95°F
weather icon Clear

El caso de difamación contra funcionaria del Partido Republicano seguirá adelante

Una jueza del Tribunal de Distrito del Condado Clark rechazó el jueves la solicitud de la directora ejecutiva del Partido Republicano de Nevada para desestimar una demanda por difamación en su contra.

La jueza Jessica Peterson negó la petición de Alida Benson de desestimar el caso que fue presentado en octubre de 2022 por un trío de republicanos que afirmaron que la directora ejecutiva los difamó durante una reunión del Partido Republicano del Condado Clark en septiembre.

Amy Tarkanian, comentarista política y expresidenta del Partido Republicano de Nevada, y los republicanos Elliot Malin y Jason Guinasso presentaron una demanda contra Benson y James Blockey, miembro del Comité Central del Partido Republicano del Condado Clark, alegando que las declaraciones que hicieron dañaron su reputación y su capacidad de ganar dinero en sus respectivos campos.

En la reunión de septiembre -cuando el comité central del partido del condado votó una resolución para censurar a los republicanos que habían anunciado su apoyo al fiscal general demócrata Aaron Ford en lugar de al candidato republicano Sigal Chattah- Benson había dicho que Tarkanian y Malin, un cabildero republicano registrado, se estaban “beneficiando personalmente” al apoyar a Ford en las elecciones de 2022, según la demanda.

Blockey también había dicho en la reunión que los nombrados en la resolución de censura “están trabajando para los demócratas, cobrando”, dice la demanda.

Los demandantes alegaron que esas declaraciones eran falsas y difamatorias. Tarkanian, Guinasso y Malin eran miembros de “Republicanos por Ford”, un grupo de más de una docena de republicanos que cruzaron el pasillo para apoyar a Ford e impulsar su candidatura a la reelección.

Tras la presentación de la demanda inicial, Benson presentó una petición SLAPP el 13 de diciembre de 2022, así como una petición de desestimación. Las leyes anti-SLAPP, o “demandas estratégicas contra la participación pública”, son formas de que un demandado desestime rápidamente demandas sin mérito antes de que incurran en costos significativos.

Benson tuvo que demostrar que lo que dijo fue en previsión de la libertad de expresión, se hizo en público y se hizo de buena fe. Pero también tenía que demostrar que decía la verdad o que no sabía en ese momento que lo que decía era falso.

Peterson estuvo de acuerdo en que las declaraciones se hicieron en un foro público y en relación con un asunto de interés público, pero no encontró pruebas de que la declaración de Benson fuera veraz o se hiciera sin que ella supiera que era falsa, según la orden de Peterson.

Benson había proporcionado a Peterson la página web de Ford y un reportaje del Review-Journal sobre el apoyo de los republicanos a Ford.

“En ninguno de esos documentos se afirma que Amy Tarkanian, Jason Guinasso o Elliot Malin estuvieran ‘recaudando fondos, ganando dinero o beneficiándose personalmente’ de hacer campaña por los demócratas”, escribió Peterson en la orden, concluyendo que no había pruebas que demostraran que Benson supiera en ese momento que la declaración era cierta o que la hizo sin conocimiento de su falsedad.

Los acusados tienen derecho a apelar la decisión ante el Tribunal Supremo de Nevada; de lo contrario, el caso seguirá adelante.

En una declaración al Review-Journal, Tarkanian, Malin y Guinasso afirmaron estar “muy satisfechos” con la sentencia y “esperan seguir exigiendo responsabilidades a la directora ejecutiva del Partido Republicano por sus imprudentes y perjudiciales invenciones”.

Benson remitió la petición de comentarios del Review-Journal a su abogado Brian Hardy, que no devolvió inmediatamente la solicitud de comentarios.

LO ÚLTIMO