101°F
weather icon Clear

No podrán sobrevivir tres bares de Las Vegas

A medida que muchos negocios de Las Vegas toman medidas para una operación más normal, tres bares locales han anunciado que no volverán a abrir pronto, si es que lo hacen.

El bar de juegos independiente de propiedad local “No Regrets” en West Sunset Road ha anunciado su cierre permanente, y la cadena Miller’s Ale House ha confirmado que sus sucursales en Town Square y Henderson permanecerán cerrados “en el futuro inmediato”.

Shawn Lane, dueño de No Regrets, publicó el lunes en la página de Facebook del bar que “parece que nuestras puertas quedarán cerradas para siempre”. La publicación se refería a un “asunto de propietarios” no especificado que surgió poco después de que el COVID-19 obligara al bar a cerrar temporalmente.

Hablando con el Review-Journal el martes, Lane explicó que en medio del cierre, se le presentó un inesperado aumento de la renta como condición para renovar su contrato de arrendamiento. Dadas las circunstancias, y el clima actual, no espera poder reabrir.

“A duras penas podré cubrir mi hipoteca y mucho menos voy a tener suficiente capital para abrir un nuevo bar”, consideró Lane.

“Creo que voy a extrañar poner sonrisas en las caras de la gente, más que nada”, añadió.

La noticia de que los locales de Miller’s Ale House no volverían a abrir también comenzó a circular por Internet el lunes. Fue confirmado el martes en el siguiente comunicado de las oficinas corporativas:

“Los restaurantes de comida informal han sido particularmente afectados por la pandemia de COVID-19. Continuamos evaluando la viabilidad futura de nuestros restaurantes Miller’s Ale House en este nuevo entorno minorista. En el futuro inmediato, nuestros dos restaurantes de Nevada permanecerán cerrados, y como tal hemos tomado la difícil decisión de liberar a los miembros de nuestro equipo de licencia”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
El Tribunal Supremo da la razón a un entrenador que quería rezar en el campo

El Tribunal Supremo se puso el lunes del lado de un entrenador de fútbol americano de una preparatoria del estado de Washington que pretendía arrodillarse y rezar en el campo después de los partidos, una decisión que podría reforzar la aceptabilidad de algunas prácticas religiosas en otros entornos escolares públicos.