Jim Jordan, de Ohio, Scott Perry, de Ohio, y Scott Perry, de Nueva York. Jim Jordan, de Ohio, Scott Perry, de Pensilvania, Andy Biggs, de Arizona y Mo Brooks, de Alabama. El panel ha investigado las conversaciones de McCarthy con Trump el día del ataque y las reuniones que los otros cuatro legisladores tuvieron con la Casa Blanca con anterioridad mientras Trump y algunos de sus aliados trabajaban para anular su derrota electoral.

Este es un reportaje en desarrollo.

LO ÚLTIMO