68°F
weather icon Clear

Nuevo video muestra a detectives forcejeando una pistola con un acusado de asesinato

Un video recién publicado muestra la frenética lucha por recuperar el control del arma de un detective por parte de un hombre que, según la policía, había confesado momentos antes haber matado a un niño.

El video de la sala de interrogatorios, publicado el martes, comienza cuando el sospechoso de asesinato Terrell Rhodes está solo. Se agita y jala su muñeca esposada con la mano libre.

“¡Déjenme salir de aquí!”, dice llorando. “¡No puedo volver!”.

Rhodes cumplió condena en prisión en 2017 y 2018 por asalto y robo, según registros judiciales.

En el video, se puede ver a los detectives entrando en la habitación y tratando de calmar a Rhodes.

Una detective, Opal Deeds, mueve una lata de Coca-Cola de la mesa. A continuación, Rhodes se levanta parcialmente de la silla, se acerca y saca la pistola cargada de Deeds de su funda.

Se escucha a Rhodes, de 27 años, gritar y gemir durante el forcejeo. Los detectives lo empujan boca abajo sobre la mesa y Deeds parece golpearlo repetidamente en la cara.

Otros dos detectives se acercan para ayudar a apartar el arma de Rhodes.

“¡Terrell, suelta el arma, estás empeorando las cosas!”, grita un detective.

Antes, según la policía, Rhodes le confesó a los agentes que había golpeado a Amari Nicholson, de dos años, después de que el niño se orinara encima.

El hombre intentó reanimación cardiopulmonar, pero pudo ver que Amari había muerto y no pudo ser reanimado, declaró un detective en la audiencia del gran jurado.

Rhodes le informó primero a la policía que Amari había sido secuestrado en los apartamentos Emerald Suites, donde el niño vivía con su madre, Tayler Nicholson, que era la novia de Rhodes.

Sin embargo, Rhodes dibujaría después a los agentes un mapa para guiarlos hasta el cuerpo, enterrado a unos cientos de metros del complejo donde Amari desapareció el 5 de mayo, según la policía.

El cuerpo de Amari fue encontrado el 12 de mayo debajo de la pared, cerca de un saliente de asfalto que bordea el estacionamiento de las cercanas Siegel Suites y McDonald’s.

Rhodes fue acusado por un gran jurado y se enfrenta a un cargo de asesinato, dos cargos de intento de asesinato, cuatro cargos de agresión a un agente de policía con un arma mortal y cuatro cargos de resistencia a un agente de policía con el uso de un arma de fuego.

Se espera que vuelva al tribunal el 25 de junio.

LO ÚLTIMO